Juez (comedido) quiere declarar en el caso López

En una curiosa presentación, el senador Ernesto Martínez –presidente del Frente Cívico de Córdoba- le manifestó al fiscal Federico Delgado que recibió una comunicación telefónica del embajador en Ecuador, quien le encomendó que le transmitiera “de manera urgente” su conocimiento sobre hechos relacionados a la pesquisa.

Por María Viqueira
[email protected]

Luego de que la policía detuviera a José López, el ex secretario de Obras Públicas durante la totalidad de la gestión kirchnerista, fiel a su estilo, el cordobés Luis Juez hizo declaraciones.Luego de que la policía detuviera a José López, el ex secretario de Obras Públicas durante la totalidad de la gestión kirchnerista, fiel a su estilo, el cordobés Luis Juez hizo declaraciones.
El afecto del ex intendente por las cámaras es conocido y a horas de que trascendiera el escándalo se puso en escena.
Así, aseguró que durante su gestión en la ciudad no llevó a cabo un plan para levantar 2.500 viviendas en más de 27 hectáreas, para barrio Liceo, como tenía previsto, porque López y Julio De Vido le impusieron trabajar con Electroingeniería, una de las tantas firmas que prosperaron durante la “era K”.
“Era una práctica de corrupción instalada”, dijo el representante diplomático.
Juez no se quedó ahí y, como es su costumbre, disparó una frase picante: “Ahora, la historia, el tiempo y Dios permiten ver que el relato tramposo no era popular ni nacional y que el pueblo le importaba tres carajos”.
Según el embajador argentino en Ecuador, cuando ya tenía “todo resuelto” y se disponía a hacer un llamado a licitación nacional e internacional por las dimensiones del proyecto, los emisarios del entonces presidente Néstor Kirchner le plantearon que los trabajos iban a ser ejecutada por Electroingeniería.
Ayer, luego de que el fiscal Federico Delgado le pidiera al juez Daniel Rafecas el procesamiento con prisión preventiva de López por presunto enriquecimiento ilícito, se conocieron novedades del dirigente.
Al parecer, ni la distancia ni sus obligaciones como embajador impidieron que se enfocara en el caso, ya que no se contentó con expresar ante los medios que fue presionado por funcionarios de Kirchner.
En una curiosa presentación, el senador Ernesto Martínez –presidente del Frente Cívico de Córdoba- le manifestó a Delgado que recibió una comunicación telefónica del actual representante diplomático, quien le encomendó que le transmitiera “de manera urgente” su conocimiento sobre hechos relacionados a la pesquisa.
Además, el legislador plasmó en su escrito que esos sucesos se dieron durante el mandato de Juez en la Municipalidad de Córdoba, entre el 2003 y el 2007, y que, en lo central, se relacionan con “el direccionamiento de la obra pública por parte de López hacia ciertas empresas”.
Según la misiva, Juez estima que su aporte es trascendente y se puso a disposición del representante del Ministerio Público en caso de que considere pertinente citarlo a prestar declaración testimonial.
No es la primera vez que el dirigente cuestiona el papel de Electroingeniería. En el 2009, le pidió al entonces fiscal Manuel Garrido que investigara los “negociados” del ex primer mandatario con la firma y dijo que siempre era favorecida en las obras viales.
Tiempo después, en el 2012, mientras ocupaba una banca en la Cámara Alta, también se refirió al episodio de las viviendas en barrio Liceo y volvió a acusar a Kirchner de ser socio de Electroingeniería para beneficiarse personalmente con fondos del erario público.
Pese a que Juez simpatizó abiertamente con el fallecido presidente, a quien recibió con pompa en la ciudad, en el 2004, poco después de que asumiera el mando del país, y a que su partido integró la “canasta del kirchnerismo” en las elecciones legislativas del 2005, rompió con esa fuerza en el 2007, cuando perdió la gobernación con Juan Shiaretti.
Desde Ecuador, el ex senador no pierde oportunidad para que su punto de vista se difunda en casos resonantes.
Antes del encarcelamiento de López, sorprendido en flagrancia, con un fusil, mientras intentaba ocultar nueve millones de dólares, relojes y otras divisas en un convento de General Rodríguez, y aunque la trama de los procesos por corrupción apunta a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en abril opinó que la imputación de la ex mandataria por supuesto lavado de dinero fue “apresurada”.
También dijo que la medida sonaba a revancha. “Necesitamos una Justicia justa. Lo peor que podemos creer es que necesitamos una Justicia macrista”, disparó el ex senador en una entrevista que dio desde su “exilio” en el país gobernado por Rafael Correa.
Juez no se privó tampoco de hablar sobre la incriminación del presidente Mauricio Macri, luego de la filtración de datos bancarios secretos (los “Panamá Papers”), que detallaron que figura como director de una sociedad offshore desde 1998.
El embajador lo criticó por su reacción y aseguró que debió haber tenido una “respuesta distinta” y “más rápida”.
“A mí me dijeron que tenía 5 millones y le pedí al fiscal que me impute. Esa era la forma de defenderme, con la investigación”, sostuvo el histriónico político, que hace seis años fue sindicado como presunto titular de tres cuentas en paraísos fiscales, una pesquisa que no pasó a mayores pero generó revuelo.



Dejar respuesta