La “lluvia de dólares” no llega

Tanto la inversión pública como privada mostraron contracciones en lo que va del año. El crédito bancario a empresas cayó en términos reales 10% interanual en el primer semestre.

Las inversiones extranjeras “se están haciendo desear” a pesar de los esfuerzos desde el gobierno nacional para transformar ese factor en el principal motor de la economía. La llegada de capital desde el exterior “permitiría un crecimiento sostenido en el tiempo brindando avances sustanciales en el campo social porque -las mejoras en la productividad- generaría aumentos genuinos en los salarios reales, lo cual, en conjunto con la creación nuevos puestos de trabajo, permitiría aumentar el consumo de forma sostenible”, analiza el último informe de Ecolatina.
dolaresPara la consultora a poco más de ocho meses de gobierno “no se observa que la inversión crezca”. El reporte indica que tanto la inversión pública como privada mostraron contracciones en lo que va del año. Por caso, los gastos de capital del Estado nacional, impulsados fundamentalmente por el recorte en la obra pública, cayeron casi 30% interanual en términos reales durante el primer semestre de 2016. En la misma línea, según las estimaciones de Ecolatina, el crédito bancario a empresas cayó en términos reales 10% interanual en el primer semestre.
“No obstante, para que el análisis esté completo, también es necesario evaluar el desempeño de la inversión extranjera directa. Este componente, clave para la estrategia oficial, muestra algunas mejoras pero estas no son muy significativas ya que se compara con niveles mínimos del gobierno saliente. Vale destacar además que la misma debería complementar más que sustituir a la inversión local”, agrega.
El trabajo plantea además que, durante gran parte de los últimos doce años, el motor excluyente de la economía fue el consumo interno. En este sentido, los esfuerzos del gobierno estaban puestos en inyectar dinero en la economía en pos de estimular el nivel de actividad en el corto plazo: “Se intentaba que la política fiscal apuntale los ingresos de las familias para estimular el gasto”.
Sin embargo, este modelo muestra dos etapas con resultados contrapuestos: una primera en donde la economía mostró cierto dinamismo, llegando hasta 2011, y otra de estancamiento 2012-2015, con expansión en años electorales y contracción en años pares, sostiene el informe.
De acuerdo a Ecolatina, la falta de inversiones y el deterioro de las exportaciones exhibieron los límites de un crecimiento traccionado por el consumo: “La política económica constantemente expansiva financiada mediante ingresos corrientes y emisión sólo lograba incrementar el nivel de actividad en el corto plazo. De hecho, tras unos meses de expansión las crecientes presiones inflacionarias y cambiarias desembocaban en una contracción”.
El flujo de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED), relacionada en mayor medida con la inversión reproductiva, ascendió hasta US$ 1.290 millones en el primer semestre de 2016, trepando 81% respecto de los desembolsos efectuados en la primera mitad del año pasado (US$ 712 millones).
Sin embargo, el número continúa siendo pequeño como para motorizar el desarrollo: representa menos de un 0,3% del PBI alcanzado en la primera parte del año. Por otro lado, está en línea con el registrado en 2012, cuando recién comenzaba a regir el cepo.
Una de las principales áreas beneficiadas por la nueva política económica es la productora de alimentos y bebidas. Por ende, sería esperable que este sector sea receptor de cuantiosas inversiones. La IED captada alcanzó US$ 180 millones durante la primera mitad de 2016, superando ampliamente los menos de US$ 50 millones registrados en 2015.
Otro de los grandes sectores beneficiados por la política oficial fue el minero producto de la eliminación de retenciones y restricciones cambiarias. Sin embargo, la llegada de US$ 26 millones de IED se vuelve insignificante al ser comparada con los más de US$ 1.500 millones percibidos por ventas al resto del mundo.
Una industria siempre atractiva para la inversión extranjera fue la automotriz. Por la escala de producción necesaria y el grado de integración mundial que presenta su proceso productivo, las empresas que operan en ella deben tener escala global por lo que gran parte de la inversión del sector proviene desde el exterior.



Dejar respuesta