Crisis en UCR de Villa Carlos Paz por municipalización del agua

La clave política: la relación con Avilés. Mestrismo apoya, felpetismo se opone

Por Alejandro Moreno
[email protected]

ilustra-felpeo-y-aviles-mas-mestre carlos pazLa municipalización del servicio de agua, anunciada por el intendente Esteban Avilés, provocó un tembladeral en Villa Carlos Paz, por la reacción de los directivos de la Coopi (Cooperativa Integral, la actual prestataria) e incluso de la CGT. Pero, además, los remezones se han sentido dentro de la sensible estructura de la Unión Cívica Radical.
El radicalismo carlospacense no se recupera de la salida de Esteban Avilés, quien enfrentado a Carlos Felpeto, armó su propia agrupación y va ya por su segundo mandato consecutivo como intendente.
La elección del año pasado se la ganó precisamente a Felpeto con una abrumadora diferencia (67 a 17 por ciento) que revela que atrapa muchos de los viejos votos de la UCR.Felpeto es la cara vieja de la UCR de Villa Carlos Paz, y el mestrismo encara la renovación, con el plan de confluir en 2019 en un acuerdo con Avilés, detrás de la idea de ganar la Gobernación con una alianza más amplia aún que la actual de Juntos por Córdoba (o Cambiemos).
Sin embargo, y pese a los malos resultados en las elecciones del año pasado, el felpetismo se anotó una victoria sobre el mestrismo en las internas de mayo. En aquella ocasión, Jorge Lassaga, con el respaldo de Felpeto, le ganó la conducción de la UCR de Villa Carlos Paz a Lucas Durán, del grupo Asamblea Radical pero con el apoyo del presidente saliente del Comité local, el mestrista Daniel Velázquez.
Lassaga reemplazará a Velázquez, o el felpetismo al mestrismo, en pocas semanas (la renovación provincial será el 22 de agosto, y a partir de ahí se sucederán las asunciones en el interior). Pero la UCR de Villa Carlos Paz ya muestra un carácter bicéfalo.
El viernes de la semana pasada se conoció en los medios de Villa Carlos Paz un comunicado en el que la UCR manifestaba su oposición a la municipalización del servicio de agua.
El comunicado lleva la firma del vicepresidente del Comité, el felpetista Carlos Calvo, junto con la de otros secretarios: “Entendemos que el Estado municipal no está en condiciones de prestar el servicio de agua como tampoco el de cloacas ya que carece de la estructura, la capacidad y la idoneidad para hacerlo”, afirma.
Asimismo, el texto radical sostiene que la Coopi presta un servicio de “calidad” y culpa a Avilés de que la Municipalidad no haya aprobado “en los últimos años un contrato que vincule legalmente la prestadora del servicio”. “Siendo el principal culpable de ello la irracional postura personal del señor Esteban Avilés, que desde que era concejal junto a sus socios díscolos del radicalismo y de otros sectores políticos que hoy forman parte de su gobierno, impidieron que en el año 2010 la aprobación de un contrato que permitía ordenar la relación entre estado y prestataria”, acusa.
El lunes, salió a la luz un nuevo comunicado de la UCR. Ahora, firmado por el actual presidente, Velázquez, quien encabeza la táctica para atraer a Avilés a un acuerdo electoral para 2019 (y si se puede, 2017). En primer lugar, se niega la validez del documento anterior: “el comunicado que se publicara días atrás sobre la municipalización del agua, firmado por un grupo de afiliados radicales que responden a las órdenes del ex intendente Carlos Felpeto, no ha sido emitido orgánicamente por la UCR local ni lleva la firma de su Presidente”.
“La modalidad de este Partido -agrega- y sus autoridades es debatir los temas a través de una convocatoria formal en el seno del Comité de Circuito. Por lo tanto dicha nota carece de valor político y no refleja necesariamente la opinión de la UCR”.
Luego, abre el juego a los aliados del PRO: “Como parte integrante del frente Cambiemos de Carlos Paz, la postura del partido debe consensuarse con la conducción del PRO, coalición que llevó dos concejales a ocupar bancas en el Concejo de Representantes”.

La concejala Lenci
Como si faltara más, Velázquez anticipó que pedirá al bloque de concejales de Cambiemos un pedido, acompañado por firmas de afiliados, para que la felpetista Natalia Lenci se aparte de la discusión (y la votación) del proyecto de Avilés.
“Ella es empleada directiva, jerárquica, de la Cooperativa Integral (COOPI) en uso de licencia y por participar activamente en las asambleas y movilizaciones de los últimos días como parte interesada y parcial, lo que no se corresponde con el mandato partidario otorgado. En caso de que no acatase, analizaríamos una presentación en la Justicia para que se analizara el Artículo 113 de la Carta Orgánica Municipal sobre las incompatibilidades con el cargo de concejal”, advierte.