Región Centro apunta a bloques vecinos (era del diálogo interregional)

Los mandatarios provinciales Juan Schiaretti (Córdoba), Miguel Lifschitz (Santa Fe) y Gustavo Bordet (Entre Ríos) mantuvieron ayer una Junta de Gobernadores de la Región Centro en la capital santafecina.

santa-f-los-gobernadore_475608La Casa Gris, sede del gobierno provincial santafecino, fue el escenario en el que ayer los mandatario provinciales de Córdoba, Juan Schiaretti, Santa Fe, Miguel Lifschitz, y Entre Ríos, Gustavo Bordet, dieron lugar a la Junta de Gobernadores de la Región Centro.
Creada hace más de dos décadas pero con pocos resultados destacados en su haber, la Región Centro es una vez más reflotada por sus tres estados provinciales miembros. En esta oportunidad, la mira de los gobernadores se ha fijado sobre la cooperación inter-regional, enfocándose en los posibles convenios de colaboración tanto con otros bloques regionales vecinos que les permitan ampliar sus posibilidades productivas y comerciales.
Colaboración inter-regional
Uno de los principales ejes de cooperación acordados por los tres gobernadores es la mejora de la comunicación y el transporte entre sus provincias y para con las regiones vecinas, tanto en términos viales, ferroviarios y fluviales. El corredor bioceánico que une los puertos del sur brasilero con los del centro y norte de Chile, así como la hidrovía “Paraguay-Paraná” son dos proyectos primordiales para las tres provincias.
Para ello, los mandatarios se propusieron avanzar en acuerdos con distintos bloques subnacionales, como la Región Norte Grande de Argentina, la macroregión Atacalar (que une a provincias del centro-oeste de Argentina con la región chilena de Atacama), la Comisión Regional de Comercio Exterior del NEA (Crecenea) y el Consejo de Desarrollo e Integración Sur de Brasil (Codesul).
Además de los tres jefes provinciales, participaron también el vicegobernador de La Rioja, Victor Bosetti, los cónsules chileno y uruguayo, autoridades brasileras y los funcionarios cordobeses Carlos Massei, ministro de Gobierno, y Carlos Alesandri, secretario de Integración, entre otros.

Inmersos en la era del diálogo
La enésima ronda de anuncios al respecto de la Región Centro no sorprende cuando se la enmarca en el actual clima de la “era del diálogo”, que se despertó tras el traspaso de mando a nivel nacional de diciembre pasado.
La práctica política de los acuerdos y la cooperación entre instancias gubernamentales de distintos niveles (nación, provincias y municipios) como entre entidades dentro de un mismo nivel se ha multiplicado en la medida que atraviesa los límites partidarios.
En el caso de la Región Centro, se trata de tres estados subnacionales gobernados por partidos distintos y hasta enfrentados en otras instancias. El santafecino Lifschitz pertenece a las filas socialistas, pero comanda un gobierno de coalición con el Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica.
Sus dos colegas, por su parte, provienen de las filas peronistas, pero de dos bloques que se han enfrentado antagónicamente en la última década. Mientras el entrerriano Bordet aboga por el bloque de gobernadores justicialistas que todavía sostienen la existencia del Frente para la Victoria, el cordobés Schiaretti y su predecesor José Manuel de la Sota se mantuvieron suficientemente al margen de la experiencia de la “década ganada” como para recibir el mote de antikirchneristas.
A pesar de los diferentes colores partidarios, potenciar la producción, atraer inversiones que generen nuevos puestos de trabajos y ampliar los mercados para sus productos son necesidades transversales e igualmente atractivas para todos ellos.
La trascendencia económica-demográfica y política-electoral del bloque es suficiente respaldo para avanzar en procesos de integración sin temer a trabas por parte de la administración nacional, con la cual intentarían continuar manteniendo el buen clima de las relaciones. La diversidad (y casi incompatibilidad) partidaria de los tres mandatarios garantiza que en la Casa Rosada no nazcan ansiedades o temores al respecto.