Nación priorizó a Schiaretti: giró $ 100 millones

Por segunda vez en el año, el gobierno de Mauricio Macri asiste a la Provincia para cubrir gastos corrientes y amortizaciones de deuda.



schiaretti-y-marcos-peñaLa última visita de Marcos Peña a Córdoba había dejado la sensación de un sutil equilibrio. El jefe de gabinete de la Nación se reunión con intendentes de Cambiemos que no disimularon su cólera por una deuda calculada en 1600 millones, en concepto de retenciones de fondos coparticipables por parte del gobierno de la Provincia.
El hombre de extrema confianza del presidente Mauricio Macri prestó el oído, se mostró comprensivo con los jefes comunales liderados por Ramón Mestre. Sin embargo, minutos después visitó en el Panal a Juan Schiaretti, el gobernador peronista del interior con el que cultiva estrechos vínculos. Incluso, hasta el punto de provocar celos de los referentes locales de Cambiemos.
Hasta allí, el desembarco de Peña se ajustaba al protocolo marcado por la nueva era del diálogo, aquella que comenzó minutos después que el kirchnerismo desocupara la Casa Rosada y las dependencias del Gobierno nacional. El aporte nacional por 1.000 millones de pesos para obras de la ciudad pareció inclinar la balanza hacia Mestre.
Peña recorrió algunos barrios para anunciar la buena nueva: la Municipalidad podría encarar en lo inmediato su plan de recuperación de la ciudad con partidas giradas por los aliados. No tardaron mucho en aparecer las voces de los adláteres del radical en el Palacio 6 de Julio para enumerar la ambiciosa lista de obras que ejecutarían.
La preferencia no duró mucho y un decreto publicado ayer en el Boletín Oficial de la Nación confirmó que Macri no quiere quedar al medio de las disputas entre el intendente de la Capital y el gobernador provincial. Schiaretti recibirá 100 millones de pesos en concepto de adelanto de coparticipación para cubrir compromisos financieros urgentes.
Se comprende en este marco, las referencias contemporáneas de Mestre sobre la deuda denunciada. Si las futuras partidas coparticipables se usan para pagar el segundo adelanto en el año que recibe la Provincia, se da por descontado que no habrá derrame de fondos para las comunas y municipios o, en última instancia, la cancelación del monto de la discordia.
Durante una inauguración, Mestre aseguró que el gobernador no lo recibe para discutir la presunta deuda por 1.620 millones de pesos. Fue el ministro de Gobierno de la Provincia, Carlos Massei, quien salió al cruce de las declaraciones del dirigente boina blanca. “El intendente tiene en su agenda el número de teléfono del gobernador; puede llamarlo cuando quiera, como lo hace habitualmente cada vez que lo necesita”, disparó el funcionario.
Un ejemplo reciente de la delicada relación que atraviesan los vínculos institucionales entre Schiaretti y Mestre.

Detalles del adelanto
El Gobierno otorgó ayer un adelanto financiero de 100 millones de pesos a Córdoba, para que la Provincia pueda “atender los compromisos más urgentes derivados de la ejecución de su presupuesto de gastos y amortización de deudas”. De este modo, la administración provincial ya lleva recibidos adelantos por 900 millones de pesos en lo que va del año.
Según lo dispuesto, el anticipo deberá ser reintegrado dentro del mes de su otorgamiento, mediante la retención del producido de los impuestos coparticipados. No obstante, la Casa Rosada podrá ampliar el plazo de devolución, “sin exceder el ejercicio fiscal en que se otorgue”, aclaró el texto oficial.
También, el decreto indicó que los montos anticipados devengarán intereses sobre saldos, desde la fecha de su desembolso hasta la de su efectiva devolución, de acuerdo con la tasa y la modalidad que allí se establece.
Para recibir el adelanto, el Gobierno cordobés deberá afectar su participación en el Régimen de Distribución de Recursos Fiscales entre la Nación y las Provincias establecido por la ley Nº 23.548, y en otros recursos coparticipables sin afectación a un destino específico por hasta los montos anticipados con más sus intereses.
Tendrá que autorizar, además, a la Secretaría de Hacienda a retener automáticamente los fondos emergentes de la Ley Nº 23.548, a fin de cancelar los fondos que se otorgan más sus intereses.
El Poder Ejecutivo justificó este adelanto al señalar que el Gobierno de la provincia de Córdoba “se ve impedido, en forma transitoria, de atender financieramente los compromisos más urgentes derivados de la ejecución de su presupuesto de gastos y amortización de deudas”.
Los gobernadores de Jujuy (Cambiemos) y Chaco (FpV) recibieron partidas por la mismas razones al comenzar la semana.



Dejar respuesta