Judiciales: promesa de ascensos posterga debate salarial

En mayo, la Agepj rechazó una oferta similar, pero ahora anunció que estudiará la propuesta del TSJ. Si bien el tema de los ingresos sigue estancado, durante el año se dieron avances en la carrera, un mecanismo que achica la “brecha” entre empleados y funcionarios.

IMG_4144Pese a que en mayo la Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial (Agepj) no se conformó con la propuesta relacionada con la carrera que le hizo el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), el panorama parece haber cambiado en el sector.
En aquella oportunidad, Federico Cortelletti, titular de la Agepj, evaluó positivamente el anuncio, pero reiteró que la urgencia de sus representados era salarial .
Luego del encuentro, consultado por Alfil, Germán Viani, representante del fuero Laboral e integrante del área de comunicación de la entidad, indicó que “no fue del todo satisfactorio” porque no se tocó el tópico de los ingresos. En ese sentido, precisó que no se habló de aumentos y que el hecho de que el ofrecimiento se hubiera limitado a la carrera judicial “complicaba la valoración” por parte de sus compañeros del “paso” que significó que el TSJ los hubiera convocado a negociar luego de meses de espera.
Ahora, tras varios encuentros con la mediación del ministro de Trabajo, Omar Sereno, la entidad está analizando la oferta que recibió en la última reunión, que consiste en sumar 1.200 ascesos a los los 3.500 que ya se dispusieron.
En la práctica, las promociones -que se concretarían cubriendo vacantes y reconviriendo cargos- impactarían en los ingresos del grueso de los empleados y achicarían la cuestionada “brecha salarial” entre dependientes y funcionarios.
La Agepj inició ayer una nueva ronda de asambleas informativas que, según se prevé, seguirán durante la próxima semana, con el fin de evaluar la iniciativa del TSJ.
Por la falta de resultados de la mediación de la cartera provincial, a mediados del mes pasado el gremio retomó las reuniones con “las bases”.
Se esperaba que la mesa de negociación que se generó entre el TSJ, la Agepj y Sereno fuera el primera paso para comenzar a darle marco a un nuevo sistema salarial, pero no se dieron avances al respecto. Sin embargo, pese al malestar por el discontinuo desarrollo del diálogo, sigue la “tregua” entre las partes.
Esa pausa en el conflicto se cofirmó con el anuncio de la asociación, que, pese a su resistencia inicial, ya estudia una idea que no toca el asunto de los ingresos.
La mediación ministerial cortó la racha de paros e interrupciones del servicio de Justicia que se dio durante el primer semestre del año, en el marco del histórico reclamo salarial del gremio, y ante la ausencia de resultados en ese campo se preveía una nueva crisis. Sin embargo, los avances en el plano de la carrera podrían calmar los ánimos de aquí en adelante.
Cabe recordar que pese a haber llevado a cabo tres medidas de fuerza, los trabajadores de la Justicia se fueron de vacaciones sin novedades sobre la suerte de sus haberes, ya que la entidad aceptó la prórroga que le solicitó Sereno en las negociaciones.
Muchos empleados manifestaron su disconformidad con esa decisión, pero otros leyeron la actitud del gremio como una estrategia de “cedo ahora y pido después”, en sintonía con su estilo dialoguista. Lo cierto es que las conversaciones salariales se estancaron y los resultados no llegaron.
Las expectativas estaban puestas en las charlas que comenzaron en junio, cuando decidieron suspender las acciones directas y esperar los resultados de la gestión de Sereno.
Vencida la validez de la mediación a la que accedió, la Agepj levantó la guardia y ahora la nueva “élite gremial” debe manejarse en una situación de incertidumbre, agravada por el complejo contexto económico.
El Gobierno provincial enfrenta un panorama de alta conflictividad gremial y el reclamo de los judiciales no está entre sus prioridades.
La posición del TSJ es que la pretensión de una modificación en el mecanismo de retribución excede su competencia, ya que reformar la actual coexistencia de sistemas salariales es un paso más profundo que disponer un mero aumento y que, por esa razón, está fuera de su alcance a nivel presupuestario. De esa manera, una posible vía de solución sería una redefinición del presupuesto que recibe el TSJ por parte de la Provincia, pero es poco probable que haya novedades al respecto en el corto o mediano plazo.
No obstante, junto con la oferta de masivos ascensos el TSJ le aseguró a la Agepj que la idea de ir hacia un sistema salarial único sigue en agenda, aunque sin presupuesto ni fecha de implementación, por ahorade Cortelletti es mucho más moderado y racional que el de su antecesora, que se despidió de la gestión con varias complicaciones. El tiro de gracia para su gestión fue el endurecimiento de su pleito con el TSJ, una batalla que generó la virtual paralización de la Justicia y que, finalmente, perdió.

Dirigentes

En septiembre de 2014, Federico Corteletti se impuso en las elecciones encabezando la lista “Confluencia” y reemplazó a Irina Santesteban.
El actual secretario fue parte de la conducción anterior, pero manifestó sus discrepancias, al igual que muchos afiliados, que le cuestionaron a Santesteban la “falta de resultados”.
Aunque muchos vaticinaban que el cambio de dirigentes y sus características (más jóvenes y más k) acentuaría el conflicto con el TSJ, el perfil