Sincronización de mandatos desvela a oficialismos en Facultades

El martes pasado el Consejo Superior aprobó la convocatoria a Asamblea Universitaria para consumar la reforma política de la UNC. La duración y sincronización de los mandatos decanales, una de las discusiones más acaloradas.

consejo-superiorMientras la polémica generada alrededor del premio otorgado por la Facultad de Filosofía y Humanidades a la dirigente jujeña Milagro Sala mantenía conmocionada a la UNC, el Consejo Superior concretó un nuevo paso hacia la reforma política de la Casa de Trejo.
En la sesión del martes, los 40 consiliarios dieron el visto bueno unánime al proyecto del rector Hugo Juri para que la Asamblea Universitaria discuta la modificación del sistema de elección del rector y los decanos en el mes de octubre. Será tarea de Juri consensuar con los 15 decanos el sábado (día tradicional de Asambleas) en particular en que se llevará a cabo la sesión.
Además de reconocimiento por el coraje en arriesgarse a convocar la Asamblea Universitaria sin tener aún asegurado un proyecto en particular que se apruebe y bajo el fantasma de la fallida convocatoria de 2008, el Rector también tuvo que escuchar algunos reproches por el breve tiempo con el que contarían los universitarios para definir qué sistema político quieren tener.
Por el limitante que el Consejo Superior impuso (Asamblea en octubre), los universitarios contarán con un máximo de dos meses para consensuar una postura con suficiente apoyo para ser aprobada.
La definición de los consiliarios comienza a acelerar el ritmo de la discusión, cuyas aristas comienzan a ser objeto de discusión, habiendo ya algún grado de consenso al respecto del eje central de la propuesta: el sistema directo de elección.

Mandatos decanales
Entre los principales tópicos que ocupan hoy las conversaciones de los dirigentes universitarios se encuentra la discusión al respecto de la duración de los mandatos rectorales y decanales y la sincronización de los períodos del Rector y los 15 decanos.
Los mismos han estado descoordinados a lo largo de las últimas décadas, pero el Reglamento Electoral aprobado en 2009 logró ordenar un poco la situación. A partir de ese momento, casi todos los Consejos Directivos eligen a sus decanos entre junio y julio, tras los comicios estudiantiles, pero repartidos en distintas series anuales.
Por ejemplo, de no mediar modificación, el próximo año deberían ser elegidos decanos en ocho unidades académicas, de las que Ciencias Agropecuarias, Arquitectura, Odontología, Lenguas, Famaf, Filosofía y Humanidades, y Ciencias Químicas lo realizarán en los meses mencionados. El octavo caso es el de Ciencias Médicas, donde el mandato de su decano Marcelo Yorio vence en febrero de 2018, pero se acostumbra a celebrar la elección en diciembre del año anterior.
En el 2018 será el turno de renovar a los decanos de Ciencias Económicas, Psicología, Artes y Derecho, sumándose por primera vez la elección de las autoridades de las nuevas Facultades de Ciencias de la Comunicación y de Ciencias Sociales. En 2019, Ciencias Exactas, Físicas y Naturales completará el ciclo de renovación de las 15 unidades académicas.
Por otra parte, al tener actualmente períodos de tres años, la sincronización los consejeros docentes, graduados y no docentes (que tienen mandatos de dos años) muchas veces se desfasa.

Reformas posibles
Entre las temáticas que reunen consenso para ser modificadas en la próxima Asamblea Universitaria, se encuentra el viejo anhelo de que los comicios de Rector y de las 15 Facultades coincidan en un mismo año.
Entre algunos argumentos que son esgrimidos a tal efectos se encuentra el de concentrar la actividad electoral en una sola época, liberando al menos dos años de comicios de autoridades unipersonales en el que las mismas podrían enfocarse puramente a la gestión. Sin embargo, hay alternativas aún no consensuadas al respecto de como lograrlo.
Una de las posibilidades es que los decanos y el rector continuen teniendo su mandato de tres años, pero llevando el período de los representantes docentes, graduados y no docentes a la misma duración.
Otra opción, sería extender los mandatos decanales y rectorales a cuatro años, pero manteniendo la actual duración de los consejeros de esos tres claustros, para generar así elecciones de “medio término” a los dos años de elegir el decano y el rector.
En cualquiera de los casos, para lograr que todas las elecciones decanales coincidan en un mismo años, se tendría que generar una época de transición que adecúe los mandatos.
Para ello, podrían extenderse los mandatos vigentes, hasta el momento que se consensue como el “año electoral”, o podría estipularse que las próximas autoridades que se elijan en los años sucesivos tendrán “mandatos cortos”, con una duración acotada al plazo necesario para llegar a la fecha de unificación.
Las alternativas generan discusiones puesto que, por las limitaciones vigentes a la reelección, algunos de los decanos en funciones podrían ver acortada sus posibilidades de protagonismo en la arena política.
La resolución podría depender también de la fecha de unificación que se consensue, puesto no necesariamente debería coincidir con el 2019, año en que vence el mandato del actual rector Juri.