CGT logra consenso gremial y forma frente anti-Macri

La invitación de la central obrera que conduce José Pihen para movilizar el próximo viernes en contra del aumento a las tarifas logró reunir a todo el espectro gremial.

Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

CGT logra consenso gremial y forma frente anti-MacriLa unidad en la acción del frente gremial cordobés parece ser más efectiva que la unidad en los papeles. La CGT Regional y CGT Rodríguez Peña volvieron a conjugar sus voluntades para conformar un bloque antimacrista que este viernes marchará por la calles de Córdoba para reclamar en contra del aumento a las tarifas que impulsó el gobierno de Mauricio Macri.
La invitación a la marcha llegó también al segmento de los sindicatos que no están alineados con ninguna de central. De esta manera el bloque gremial cordobés inaugurará el segundo semestre del año –aquel señalado por los especialistas de la Casa Rosada como el de la recuperación económica- con una medida de fuerza de peso. Una decisión que los diferencia de la pasividad que muestran las cúpulas nacionales luego del acto del Día del Trabajador a fines de abril.
La CGT Regional Córdoba dio el puntapié inicial con la medida de fuerza. La central que conduce José Pihen anunció el lunes esta movilización en el marco de un plan de acción que viene desarrollando desde hace varias semanas, preocupados por la incertidumbre económica y el incremento en los precios y tarificas. En el último tiempo, sus iniciativas (como el acto conmemorativo del Cordobazo) contaron con el respaldo de los gremios encuadrados en la CGT que comanda Julio Mauricio Saillén. Esta vez no será la excepción.
El viernes los gremios movilizarán más que sus cuerpos orgánicos. Surrbac por ejemplo, sin interrumpir el servicio de recolección, extendió la convocatoria a todos l os afiliados, indicaron desde el gremio. Por su parte Luz y Fuerza Capital aún definía la modalidad de adhesión. Desde Buenos Aires, Gabriel Suárez, el titular del gremio, señaló a Alfil que lo resolverían en las próximas horas.
La CGT Regional Córdoba, además de todos sus gremios afiliados (más de 60), también anunció la participación de las 10 regionales de la provincia (Villa María, San Francisco, Río Cuarto, Villa Dolores, Cruz del Eje, Bell Ville, La Carlota, Laboulaye y Huinca Renancó). Por la central Rodríguez Peña concurrirán Surrbac, Suoem y Luz y Fuerza, entre otros.
La adhesión de los gremios del segmento no alineado, entre los que se encuentra AOITA, UOM y AGEC estaría casi confirmada. Ayer Pihen se comunicó con varios dirigentes para convidarlos a la movilización.

Unidad en juego
Para Pihen la movilización tiene múltiples sentidos amén del estrictamente gremial. En primer lugar es una oportunidad para refrendar su rol de conductor de la CGT Regional Córdoba. Una función que pusieron en cuestión los sindicatos no alineados, otrora socios de esta central.
La amenaza a Pihen es clara: estos gremios buscan una nueva elección si se normaliza la CGT Nacional. La preocupación esta puesta en las gestiones que se puedan entablar en Buenos Aires.
El 22 de agosto es la fecha señalada por las tres centrales nacionales para realizar el congreso normalizador en el estadio de Obras Sanitarias de Capital Federal. Por el momento no hay ninguna certeza de la forma de gobierno que tendrá la Confederación: si será contará con un sólo secretario general o estará comandada por un triunvirato que conjugue la voluntad de los tres líderes principales: Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo.
Exportar un gobierno tripartito podría ser una solución salomónica para el caso cordobés. Mientras tanto quienes tienen la titularidad de las centrales –Pihen y Saillén- cultivan un diálogo fluido.

Conveniencia SEP
La movilización tiene un destinatario secundario: el Panal. Se trata de una cuestión puntual del SEP, ya en este momento tiene varios puntos donde le reclama al gobierno provincial. La situación de los contratos que se vencen en agosto, la reapertura de la paritaria y el conflicto en el sector salud, el área donde más complicado está el SEP, son tres ejes importantes.
Desde el SEP afirman que hay cerca de 3.500 trabajadores en condición precaria. La precisión -requerida varias veces por este diario tanto a la Provincia como al gremio-, no pudo ser contrastada. Se trata en la mayoría de contratados que fueron “negociados” en varias oportunidades con la administración anterior y aun no tienen resolución definitiva. Ayer el SEP realizó movilización al complejo Pablo Pizzurno para reclamar por esta situación.



Dejar respuesta