UNC avanza con normalización de nuevas Facultades

El Consejo Superior aprobó el martes el método por el cual se postularán candidatos a Decanos Normalizadores de las dos nuevas Facultades (Ciencias Sociales y Ciencias de la Comunicación).

consejo-uncEn una medida que se convierte en el puntapié inicial del proceso de normalización de las dos nóveles Facultades de Ciencias de la Comunicación y de Ciencias Sociales, el Consejo Superior de la UNC aprobó ayer una resolución estableciendo el mecanismo por el cual se elaborarán sendas nóminas de candidatos a ocupar la responsabilidad de decano normalizador en cada una de ellas.
La aprobación se dio tras una ardua discusión que presidió el vicerrector Pedro Yanzi Ferreira, la cual obligó a los consiliarios a sesionar hasta altas horas de la noche.
El mayor punto de conflicto se daba en torno al mecanismo de propuesta de candidatos, ya que el kirchnerismo pretendía que sólo los oficialismos de las nuevas Facultades, a través de sus respectivas mayorías en los cuerpos colegiados, nominasen un posible decano normalizador para cada caso, evitando que otros sectores pudiesen proponer alternativas.
La resolución aprobada prevé que la nominación se realice en los diez días siguientes a la aprobación, como una garantía de celeridad ante las comunidades de las nuevas unidades académicas.

Camino a la normalización
La propuesta del oficialismo fue presentada por el decano Jhon Boretto, quien explicó el mecanismo planteado por el proyecto de resolución.
La metodología consistirá en que los consejeros de los respectivos cuerpos colegiados (Consejo Consultivo en el caso de Ciencias de la Comunicación; Consejo Consultivo de la Escuela de Trabajo Social, Consejo Asesor del Centro de Estudios Avanzados y Directorio del Instituto de Investigación y Formación en Administración Pública, en el caso de Ciencias Sociales) podrán elevar postulantes para ponerlos a consideración del Consejo Superior.
Los docentes propuestos deberán cumplir las mismas condiciones que el Estatuto exige para un Decano ordinario, pero tendrá además que contar con el aval de al menos tres consejeros. Cada una de las dos nuevas unidades académicas deberá elevar al menos tres nombres y, en caso que no lo hiciera, el Rector podrá completar la propuesta con nombres a su libre consideración.
Posteriormente, el Consejo Superior deberá elegir de entre los nombres propuestos, sin poder agregar otra alternativa.
El mecanismo elegido garantiza que las distintas expresiones políticas de cada Facultad pueda expresar su parecer al respecto del proceso de normalización. Por el contrario, la propuesta del bloque kirchnerista consistía en permitir la elevación de un único nombre para cada caso, el cual surgiría solamente de la mayoría de cada unidad académica.
Las nombres de los postulantes ingresarían al Consejo Superior a finales de la próxima semana, momento a partir del cual los consiliarios podrán abocarse a discutir los perfiles y propuestas de cada candidato.



Dejar respuesta