Alertan sobre las emisiones de deuda de las provincias

Córdoba, por ejemplo, colocó US$ 725 millones. El riesgo es el destino que se le de a los fondos que se consiguen en el exterior.

emisión-monetaria-001El financiamiento externo obtenido en los últimos meses por siete provincias –entre las que se cuenta Córdoba- a través de la emisión de bonos en moneda extranjera, alcanza a 4.950 millones de dólares, lo que aumenta el stock de pasivos provinciales que a fines de 2015 representaban sólo 3,8% del PBI, según un estudio de la consultora Ecolatina.
Buenos Aires tomó 2.250 millones; CABA, 890 millones; Córdoba, 725 millones; Mendoza, 500 millones; Neuquén, 235 millones; Chubut, 50 millones y Salta, con 300 millones, salieron al mercado, alcanzando así un monto total de 4.950 millones de dólares en menos de cuatro meses.
El análisis plantea que tras el acuerdo del gobierno nacional con los holdouts, el perfil de las colocaciones de deuda mostró importantes “mejoras” que se reflejaron en varias secuencias de este proceso de financiamiento.
En marzo, previo al cierre del conflicto en la justicia de Nueva York, la provincia de Buenos Aires emitió deuda a ocho años al 9,4% anual; tres meses después lo hizo a diez años al 7,8% y así, las provincias colocaron bonos en los mercados a tasas de entre 7% y 8% anual (a excepción de Salta, que salió en medio del Brexit, y pagó una tasa del 9,1%), con un plazo promedio de ocho años, describe el reporte de la consultora.
Sin embargo, Ecolatina admite tener reservas sobre este proceso en virtud de que “la masiva emisión de deuda de las provincias lleva a preguntarnos cuáles son las razones y el margen para acumular deuda de dichas jurisdicciones”.
“Aun cuando el nivel de endeudamiento es bajo, utilizar los dólares obtenidos de una manera imprudente puede tener efectos negativos en las finanzas provinciales”, sostiene. De acuerdo a los datos disponibles al tercer trimestre de 2015, el stock de pasivos de las provincias representaba 3,8% del PBI y, al descontar la deuda con el gobierno nacional, este resultado se reduce a 2,4% del PBI.
El reporte sostiene que los vencimientos de deuda este año de las provincias son mínimos, de modo que las últimas emisiones no responden a un escenario de roll-over (refinanciación), por lo que las provincias han generado un incremento neto de la deuda cercano al uno por ciento del PBI, aprovechando el apetito de los inversores internacionales.
El informe indica que “más allá de las emisiones realizadas, persiste una necesidad de recursos que podría impulsar nuevas colocaciones de deuda por parte de las provincias”, porque “si bien desde 2010 el conjunto de las provincias presenta déficit financiero, las necesidades de financiamiento se han potenciado por la recesión y algunas medidas del gobierno nacional”.

Nuevo acuerdo
En línea con la situación del sector público Nacional, en los últimos años se observó un deterioro del resultado fiscal de las provincias. Según las estimaciones de la consultora sobre los datos oficiales llegan al tercer trimestre de 2015, el año pasado el resultado consolidado de los gobiernos sub-nacionales arrojó un déficit financiero de $ 23.800 millones. Ello representa un rojo de 0,4% del PBI, cuando en 2014 había representado 0,1% del producto.
Este deterioro fiscal obedeció al fuerte incremento del gasto primario (+35% interanual en 2015), que superó la expansión de los ingresos totales (+32% interanual).El aumento de las erogaciones responde a mayores gastos de capital, principalmente asociados a inversión real directa. Asimismo, dentro de los recursos se destacó la suba de los ingresos tributarios (+32% interanual), con aquellos de origen nacional creciendo 33%i.a.y los propios (provinciales) al 31% interanual.
La administración de Mauricio Macri trajo consigo algunos cambios en la relación fiscal de las provincias con la Nación. Por un lado, en el marco de llevar adelante una política más contractiva, el gobierno nacional recortó los recursos no automáticos girados a las provincias. Durante los primeros cinco meses del año, las transferencias de capital desde el Sector Público Nacional no Financiero (SPNF) a provincias cayeron 9,1% interanual en términos nominales. Asimismo, las transferencias corrientes treparon 37,9% interanual, en línea con la inflación.
En el avance hacia un esquema más federal, el gobierno nacional firmó un acuerdo para devolver a las provincias (en cinco años) el 15% de la coparticipación que éstas cedieron en los ’90 a la Anses.