La pesquisa contra Milagro Sala tuvo su capítulo local

La dueña de una cochera denunció que un auto de alta gama estaba abandonado en su playa. Se detectó que el rodado le pertenece a un empresario sindicado como presunto testaferro de la dirigente kirchnerista, detenida hace seis meses por varias causas.



Por María Viqueira
[email protected]

ilustra-piquetero-en-bmw-(1)La investigación por los múltiples hechos de corrupción vinculados a la organización Tupac Amaru, encabezada por la dirigente Milagro Sala –detenida desde hace seis meses- tuvo su capítulo cordobés.
Luego de que la dueña de una cochera de Nueva Córdoba denunciara que un rodado de alta gama estaba “abandonado” hacía un mes en su inmueble, la Justicia federal allanó el lugar y secuestró el auto. Se trata un BMW modelo 2016, valuado en 80 mil dólares.
Patrocinada por el abogado Benjamín Zonzini Astudillo, la mujer expuso que el auto llevaba más de 30 días en guardado sin que nadie lo retirara y que la persona que lo dejó pagó por una semana y no volvió más.
Con las primeras medidas investigativas se detectó que el vehículo está radicado en San Salvador de Jujuy y que le pertenece a Eduardo Camusso, un ex legislador al que se relaciona con Sala desde hace tiempo, cuando comenzó a circular en las redes sociales un contrato que, al parecer, los vincula.
Camusso negó que tener una sociedad con la multiprocesada militante kirchnerista y aseguró que el pacto que se difundió, sobre la compra de acciones del canal de televisión jujeño Nortelevisa SA, es apócrifo.
Según publicó El Tribuno, en ese acuerdo –que data del 12 de marzo del 2013 y fue refrendado por la escribana Claudia Alicia Trenque- se señala que Cammuso “vende, cede y transfiere” a favor de Sala el 40 por ciento del paquete accionario de la firma de medios, a cambio de 8 millones de dólares, supuestamente pagados en efectivo.
Sin embargo, el empresario afirmó que es el único propietario de la compañía y negó la operación.
Según la explicación que dio Camusso a medios radiales locales, compró el auto en Buenos Aires y vino manejando a Córdoba, para visitar a su hija, guardó el vehículo en la playa y se fue a Jujuy en avión, porque debía atender asuntos urgentes.
Por su parte, el fiscal Enrique Senestrari indicó que no tenía mayores precisiones sobre el caso porque el juez que ordenó el operativo, Ricardo Bustos Fierro, no le avisó del procedimiento. En ese sentido, dijo que estaba esperando que le enviaran el expediente y planteó que “no le quedaba claro” por qué la dueña del garaje denunció el hecho ante el fuero que integra y no le pidió a la Municipalidad de Córdoba que retirara el vehículo.
Si bien circularon muchas versiones, en el BMW no se halló dinero.
Alejandro Garfagnini, coordinador nacional de la Tupac Amaru, despegó a la agrupación de la compañía de Camusso y dijo que se “montó una operación” para instalar que Sala había comprado acciones de Nortelevisa SA.
Según el vocero, el hecho no se dio “porque la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual prohíbe operaciones de esa naturaleza” y porque “la única prueba” de la transacción “es un documento de word que escribe hasta un nene de 6 años en una computadora”.
Además, sostuvo que el dueño del auto está vinculado con el gobernador Gerardo Morales y que “le hizo la campaña”.
Cammuso no es conocido en el ambiente de negocios de la Ciudad de Buenos Aires, pero en Jujuy es influyente, gracias a su peso en los medios provinciales.
La patente del BMW Coupé serie F428 i está a nombre Nortelevisa SA y en la cédula azul constan los datos del empresario.
En 2009 fue electo diputado provincial por el Frente Primero Jujuy, una alianza de los partidos Lyder, Blanco de los Trabajadores, Movimiento Popular Jujeño, GEN, Gana Jujuy, FE, Cambio Jujeño y Unidad Popular. La Tupac Amaru compitió en esas elecciones dentro de las listas del Frente para la Victoria. En 2013, Cammuso renunció a su banca, luego de haber pedido licencia por razones de salud.
A principios de este año, luego de que Sala fuese detenida, circuló en Facebook y Twitter una copia de un supuesto contrato de compraventa a través del cual Cammuso le cedía el 40% de las acciones de la sociedad anónima Nortelevisa.
A través de un comunicado, la empresa desmintió la transacción y le adjudicó noticia a una maniobra maliciosa para “socavar la credibilidad” de sus medios.
Más allá de las desmentidas, las sospechas de que Cammuso es socio –o, incluso, testaferro- de Sala- persisten en la provincia norteña.
El 19 de enero, Sala fue detenida en su casa de San Salvador de Jujuy, por instigación a cometer delitos y tumultos, en concurso real, por los incidentes que se suscitaron en el campamento que la Tupac Amaru y otras organizaciones sociales realizaban frente a la gobernación.
Una vez que quedó presa, las causas en su contra empezaron a acumularse y hoy está incriminada por asociación ilícita, amenazas y otros hechos.



1 Comentario

Dejar respuesta