De la Sota quiere sumar a Stolbizer y radicales rebeldes

El ex gobernador participó de un encuentro provincial del Frente Renovador y avaló la ampliación de la coalición UNA. Confirmó su voluntad de mantenerse fuera del PJ y alejado del kirchnerismo.

Por Marcos Duarte

stolbizer rapunzel y sota el principeLa primera parada del raid nacional que De la Sota planea para este mes tuvo lugar en Mar del Plata. La cita fue convocada por su socio político Sergio Massa quien pretende agrupar su tropa para dar pelea en la provincia de Buenos Aires.
En rigor, la reunión tiene como objetivo calentar motores para un lanzamiento nacional del espacio UNA. Este encuentro, que se realizaría hacia fin de mes, busca posicionar a la coalición como la principal fuerza de oposición al oficialismo nacional. La puesta en escena incluiría una presentación de dirigentes de todo el país, posibles cabeza de lista en las elecciones legislativas de 2017.
Tanto De la Sota como Massa piensan liderar las boletas en sus respectivas provincias y, de cosechar buenos resultados, capitalizar el posicionamiento en los dos principales distritos electorales del país. Según los cálculos de los estrategas de UNA, una buena performance los colocaría en inmejorables condiciones para competir en 2019.
En ese camino, el ex mandatario cordobés definió las características que el pretende para su espacio político. En declaraciones a la agencia Realpolitik, sostuvo que la coalición tiene las puertas abiertas para “todos aquellos que vengan con buenas intenciones, buscando un espacio político plural”. Al mismo tiempo, excluyó a todo dirigente que “vengan trayendo una pesada mochila de causas pendientes”.
La referencia no es inocente. Dentro de UNA se debaten la amplitud de la política de alianzas de cara a las elecciones del año que viene. Algunos sectores son más afines a establecer entendimientos con dirigentes que provengan de la estructura del Frente para la Victoria y otros, como De la Sota, sostienen que debe existir una distancia profiláctica con todo aquel que pueda ser relacionado con el kirchnerismo.
En relación a este tema, el ex gobernador descartó nuevamente un entendimiento con la estructura formal del PJ. “Desde que apareció el kirchnerismo como desviación del peronismo, yo no participé nunca de una estructura de conducción interna del partido, inclusive desde mi propia provincia donde tenemos un liderazgo, pero los justicialistas de Córdoba no participan de la conducción del PJ” sostuvo en la misma entrevista.
Además, De la Sota dio el visto bueno a la incorporación de dirigentes no peronistas a la formación que conduce conjuntamente con Sergio Massa. La posibilidad de vertebrar un acuerdo electoral con Margarita Stolbizer está latente desde hace algún tiempo en la agenda de los operadores de UNA y hasta se había especulado con su presencia en el plenario de Mar del Plata. Finalmente, la diputada prefirió acompañar a su hijo, miembro de la selección de básquet que compite en los Juegos Olímpicos.
“Yo tengo mucha afinidad con Margarita, porque creo que es una mujer excelente y ha demostrado durante toda su vida política un compromiso muy firme con lo nacional, con lo social y con la ética, así que sería muy bueno que podamos coincidir. Lo mismo que todos aquellos radicales que piensen que el partido oficial se ha ido a la derecha y que ellos quieren recuperar los sueños que planteó Alfonsín en el año 1983”, afirmó el cordobés.
Para De la Sota, una alianza con Stolbizer tiene un doble efecto positivo. Por un lado amplía la base electoral de UNA, especialmente en la provincia de Buenos Aires, y por otro termina de exorcizar a su espacio decualquier vinculación con elkirchnerismo. La diputada bonaerense es protagonista de varias denuncias judiciales contra Cristina Kirchner y acérrima crítica de su gestión.
La carrera hacia los comicios del 2017 parece haber comenzado. En el tiempo que resta puede haber reacomodamientos que hasta el momento parecían impensados. El ex gobernador está dispuesto a jugar fuerte como articulador de una alternativa nacional a Cambiemos.