Smata y empresarios metalúrgicos apoyan ley de autopartes nacionales

El consejo directivo nacional del Smata explicó en un comunicado de prensa que “el sindicato está a punto de lograr la aprobación de un proyecto de ley de su autoría para fortalecer y desarrollar el autopartismo de producción loca

autopartistasEn Córdoba el proyecto de ley de autopartes nacionales que se trata hoy en el Congreso, despierta interés tanto en los industriales metalúrgicos como en el Smata. De hecho, los trabajadores mecánicos de todas las ramas y sectores se concentrarán a las 16 para respaldar la sanción de la iniciativa sindical, que refrendará y respaldará el propio Ejecutivo nacional. El eje de la propuesta es que, en diez años, el 55 por ciento de las autopartes deberán ser de fabricación nacional.
El consejo directivo nacional del Smata explicó en un comunicado de prensa que “el sindicato está a punto de lograr la aprobación de un proyecto de ley de su autoría para fortalecer y desarrollar el autopartismo de producción local, comprometiendo a las terminales automotrices locales con la compra de autopartes, sistema de autopartes, herramentales, moldes y matricería a cambio del otorgamiento de un bono electrónico de crédito fiscal”.
“Ese beneficio podrá ser cedido a terceros y servirá para el pago de impuestos nacionales”, agrega. El proyecto procura resolver el problema creado por el desfasaje de producción e integración local de autopartes, que en los últimos años fue cubierto en un 50 por ciento por Brasil -cuyos autopartistas tienen desde el 1 de enero de 2013 los beneficios del ‘Innova Auto’- y, el otro 50, por autopartes provenientes de extrazona.
Los sindicalistas indicaron que cada punto porcentual a recuperar en la integración de piezas representará 5 mil nuevas fuentes de trabajo y que “si aumentase la integración en tres puntos se generarían 15 mil empleos y, en 10 puntos, se sumarían 50 mil trabajadores para producir y percibir salarios dignos”.
El Smata asegura que aunque “las terminales no pueden estar ajenas a la globalización, esa realidad no debe impedir la búsqueda de alternativas para promover el desarrollo de productos nacionales que generen nuevas fuentes laborales en el país”.
Insiste en que que los beneficiarios del régimen serán las empresas productoras de automóviles, utilitarios, camiones, chasis con y sin cabina y ómnibus, así como los productores de motores, cajas de transmisión y autopartistas productores de conjuntos que posean un establecimiento industrial radicado en el territorio nacional, expresó la organización.
Las empresas -con participación gremial signataria del convenio colectivo- asumirán “el compromiso de no reducir la cantidad de personal” y, siendo una realidad que muchas de las compañías autopartistas tienen limitaciones de acceso para financiar las inversiones necesarias, el gremio propuso en la ley determinar “la figura del anticipo en el cobro de los beneficios para que sean destinados al desarrollo de los autopartistas, financiando inversiones en capacidad y herramentales, con garantías previas”.
La iniciativa prevé sanciones ante incumplimientos, a los que clasifica según su importancia en “leves o graves”. La Secretaría de Industria y Servicios, dependiente de la cartera de Producción, será la autoridad de aplicación del régimen.
“Al votar este proyecto, los diputados lo harán por más industria, más trabajo en el país, más valor agregado y posibilidad de consumo. Se mostrará un Estado que genera incentivos y premia a quienes apuestan por la Nación. Se estará proyectando un futuro basado en el desarrollo industrialista”, agrega Smata.
La iniciativa también es avalada por la Cámara de Industriales Metalúrgicos. Su presidenta, Isabel Martínez, sostiene que el proyecto es “bueno. Buscamos que aumente el anticipo para el desarrollo de nuevos productos, igual que el subsidio para la nacionalización, porque ayudaría a compensar un poco el desfasaje con Brasil”.
El último informe de Actualidad Industrial que publicó la Unión Industrial Argentina se señala que “en el primer cuatrimestre del 2016, se observó un incremento en las cantidades importadas del orden del 9%, de las cuales un 95% corresponde a bienes industriales”.
El informe técnico aclara que “dado a la caída de la producción industrial que viene exhibiendo en los últimos meses, este mayor volumen de compras externas no corresponde a una mayor demanda de insumos del sector”.



Dejar respuesta