Para Baldassi y Romero, la “grieta” llegó al PRO local

La dupla de dirigentes macristas pura cepa puso en circulación un comunicado donde reiteran el pedido de apertura del partido que integran.

Por Yanina Passero
[email protected]

baldassi-romeroLa campaña por elección interna para la renovación de autoridades del PRO Córdoba tiene un antes y un después: el informe de la Auditoria General de la Nación que vincula al Eninder que denuncia sobreprecios en obra pública ejecutada por el organismo comandado por Eduardo Accastello y Javier Pretto, cuando cumplían el máximo cargo ejecutivo en sus respectivas municipalidades.
Si en los reductos macristas se aseguraba que la facción integrada por exmilitantes de la Ucedé (actual conducción del partido) lograría consensos con los retadores, los famosos devenidos en políticos; luego que el presidente del partido se viera obligado a dar explicaciones públicas y replegar su campaña interna, la línea integrada por Héctor “La Coneja” Baldassi y Eduardo “El Gato” Romero parece determinada a aprovechar una circunstancia que no contemplaban cuando, junto con Felipe Lábaque, salieron a pedir una mayor apertura de la fuerza política y acompañamiento activo de las políticas de gobierno del presidente Mauricio Macri.
Previsible: los “famosos” del PRO Córdoba intentarán seducir a los afiliados del partido con la misma estrategia que mostró efectos concretos a nivel masivo, en una elección legislativa como ocurrió con el exárbitro internacional; y el golfista, en los comicios municipales de Villa Allende. Consideran que habría llegado el momento que los hombres de la “nueva política” tomen el control de un partido que no reniega de ese mote. Pareciera que Baldassi y Romero reclaman puertas adentro del espacio un acto de coherencia, también interna.
Para ello, cualquier recurso será útil para encerrar en prácticas anquilosadas, aquellas de la vieja y demonizada política a buena parte de la dirigencia PRO, que adolece de una defensa orgánica. Con sorna se preguntan algunos macristas opositores si la gente conoce quiénes eran los titulares del partido antes de pintarse color amarillo, con clara intensión de contraponer la carrera pública de los nóveles referentes, amigos del ahora jefe de Estado. Una estrategia jugada porque dejan en evidencia a la dupla Baldassi-Romero: con razón podrían advertir los más memoriosos que los retadores conviven desde hace varios años atrás con aquellos dirigentes que hoy cuestionan. No podían desconocer detalles de su militancia y pasado.
Al fin y al cabo, dos líneas son claras y por el momento transitarán por carriles paralelos. Así pareciera quedar claro en un duro comunicado suscripto por Baldassi y Romero. “Nuestro país ha pagado un precio alto e injusto por la ineficiencia de quienes gobernaron en esta última década. Necesita de partidos capaces de articular una nuevo dialogo entre la política y la sociedad. La “grieta” no es fruto de la casualidad, sino de la actitud mezquina de quienes entendieron que el poder debe utilizarse en beneficio propio, por eso no podemos admitir ninguna práctica de intolerancia, y mucho menos dentro de nuestro propio partido”, disparan los dirigente acuñando un término propio de la era kirchnerista.
“Grieta”, “sobreprecios”; anatemas propios de una época que no parece superada. Desde “Somos PRO” esperan que las asociaciones sean inmediatas entre su público interno. Baldassi y Romero proponen otros conceptos/valores, muchos de ellos utilizados en sus campañas proselitistas. “Entendemos el pensamiento, la diversidad y la participación como los principales nutrientes de la política. Creemos firmemente que son tiempos en que se deben recuperar valores como la verdad, la transparencia, la capacidad, el compromiso y sobre todo el respeto por los demás”, resaltan las presuntas carencias del espacio para pedir un partido “abierto y participativo”.
Continúan las críticas: “Necesitamos un partido en el que pensar, signifique mucho más que obedecer y el construir mucho más que acumular”. Finalizan instando a construir un “partido de gobierno” acorde a las necesidades actuales. A los reproches seguiría la acción: desde “Somos PRO” adelantan que intentarán recuperar a aquellos dirigentes, militantes y vecinos que dejaron de participar de las actividades partidarias.



3 Comentarios

  1. Voy disentir sobre la información ,aquí vertida, debido que en mi condición de ser nuevo en la política, y participando en este partido, la apertura política para que podamos trabajar en equipo, siempre estuvo presente y sigue vigente hoy , esto que también lleva a dejar una consideración . Para trabajar en equipo, opinar, reflexionar, acordar , pensar ,se debe anteponemos los intereses del país después los partidarios y por último el de los hombres, sólo se hace participando con la prudencia propia del respeto a la opinión de todos. Pero esto se logra estando presente para lograr el diálogo y no interpretando diferencia fuera del escenario político partidario.Y lo dicen los hechos, ya que entre todos logramos ganar bancas en el Congreso de la nación , intendencia, viceintendencia , delegaciones nacionales, legisladores, consejales, y lo mas importante un presidente con sus ministros , gracias a que esa grieta nunca estuvo , por que de haber existido esto hubiese sido imposible

  2. Es hora que el PRO local deje de ser la fachada de la ex UCD de Kamerath (Rodriguez Machado) y del partido Demócrata de su suegro Capdevila, Agrelo, Cornet, Novillo Corvalán, etc. Centenario partido de los Conservadores locales que justifican las críticas de quienes dicen que Macri es la derecha, el «neoliberalismo», la Oligarquía, etc.
    Motes desactualizados, pero que conducido por un partido con esa tradición es difícil de desmentir

Dejar respuesta