Gas: las causas están en La Plata, pero los amparistas locales insisten

El pronunciamiento de la Cámara platense podría conocerse el jueves o viernes. Al tratarse de una acción de clase -que, como tal, involucra a todos los usuarios del servicio- lo que resuelva tendrá efectos en Córdoba



tribunales-federalesPese a que todos los expedientes por los planteos judiciales en contra del “tarifazo” están actualmente bajo estudio en los tribunales federales de La Plata, los abogados que presentaron el amparo colectivo en Córdoba por la suba del servicio volvieron a comparecer ante la Justicia.
El fallo de la capital bonaerense tiene alcance nacional y la suerte que corra el recurso extraordinario que planteó el Poder Ejecutivo podría generar un decisorio sobre el fondo del asunto, con efectos en todo el territorio.
Sin embargo, los letrados Horacio Viqueira y Valentina Enet contestaron el cuestionamiento que el Estado promovió en contra de la sentencia de la Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones cordobesa.
Cabe recordar que a principio de mes la Alzada frenó las subas de gas en la provincia, poniendo fin al desorden que se generó por el dictado de decisorios contradictorios.
Aunque reconoció que la situación es crítica, revocó la sentencia emitida por el juez Ricardo Bustos Fierro, que rechazó la acción colectiva promovida por más de mil vecinos de la ciudad, y ordenó que las tarifas vuelvan a los niveles que tenían el 31 de marzo, antes de la entrada en vigencia del “sinceramiento” dispuesto por el Gobierno nacional, hasta tanto se resuelva si es válida o no la medida tomada por el Ministerio de Energía.
Luego, en el marco de las actuaciones caratuladas “Cepis”, la semana pasada la Sala II de la Cámara Federal de La Plata habilitó la feria para analizar el recurso extraordinario del Estado nacional, que cuestionó el fallo que, en el marco de una acción de clase, frenó la suba con alcance nacional.
La noticia favoreció al Gobierno, que ganó tiempo en la carrera judicial para que se apliquen los topes que estableció.
Los camaristas César Álvarez, Roberto Lemos Arias y Julio Reboredo explicaron que decidieron tomando en cuenta las “especiales características de la causa”, en función de la materia debatida y sus efectos.
Así, pese al receso de invierno, libraron 46 oficios a tribunales de diversas jurisdicciones del país, para acumular las actuaciones, y están analizando si corresponde admitir o denegar el recurso extraordinario que busca que la Corte defina el tema.
Si el tribunal se pronuncia en sentido favorable a la pretensión del Gobierno y eleva el caso a la Corte para que estudie en fondo de la materia debatida, comenzará a regir el nuevo esquema tarifario, que establece un tope máximo de aumento de 400 por ciento para usuarios residenciales y de 500 por ciento para comercios y pymes.
Si no acepta el recurso, la Administración de Mauricio Macri podrá ir en queja directamente ante la Máxima Instancia.
El pronunciamiento de la Cámara platense –que podría conocerse el jueves o viernes- se dará en el marco de una acción de clase que, como tal, involucra a todos los usuarios del servicio. Por esa razón, lo que resuelva tendrá efectos en Córdoba.
Así, teniendo en cuenta la situación actual de los procesos, el planteo de Viqueira y Enet se presenta un tanto redundante.
No es la primera vez que Viqueira está en la escena pública por patrocinar amparos en casos resonantes. Luego de su paso por la gestión de La Alianza, durante la cual se desempeñó como secretario de Empleo, llevó adelante muchos expedientes por el “corralito financiero”. Durante el kirchnerismo integró el directorio de Fadea y luego de años de intensa militancia y respaldo al anterior Gobierno litiga otra vez en contra del Estado.
Por la proliferación de sentencias contradictorias en las distintas jurisdicciones, se esperaba una resolución de la Corte antes de la feria, sobre el per saltum que presentó el Estado; en especial, tras la jura de Horacio Rosatti, ya que se especulaba que Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda habían quedado en mejores condiciones políticas para fijar postura.
Eso no sucedió y los ministros optaron por solicitar informes sobre los incrementos antes de sentenciar, dejando en claro que precisan información objetiva antes de definir si los aumentos son válidos o no.
Además de la necesidad de contar con más datos sobre la polémica medida, cabe pensar que valoran que es conveniente esperar hasta que Carlos Rosenkrantz jure y se incorpore formalmente.
A la Corte sólo llegó un pedido de salto de instancia, por un fallo contrario al aumento de tarifas en Mendoza, pero que tiene injerencia solo en esa jurisdicción y que se tornaría abstracto si llega a sentenciar en autos “Cepis”.


Topes confirmados

El viernes, la Justicia Federal de La Plata rechazó una cautelar para suspender los aumentos del gas con los topes de 400 y 500 por ciento, debido a que los incrementos en ese servicio están suspendidos, hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo.
El juez denegó la medida y le envió el expediente a la Cámara, que tiene en su poder las causas contra el incremento tarifario en todo el país y que podría definir esta semana o los primeros días de agosto si manda el caso a la Corte.
El fallo fue dictado por el juez Alberto Recondo, quien no hizo lugar al planteo del Centro de Estudios Para la Igualdad y la Solidaridad (Cepis) en contra de las resoluciones del Ministerio de Energía y Minería que fijaron el nuevo cuadro tarifario.
La asociación sostuvo que los topes se aprobaron luego de la primera sentencia de la Cámara Federal que declaró nulo el aumento del gas.
La Fiscal subrogante Ana Russo dictaminó a favor de la pretensión y, ante ello, Recondo le solicitó a la Procuración del Tesoro de la Nación que informara si efectivamente está suspendida la ejecución de las resoluciones cuestionadas.
Al responder, la repartición ratificó la postura que fijó el jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, que confirmó que los usuarios no deben pagar las boletas con aumentos hasta tanto no haya un decisorio sobre el fondo.



Dejar respuesta