Blanqueo político: juecismo le quita apoyo a Avilés

Los tres concejales del Frente Cívico se oponen a la municipalización del servicio de agua

luis-juez-y-walter-gispertLa polémica abierta en Villa Carlos Paz por el anuncio del intendente Esteban Avilés de que enviará al Concejo de Representantes el proyecto de municipalización del servicio de agua en la ciudad, está clarificando el juego político.
En los últimos días, los radicales salieron a la cancha con el juego cruzado. Los felpetistas, ligados a la Coopi (Cooperativa Integral), culparon por las dificultades de la actual prestataria del servicio a Avilés. Lógico: Avilés abandonó el radicalismo enfrentado con Carlos Felpeto, al que derrotó por cincuenta puntos de diferencia en las elecciones del año pasado.
En cambio, los mestristas aparecen respaldando la iniciativa de Avilés, al punto de reclamar que una concejala de la UCR, la felpetista Natalia Lenci, se aparte de la sesión en que vaya a tratarse el proyecto porque es directiva de la Coopi. Esto también tiene su razón: Ramón Mestre quiere a Avilés, si no de regreso en la UCR, como aliado dentro de Juntos por Córdoba para la elección provincial de 2019, cuando intentará convertirse en el primer gobernador radical después de la salida con derrota de su padre, en 1999.
Ahora, el que mostró sus cartas es el juecista Walter Gispert, flamante ex presidente del Concejo de Representantes.
Gispert quedó herido porque en la sesión preparatoria de fines de julio fue desplazado de la conducción del Concejo, en beneficio de la avilecista Alejandra Roldán, en una votación en la que el PRO apoyó al oficialismo. El juecista denunció que el intendente, con esta acción, traicionaba el acuerdo político-electoral con el Frente Cívico. Por eso, anticipaba que no podía dar por segura la continuidad de la alianza.
Faltaba ver que esa amenaza se concretara. Y ocurrió: Gispert presentó un proyecto de resolución en el que le pide al intendente Avilés que retire del Concejo de Representantes el expediente que impulsa la municipalización del servicio de agua de Villa Carlos Paz. Además, reclama que se convoque al Consejo Económico Social para discutir el asunto de fondo.
“Para aprobar la modificación deseada se debe contar con el apoyo de dos tercios del cuerpo legislativo, y esto no sería posible a juzgar por las expresiones vertidas por distintos concejales”, advirtió Gispert en los fundamentos del proyecto.
En una conferencia de prensa que dio en esa ciudad, el juecista sostuvo que para su proyecto “nos basamos en la tensión social no sólo con los trabajadores, también con muchos vecinos que se expresaron con que esto debe tener un debate más importante, como el caso de ex intendentes, dirigentes sociales y políticos”.
“Este no es un tema menor, se debe tener mucha prudencia y buscar acuerdos. Por eso esperamos ser acompañados por todo el Concejo de Representantes el jueves y sí comenzar a trabajar en una problemática concreta , que son los servicios públicos y no solo el de agua, sino en general”, afirmó.
En relación con el aviso de Avilés acerca de que si en el Concejo de Representante son reúne el número necesario podría convocar a un referéndum, Gispert dijo que “en caso de aparezca la propuesta, lo discutiremos, pero siempre en base a hechos concretos, pero pretendemos saber sobre qué”. “Oficialmente no hay planteo y si hay lo discutiremos porque vamos a defender la voluntad popular”, completó.
Gispert está acompañado en su empresa por los otros dos juecistas de la alianza Carloz Paz Unido: Gustavo Molina y Oscar Sequeira.
El oficialismo, con aquella extraordinaria elección de Avilés, en la que consiguió un segundo mandato con el 67 por ciento de los votos, cuenta con nueve de los doce concejales. Los otros tres son el del PRO, el de la felpetista Lenci, y el de Unión para el Desarrollo.
Para reunir los dos tercios de los votos en el Concejo, Avilés necesita ocho. De su bancada, restados los tres juecistas, le quedarán seis, y podría contar como seguro al del PRO. Aún no es suficiente.



Dejar respuesta