Senestrari arremetió contra el juez que secuestró el BMW

El fiscal pidió la nulidad de las actuaciones. Cuestiona tanto la trascendencia de la denuncia como el hecho de que Bustos Fierro no le haya avisado de la medida. El auto es de un empresario vinculado a la dirigente Milagro Sala, detenida desde enero.



senestrariEl fiscal federal Enrique Senestrari habló sobre el secuestro del BMW que, presuntamente, estaba abandonado en una cochera de Nueva Córdoba y fue vinculado a la investigación por los múltiples hechos de corrupción vinculados a la organización Tupac Amaru, encabezada por la dirigente Milagro Sala, detenida desde enero.
Al conocerse la noticia, el funcionario indicó que no tenía mayores precisiones sobre el caso porque el juez que ordenó el procedimiento, Ricardo Bustos Fierro, no le avisó.
Incluso, dijo que estaba esperando que le enviaran el expediente y planteó que no le quedaba claro por qué la dueña del garaje denunció el hecho ante el fuero que integra y no le pidió a la Municipalidad de Córdoba que retirara el vehículo.
La molestia del fiscal se agudizó ayer, cuando declaró que le costó bastante conseguir que le entregaran las actuaciones.
Además, criticó duramente al magistrado y aseguró que el procedimiento se basó “en dos papeles que no tenían ninguna validez legal”, que no hizo ninguna clase de verificación de la información que contenían ni esperó un exhorto desde Jujuy que, según apreció, es lo único que lo hubiera habilitado para actuar.
Senestrari afirmó que Bustos Fierro cometió irregularidades, que eso lo llevó a tomar la decisión de anular el caso y que ante las “faltas graves” en la aplicación de los procedimientos legales sólo la Cámara Federal o el Consejo de la Magistratura podrán evaluar el desempeño del juez y, en su caso, sancionarlo.
“El trabajo de la fiscalía es señalarle que lo que hizo es absolutamente ilegal y sostenerlo”, indicó, valorando que “se instaló una idea muy desagradable e injusta sobre una persona”.
Ahora, si Bustos Fierro quiere mantener la validez del procedimiento, debe ir ante la Cámara Federal, que será la que decidirá.
El miércoles, luego de que la dueña de una cochera de Nueva Córdoba denunciara que un rodado de alta gama estaba “abandonado” hacía un mes, la Justicia federal allanó el lugar y lo incautó. Se trata un BMW cupé gris, modelo 2016, valuado en 80 mil dólares.
La policía detectó que el vehículo está radicado en San Salvador de Jujuy y que le pertenece a Eduardo Camusso, un ex legislador jujeño al que se relaciona con Sala desde hace tiempo, cuando comenzó a circular en las redes sociales un contrato que, al parecer, los vincula.
El abogado Benjamín Zonzini Astudillo explicó que a su asistida le resultó sospechoso que un rodado tan valioso estuviera más de un mes detenido, que le hubieran pagado el alquiler sólo por una semana y que nadie lo usara.
En tanto, precisó que tras realizar averiguaciones sobre Camusso y detectar una supuesta conexión con Sala, acudieron ante la Justicia federal.
Camusso negó que tener una sociedad con la militante kirchnerista y aseguró que el pacto que se difundió, sobre la compra de acciones del canal de televisión jujeño Nortelevisa SA, es apócrifo.
Según publicó El Tribuno, en virtud de ese acuerdo –fechado el 12 de marzo del 2013 y refrendado por la escribana Claudia Alicia Trenque- Cammuso le vendió a Sala el 40 por ciento de sus acciones en la firma de medios, a cambio de 8 millones de dólares, supuestamente pagados en efectivo.
Sin embargo, el empresario dijo que es el único propietario de la compañía.
Según la explicación que dio con relación al auto, lo compró en Buenos Aires y vino manejando a Córdoba a visitar a su hija, guardó el vehículo en la playa y se fue a Jujuy en avión, porque debía atender asuntos urgentes.
Si bien circularon muchas versiones, en el BMW no se halló dinero. Fue la hija del empresario -residente en la ciudad- quien le entregó las llaves a Bustos Fierro.
Alejandro Garfagnini, coordinador nacional de la Tupac Amaru, despegó a la agrupación de la compañía de Camusso y dijo que se “montó una operación” para instalar que Sala había comprado acciones de Nortelevisa SA.
Cammuso es influyente en Jujuy, gracias a su peso en los medios provinciales. La patente del BMW Coupé serie F428 i está a nombre Nortelevisa SA y en la cédula azul constan sus datos.
En 2009 fue electo diputado provincial por el Frente Primero Jujuy, una alianza de los partidos Lyder, Blanco de los Trabajadores, Movimiento Popular Jujeño, GEN, Gana Jujuy, FE, Cambio Jujeño y Unidad Popular. La Tupac Amaru compitió en esas elecciones dentro de las listas del Frente para la Victoria. En 2013, renunció a su banca.
A principios de este año, cuando Sala fue detenida, circuló en las redes una copia de un supuesto contrato de compraventa entre ambos.
A través de un comunicado, la empresa desmintió la transacción y le adjudicó noticia a una maniobra maliciosa para “socavar la credibilidad” de sus medios.
Más allá de las desmentidas, las sospechas de que Cammuso es socio –o, incluso, testaferro- de Sala- persisten en la provincia norteña.
El 19 de enero, Sala quedó detenida por instigación a cometer delitos y tumultos, en concurso real, por los incidentes que se suscitaron en el campamento que la Tupac Amaru y otras organizaciones realizaban frente a la gobernación.
Una vez que quedó presa, las causas en su contra empezaron a acumularse y hoy está incriminada por asociación ilícita, amenazas y otros hechos.



Dejar respuesta