Schiaretti y Mestre, cara a cara por coparticipación

El Intendente capitalino y el Gobernador se reunirán el próximo martes para tratar el reclamo de la Mesa de Cambiemos por fondos coparticipables.

ilusra-schiareti-y-mestre-beachvoleyEl intendente de Córdoba, Ramón Mestre, asumió el liderazgo en el reclamo de sus pares del interior (la mayoría de ellos integrantes de la mesa de Cambiemos). Radicales, macristas y juecistas exigieron al gobernador Juan Schiaretti que regularice el pago de $1.620 millones no coparticipados a municipios desde abril. Pegaron donde duele: apelaron al concepto que los gobernadores de Unión por Córdoba utilizaron durante la era kirchnerista. Discriminación.
Los promotores del reclamo pusieron fechas. Exigieron el desembolso en un plazo no mayor a los 30 días y exigieron al Gobernador una reunión en el plazo de las 72 horas. El responsable del Ejecutivo provincial comunicó que se tomaría vacaciones, aumentando el bullicio interno de la mesa de dirigentes comunales que integra la coalición de gobierno que llevó al principal despacho de la Casa Rosada a Mauricio Macri.
La primera actividad oficial que llevará adelante Schiaretti, luego de su descanso en Europa, será la reunión con Mestre por el reclamo público que generó especulaciones sobre la perdurabilidad en el tiempo de los lazos entre Provincia y municipio. Dirigentes peronistas, con responsabilidades de gobierno, aseguraban que “reparaciones históricas” como el envío de fondos por servicios prestados por el Palacio 6 de Julio como educación y salud de alta complejidad; desalentarían al radical a tomar la voz cantante por la coparticipación.
El protagonismo de Mestre causó molestia y bajo ese prisma se leen los nuevos contrapuntos: la negativa del mestrismo de autorizar a la Provincia a cambiar la traza original para el cierre del anillo de Circunvalación en la zona sudoeste de la ciudad.
Lo cierto es que Mestre defendió ayer el reclamo. Lo hizo en el marco de la presentación del nuevo Portal de Gobierno Abierto (ver aparte). Ahora bien, moderó las especulaciones que se vienen realizando sobre su relación con Schiaretti. En 2019, ambos dirigentes serán probables competidores por la gobernación y se comprende la necesidad de diferenciación.
“Iremos a la reunión con la mejor expectativa. Soy optimista. Agradezco la convocatoria del Gobierno de la Provincia porque creo que así hay que proceder; la Mesa de Cambiemos ha emitido un documento duro. Esto es un reclamo, nosotros estamos planteando una cuestión clara en base a un fuerte asesoramiento técnico”, aseguró Mestre.
“Tenemos muy buena relación institucional con el gobierno Nacional y Provincial. Por supuesto que puede haber algún cortocircuito. Pueden existir diferencias o visiones distintas, pero tratamos de dejar de lado las cuestiones partidarias o políticas partidario”, una referencia políticamente correcta.
Recuérdese que el diálogo permanente y las buenas relaciones entre mandatarios forman parte del nuevo contrato, luego de la renovación institucional de diciembre de 2015, con el fin del gobierno K y el imperio de la lógica amigo-enemigo. Quien rompa esa lógica quedaría expuesto. Está claro que sus colaboradores tienen las manos libres y pueden citarse ejemplos al respecto. A la fecha, sobran los documentos de radicales y peronistas cuestionándose políticas o acciones de sus cabecillas.



Dejar respuesta