Juan Negri, impiadoso con la gestión de Mestre: cuatro puntos

El concejal está lanzado como precandidato a intendente por la UCR

juan-negri-y-mario-negriEl concejal Juan Negri confirmó que ya corre como precandidato a intendente por el radicalismo para el 2019, y aunque manifestó conocer que la Municipalidad de Córdoba atraviesa “una coyuntura muy compleja”, fue impiadoso con la nota que le pone a la gestión de Ramón Mestre: “cuatro puntos”.
“Yo no soy hipócrita: sueño con ser intendente de Córdoba, pero sé que antes tenemos que mejorar mucho la gestión y sé que tengo que ser muy buen concejal”, sostuvo Juan Negri en la entrevista publicada ayer en el programa de WebTV On The Record.
“Estamos ante una coyuntura muy compleja, de la que hay que salir rápidamente, y en la cual estoy abocado para ayudar a dar una idea de lo que creo que hay que hacer en la ciudad”, afirmó el concejal.
Además, consideró que Mestre “es consciente de que estamos en un momento complejom en el que se necesita mucha gestión y hay que dedicarle mucho tiempo”. Cada elogio, sin embargo, fue acompañado de un tirón de orejas al intendente: “Hoy los vecinos, además de reclamarnos soluciones, nos reclama cercanía”.
El concejal lanzado como precandidato a intendente (no es el único: también ya se conocen las intenciones de Rodrigo de Loredo, hoy presidente de Arsat) justificó las dificultades en la gestión de Mestre por la herencia recibida, si bien en ese consuelo agregó que las cosas hubiesen sido muy distintas si en 1999 ganaba la Intendencia su padre, Mario Negri (actual presidente del interblobloque de Cambiemos en la Cámara de Diputados de la Nación). Mario Negri fue vencido en aquella oportunidad por el ucedeísta Germán Kammerath, por entonces ahijado político de José Manuel de la Sota.
“Siempre digo que si (Mario) Negri hubiese sido intendente en el 99, Ramón Mestre no hubiera recibido en 2011 la ciudad que recibió porque no hubiesen existido (Germán) Kammerath, (Luis) Juez) ni (Daniel) Giacomino”. “Esos doce años (de gobiernos no radicales) le hicieron mucho daño a Córdoba y en 2011 la recibimos en un estado crítico; fundida, desorganizada, sin un norte hacia donde crecía”. “Lo que se destruye en doce años no se construye en doce años”, calculó.
Para Juan Negri, es clave que la gestión de Mestre pueda tener, a diferencia de los primeros cuatro años, un “vínculo” con los gobiernos nacional y provincial. “Córdoba necesita obras de infraestructura, que con el presupuesto que tiene no lo puede hacer”, recalcó.
No obstante, de sus recorridas por los barrios, dijo el concejal que “la gente no pide grandes obras de infraestructura: pide que el colectivo pase a horario, que la recolección pase, luz en su cuadra, que los dispensarios tengtan el material mínimo indispensable”, detalló.
Por otro lado, Negri advirtió que “en Córdoba se necesita un cambio cultural, porque el vecino le está perdiendo el amor a la ciudad”, lo cual se expone, por ejemplo, en cómo se ensucian los espacios públicos.

Sanz y Aguad
Finalmente, dijo que Ernesto Sanz “es un amigo, uno de los más lúcidos del radicalismo y quien entendió que el partido debía renovarse en las formas, las prácticas y en sus ideas”. De Oscar Aguad, en cambio, apenas señaló que le desea éxito en el Ministerio de Comunicaciones, pero eludió cualquier otra frase amable. Aguad, desde ya, apoya la precandidatura a intendente de Rodrigo de Loredo.