Auditores de Anses vienen a preparar financiamiento nacional de la Caja

Harán un trabajo de campo para avanzar en el acuerdo de transferencia de recursos desde la Nación para cubrir el rojo del sistema previsional provincial.

Por Gabriela Origlia

2016-07-27_ANSESYa están en Córdoba los auditores de Anses que harán un trabajo de campo para avanzar en el acuerdo de financiamiento de la Caja de Jubilaciones de la provincia que este año –pese a todas las reformas introducidas- registrará un rojo de unos 900 millones de pesos
Para el gobernador Juan Schiaretti ese capítulo hoy es prioritario incluso por encima del acuerdo para cobrar el stock de deuda por la retención indebida del 15 por ciento de la coparticipación para financiar Anses. En ese caso, Córdoba –a diferencia de San Luis y Santa Fe- no tiene sentencia definitiva de la Corte Suprema sino que fue beneficiada por una cautelar por lo que los equipos provinciales van siguiendo los pasos de sus colegas.
Por ahora son los puntanos los más firmes en el intento de acelerar un diálogo con la Nación; ya presentaron una planilla con lo que entienden sus acreencias. Fue observada por los funcionarios del gobierno central y, seguramente, se sucederán diversos pasos similares. Uno de los ejes en este debate es cómo actualizar la deuda; Córdoba reclama unos 40.000 millones de pesos.
En el acuerdo que se discutirá –y seguramente se firmará el próximo martes- en Puerto Madryn donde el ministro Rogelio Frigerio y los gobernadores volverán a verse, hay un concepto que apunta a estos reclamos cruzados. El borrador del documento indica la necesidad de “saldar las diversas demandas recíprocas”.
De esa manera se refiere a que las provincias y la Nación deberán discutir puntualmente los temas pendientes y firmar convenios “bilaterales o colectivos, la compensación y/o resolución definitiva de tales diferencias”.
En lo que hace a los sistemas previsionales no transferidos a la Nación –como el caso cordobés y de otras 11 Cajas- se establece “adecuar las disposiciones normativas de las distintas jurisdicciones de forma tal de establecer sistemas jubilatorios armonizados, determinando las medidas transitorias necesarias para aplicar, en forma gradual, dicho sistema a la planta activa de empleados públicos sin afectar sus derechos adquiridos, y sin que esto implique necesariamente el traspaso” a las provincias de las Cajas que ya pasaron a la Nación.
El ministro de Finanzas cordobés Osvaldo Giordano ya mantuvo varias reuniones con representantes nacionales; el desembarco de los auditores de Anses es un escalón más en el camino a recorrer. El de esta provincia es uno de los casos más complejos.
Entre las Cajas que más avances registran para que la Nación empiece a pasarle fondos están Formosa y La Pampa, los nombres coindicen con las más duras en los planteos. De hecho, el gobernador Carlos Verna en el primer encuentro en Córdoba amenazó no firmar si no se incluía en el documento la posibilidad de que las jurisdicciones litigaran por la deuda histórica. Lo consiguió y la puerta a la justicia quedó abierta.

Ley de respaldo
El financiamiento de las Cajas fue parte de la negociación para que senadores de provincias no macristas apoyaran las leyes de blanqueo impositivo y pago de juicios a los jubilados; el punto fue sumado a ese marco legal.
Desde la asunción de Schiaretti en este nuevo período de gobierno puso en marcha dos cambios importantes previsionales para alinearse con el sistema nacional. Tiene que ver con el concepto “armonizar” que tanto se meneó durante el enfrentamiento con el kirchnerismo.
Entre los aspectos salientes están la forma de cálculo del haber jubilatorio, la edad jubilatoria y la cantidad de años de servicio con aportes. En los últimos dos puntos el sistema nacional establece que “tendrán derecho a la jubilación ordinaria los afiliados hombres que hubieran cumplido 65 años de edad y mujeres que hubieran cumplido 60 años de edad”. Además, se deben “reunir 30 años de servicios con aportes”. Estos son los parámetros que deben tener en cuenta las provincias al momento de la armonización.
Con la modificación del año pasado los jubilados cordobeses pasaron a cobrar el 72,9 por ciento de los activos en vez del 82 por ciento y con la de hace unas semanas, el aporte de los empleados se acerca al de los nacionales (se recortaron dos puntos que pasaron a los empleadores).