Perpetua para Menéndez en la megacausa La Perla

El general retirado de 89 años fue encontrado culpable por el Tribunal Oral Federal número 1 de Córdoba. Menéndez, sobre quien pesan otras 15 sentencias por delitos de lesa humanidad, ya está bajo prisión domiciliaria.

DYN50El ex jefe del tercer cuerpo del Ejército durante la última dictadura militar en el país, Luciano Menéndez, fue condenado ayer a prisión perpetua por parte de un tribunal de la central provincia de Córdoba. El general retirado de 89 años fue encontrado culpable por el Tribunal Oral Federal número 1 de Córdoba. Menéndez, sobre quien pesan otras 15 sentencias por delitos de lesa humanidad, ya está bajo prisión domiciliaria.
La causa involucra a 417 víctimas y tiene 52 imputados por delitos que ocurrieron entre 1975 y 1979, entre el último año del Gobierno de Isabel Perón y los primeros de la dictadura militar de Jorge Videla.
También fueron condenados el capitán retirado Héctor Vergez, quien era jefe del grupo paramilitar Comando Libertadores de América, y el mayor retirado Ernesto Barreiro, entre otros. Los delitos de lesa humanidad se vinculan a sucesos en los centros clandestinos de detención, tortura y exterminio de Córdoba, en el centro geográfico de Argentina, conocidos como “La Perla” y “La Ribera”.
Los fundamentos del juicio, que se inició en el 2012, serán dados a conocer el 4 de octubre, dijo el Centro de Información Judicial. Organizaciones de derechos humanos, entidades y dirigentes políticos y sindicales convocaron a multitudinarias marchas a la espera de la sentencia.
El Tribunal Oral Federal 1 (TOF1) consideró a Menéndez como autor y coautor de crímenes por privación ilegitima de la libertad, tormentos y desaparición forzada de personas seguida de muerte, entre otros delitos cometidos contra centenares de “perseguidos políticos”. El octogenario exjerarca de La Perla, que se mostró con una venda en su mano derecha, escuchó pasivo la undécima condena a prisión perpetua por su actuación en la represión en los tribunales federales de Córdoba.
En este “juicio histórico”, por tratarse de uno de los centros clandestinos más sangrientos de la dictadura y el más grande del interior del país, fueron dictadas 28 condenas a prisión perpetua, por entre 200 y más de 700 hechos comprobados.
Los excarapintadas Héctor Pedro Vergez y Ernesto Barreiro, también fueron condenados a la misma pena que Menéndez por delitos similares: se trata de la primera condena que recibe Barreiro por su actuación durante la represión ilegal. Barreiro estaba imputado por 518 delitos: 228 privaciones ilegitimas de la libertad agravadas, 211 imposiciones de tormentos agravadas, 65 homicidios calificados, 13 imposiciones de tormentos seguidos de muerte y el robo de un menor de 10 años.
Además, los jueces sentenciaron a la pena mayor a los represores Arnoldo “Chubi” José López, Jorge González Navarro, Jorge Eduardo Gorleri, Jorge Acosta, Héctor Hugo Chilo, Luis Martela, Luis Gustavo Diedrichs, Alberto Luis Choux. La misma condena recibieron Oreste Padován, José Hugo Herrera, Miguel Ángel Lemoine, Juan Eusebio Vega, Ricardo Lardone, Emilio Morard, Héctor Romero y Carlos Alberto Díaz. cPor su lado, a José Andrés Tófalo lo sentenciaron a 14 años de prisión, a Wenceslao Claro le correspondieron cinco años de pena.Carlos Monti fue sentenciado a dos años y seis meses, mientras que se absolvió a Ángel Corvalán. .
La lectura de la sentencia fue presenciada por el gobernador cordobés, Juan Schiaretti, así como la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto, entre otros funcionarios y dirigentes, como el exsecretario de Derechos Humanos del gobierno kirchnerista Martín Fresnedra. En el interior del Tribunal se encontraba la activista Cecilia Pando, que exhibió carteles reivindicando la represión y buscó protagonizar una protesta al señalar que le juicio era “un circo”.
En tanto, afuera del edificio se desarrollo una multitudinaria movilización -se estima que asistieron mas de 10 mil personas- convocada por organismos de derechos humanos. La megacausa “La Perla”, que investigó los delitos de lesa humanidad perpetrados en cuatro centros clandestinos de detención de Córdoba, llegó así a su fin: comenzó en diciembre de 2012 con más de 40 imputados y cuatro años después, por acumulación de causas, llegó a sumar 52, la mayor cantidad en un juicio de estas características, en el que cerca de 600 personas dieron su testimonio en más de mil horas de audiencias.



Dejar respuesta