PRO vs. Campo, la pelea menos pensada

El proyecto de cesión de tierras pertenecientes al INTA en la ciudad de Marcos Juárez disparó una polémica interna en Cambiemos. Nicolás Massot, autor de la iniciativa, reconoció un error en los fundamentos. Voceros del ejecutivo lo rechazaron.

nicolas-massotLa ciudad de Marcos Juárez es considerada en el PRO una especie de joya de la corona. Fue el primer municipio que, allá por el año 2014, le dio una victoria a Mauricio Macriy se constituyó en una prueba viviente de que su partido era algo más que un fenómeno porteño.
Además, aquellas elecciones locales de la localidad del sudeste cordobés fue el primer antecedente de lo que luego fue la alianza Cambiemos a nivel nacional. El actual intendente, Pedro Dellarossa fue impulsado por una alianza entre el radicalismo y el macrismo mucho antes de la célebre convención de Gualeguaychú.
En aquel momento, el entonces jefe de gobierno porteño Mauricio Macri desembarcó en tres oportunidades para sostener a su candidato. El plan de los estrategas del PRO fue “nacionalizar” la elección y demostrar de esta manera la constitución de una fuerza política capaz de penetrar en todo el país.
El éxito macrista en Marcos Juárez se debió a una conjunción de factores. Además del potente armado político y que Dellarossa es el heredero de una estirpe de gran predicamento, los estrategas de la alianza PRO-UCR supieron catalizar el malestar de los sectores rurales, dominantes en esa ciudad, con el gobierno nacional.
Por otro lado, el apoyo de Macri no se expresó solo en aportar su imagen y recursos publicitarios. Una de las promesas centrales de la campaña fue el financiamiento de unas 200 viviendas sociales por medio del Banco de la Ciudad de Buenos Aires. Paradójicamente, la ejecución de esta propuesta ha envuelto a dirigentes de primera línea del oficialismo nacional en una curiosa polémica.
La discusión estalló cuando Nicolás Massot presentó un proyecto de cesión gratuita de unas 152 hectáreas de tierra que hoy pertenecen a la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) del Inta en favor de la municipalidad de Marcos Juárez. Los terrenos serían destinados a la construcción de las viviendas sociales prometidas en la campaña electoral.
La Estación Experimental Agropecuaria INTA Marcos Juárez, en particular su laboratorio de Biotecnología de Trigo y Soja, es considerado un centro de excelencia y vanguardia en cuanto a investigación científica orientada a la producción agropecuaria intensiva. Por esto, la iniciativa generó una resistencia inmediata en los sectores relacionados con la actividad.
Además, los fundamentos del proyecto de Massot, presidente del bloque del PRO en la cámara de diputados de la nación, serían suscriptos sin dudar por los activistas anti-campo. “Las tareas de producción agropecuaria -como la plantación de soja- desarrolladas por el Inta, deberían estar restringidas, ya que las mismas implican la utilización de agroquímicos. La agricultura es una práctica altamente contaminante, por lo que genera desequilibrios indeseados en el medio ambiente” reza un párrafo del mismo.
En otro tramo, el diputado nacional sostiene que “cualquier sustancia química destinada a combatir seres vivientes, lógicamente impactará afectando en forma negativa la salud humana, como así también el medio ambiente” para luego agregar que pueden causar “la muerte, y en algunos casos la extinción, de especies animales así como también la contaminación en el agua que posteriormente se utiliza para su consumo”. Ni los activistas que rodean la planta de Monsanto se animaron a tanto.
El tono de los argumentos provocó la reacción de funcionarios de la cartera de Agricultura del gabinete nacional. Néstor Roulet descalificó el proyecto y declaró que no es compartido por el ejecutivo nacional. El presidente de la comisión de agricultura de la cámara baja, el massista Gilberto Alegre, también cuestionó los fundamentos por carecer de toda rigurosidad científica.
Hasta la propia presidenta del bloque de concejales del PRO de Marcos Juárez, Sara Majorel, salió a despegarse. “Repudiamos los fundamentos de Nicolás Massot para acceder a esas tierras. Los argumentos han sido totalmente equivocados; nos sorprende sobre todo viniendo de un Gobierno que sin ninguna duda está a favor del campo y tiene una mirada positiva hacia los productores” dijo la concejala.
Parece haberse tomado su tiempo para leerlo ya que, horas antes, escribió en su cuenta personal de Facebook: “Nicolás Massot, jefe del bloque de Diputados oficialista, nos confirmó que ya entró a la Cámara nuestro proyecto de donación de las tierras del INTA, muy importante para desarrollar nuevos barrios.”
Ante las críticas, el presidente del bloque de diputados macrista admitió su error y aseguró que los fundamentos serán corregidos. Todavía se desconoce qué suerte correrá la parte resolutiva del proyecto de ley que prevé la cesión de las tierras del INTA.



Dejar respuesta