Reforma política, punto de negociación entre Schiaretti y Frigerio

El oficialismo provincial decidió mantener la boleta única en papel a contramano de la propuesta de boleta única electrónica nacional.

2016-07-25_FRIGERIO_SCHIARETTILa reforma política, que inicialmente parecía un punto más de acuerdo entre los oficialismos nacional y provincial, tiende a encaminarse por rumbos diferentes. En Unión por Córdoba madura la decisión de mantener el sistema actual con modificaciones menores.
Apenas asumido, el gobernador Juan Schiaretti anunció que Córdoba se sumaría al debate, en ese entonces candente, sobre el mejoramiento del sistema electoral y la modernización del instrumento de votación. En aquel momento, la orientación de los cambios coincidía con los ejes fuerza que Mauricio Macri había enunciado como objetivos en esta temática.
Los puntos principales que se planteaban a nivel provincial eran la instrumentación de la boleta única electrónica (BUE), la implementación de una fecha fija de votación para las elecciones locales, el ordenamiento del calendario electoral para los municipios y comunas, la restricción de las reelecciones para los intendentes y el financiamiento a los partidos políticos y las campañas electorales.
En función de estos objetivos, se constituyó una comisión especial en la legislatura cordobesa con representación de todas las fuerzas con representación parlamentaria. El cuerpo, presidido por Oscar Gonzalez, se planteó un funcionamiento semanal y estableció un cronograma de audiencias con especialistas en las diversas temáticas relacionadas. Académicos, especialistas y representantes de universidades y ONG expusieron sus diferentes visiones en este marco.
Al inicio, una de las cuestiones centrales fue el cambio de la Boleta Única de Sufragio que hoy se utiliza en las elecciones provinciales por la Boleta Única Electrónica (BUE) similar a la utilizada en los comicios en la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Salta. La coincidencia era tal que la bancada kirchnerista acusó al ejecutivo provincial de centrarse en ese tema solo para congraciarse con el oficialismo nacional.
Sin embargo, al poco tiempo el bloque de Unión por Córdoba cambió de posición. En el mes de junio, los representantes de la bancada oficialista dieron por descartada la implementación de la BUE. El argumento utilizado fue el alto costo del sistema y el diagnóstico positivo del funcionamiento del modelo de boleta papel que se utiliza en nuestra provincia desde 2011.
El gobierno nacional envió recientemente el proyecto oficial de reforma que incluye la implementación de la BUE a nivel nacional. En el caso de aprobarse, los cordobeses votarían en formato electrónico el año que viene y mantendrían la modalidad en papel para los comicios provinciales de 2019.
El desarrollo de las elecciones municipales de la ciudad de Río Cuarto sumó razones a la mantención del sistema de Boleta Única de Sufragio tal como se utiliza en los comicios de gobernador. “Dado que la boleta única funciona, lo que nos parece importante es agregarle a esta boleta, para dar un paso adelante, algún medio electrónico, un soporte electrónico, fundamentalmente en términos de impresora o lectora que, puede ser un scanner de un código de barra, que nos permita avanzar más rápidamente en el escrutinio provisorio” sostuvo el legislador justicialista Carlos Gutiérrez.
En relación a los otros temas de la agenda planteada, el impacto es relativo. La coordinación de fechas en los comicios municipales y la limitación de reelecciones a los intendentes están limitadas a las localidades más pequeñas que no cuentan con cartas orgánicas propias. En cuanto a la legislación referida al financiamiento partidario y de campaña, no hay noticias de avance en la provincia y fue postergada para una “segunda etapa” en el debate nacional.
En las próximas semanas, el tema volverá a los principales lugares de la agenda política. A nivel provincial, el oficialismo presentará oficialmente los cambios que propone. La oposición ya sentó su posición contraria. Tanto el legislador radical Orlando Arduh como el juecista Juan Pablo Quinteros reclamaron la ampliación del debate y la inclusión de una reforma constitucional que permita una doble vuelta en la elección de gobernador. Por el lado del macrismo, se estudiaba la presentación de un proyecto que reglamente las primarias abiertas y simultáneas a nivel local.
Por otra parte, el tema de la reforma política nacional será uno de los temas de agenda en la reunión que tendrán los mandatarios provinciales con los representantes de la administración nacional la semana que viene en la provincia Chubut. Rogelio Frigerio pretende que los gobernadores faciliten la aprobación del proyecto oficial a fin de tener tiempo de implementarlo en los comicios de 2017. Obviamente, la cuestión entrará en el paquete de negociación que incluye la distribución de fondos. En este punto, la pelota pasará nuevamente a los bloques parlamentarios nacionales que responden al justicialismo cordobés.



Dejar respuesta