AFA, entre renuncias y desmentidas

La final perdida ante Chile por la Copa América Centenario no hace más que desnudar una interna sin precedentes en el fútbol argentino. Segura aclaró que nunca dimitió y todos ruegan que sea Messi quien revea su postura.

bomba-en-afaEsto no tiene nada que ver con el penal que Lionel Messi pateó a las nubes o el anunciado remate el Lucas Biglia a las manos de Bravo, para que Chile levantara la Copa América Centenario. AFA demostró ser más mamarracho que nunca y terminó mostrando la hilacha en un torneo internacional de jerarquía, prolongando la sequía en títulos pero sobre todo, dimensionando una sobrada incapacidad dirigencial por parte de aquellos que se sienten impunes en los escritorios. Que Messi haya presentado su renuncia a la Selección en parte tiene que ver con aquellos que lo dejaron solo en la hora más amarga, sumado al golpe de cuatro finales perdidas, no obstante, la intervención de FIFA, la presencia de síndicos y las elecciones postergadas la dan marco a un papelón institucional cuyas consecuencias se seguirán pagando. ¿Y Segura? ¿Renunció o no? Al final, ¿Hubo una amenaza de bombas en el edificio de AFA?

Confusión
La noticia se esparció por todos lados. Ya el titular de AFA Luis Segura no se encontraba en terreno norteamericano en tiempos de la final, porque obligadamente retornó al país en el marco de su procesamiento. Las primeras horas del lunes, con la amargura de la final perdida, se conoció una versión que con el paso de los minutos, tomaba en teoría la versión de oficial. Segura había renunciado a su cargo como presidente de AFA.
El tema es que AFA se encuentra en su peor momento. “Esto con Julio Grondona no pasaba”, repiten algunos en los pasillos, y vaya verdad que tiene. Al final, el propio ex mandatario de Argentinos Juniors, quien accedió al poder tras la muerte de “Don Julio” no dimitió. “»Si hubiese renunciado lo diría sin ningún problema. Confirmo oficialmente que sigo siendo el presidente de la AFA para dejar de lado versiones maliciosas», sostuvo Segura, casi enojado por los rumores sobre su situación. Hubiese significado un papelón mayúsculo habida cuenta de que su mandato termina este jueves. Dos días antes de esa fecha, sería ridículo, pero en ámbitos de AFA, cualquier versión no debe relativizarse, porque impera el reino de lo impredecible.
Segura tiene vigencia hasta el 30 del corriente, pero como los comicios fueron postergados, y la intervención de FIFA lo inhabilita en funciones, al final una comisión normalizadora se hará cargo de la administración del ente madre del fútbol argentino. Hasta que haya transparencia o garantías institucionales suficientes como para llamar a elecciones. Eso podría darse en no más de un año. El Comité, que tendrá cinco o siete integrantes, actuará en este lapso y tendrá como principal objetivo, al margen de la administración de las actividades diarias, la transición política para el llamado a nuevas elecciones hasta el 30 de junio de 2017 como plazo máximo. De todas formas, la renuncia y la desmentida posterior de Segura agrega confusión a un ámbito que solo sabe de incertidumbres. Cada vez más.

¿Y la bomba?
No se trataba precisamente de una primicia, una noticia “bomba”. Resulta que un llamado anónimo a las oficinas de Viamonte al 1300 alertaron sobre un supuesto atentado con explosivos, motivando casi la salida de emergencia de todos los dirigentes. Segura fue uno de los primeros en llegar a la calle, mientras se negaba a declarar ante la prensa. “Por favor, saben que yo hablo siempre, pero ahora no quiero hablar”, se excusó. Una nueva confusión.

Abandonados en New York
Segura retornó al país después de que se conociera la noticia de su procesamiento, y la intervención por parte del ente madre del fútbol mundial. No estuvo con el grupo. El grueso de los dirigentes lo acompañaron. En caso de que Argentina hubiera ganado la Copa América Centenario. Segura y su séquito se hubiese fortalecido, dentro de una sociedad que mira solo resultados y no procesos ni proyectos.
Entonces, entre la síndica Servini de Cubría y el nuevo presidente “normalizador” o “interino” Damián Dupiellet, juez Federal del partido bonaerense de Morón, descansan los destinos de AFA hasta nuevo aviso. Dupiellet fue dirigente encumbrado del club Ituzaingó, de la Primera C, y tuvo que renunciar a un cargo de magistrado en rigor de evitar la incompatibilidad de deberes como funcionario público. Y además figura a cargo de la comisión de la disciplina Futsal en AFA.
De Segura, nada. Ni de Hugo Moyano. Ni de Daniel Angelici. NI del representante cordobés Armando Pérez. Mucho menos de Marcelo Tinelli, quien ya se bajó hace rato de la compulsa para comandar al fútbol. No se habla ya de la Superliga de equipos poderosos, ni del torneo de 30 equipos. La presión es otra.



Cansancio de Messi
Este grupo de dirigentes logró que Messi se cansara. Muchos deberían renunciar ya, y sin embargo, quien lo hizo es el único que debe seguir. Hasta el DT Gerardo Martino bien podría evaluar un replanteo con posibilidades de dimisión. De hecho, es lo que se habla en los trascendidos. Pero que Messi lo haya anunciado, es un despropósito.
“Otra vez demorados en Houston, qué desastre es AFA”, colgó Messi en su cuenta de Ia red social Instagram al otro día de golear a Estados Unidos en Semifinales y tras convertirse en el máximo goleador de la Selección Argentina, con 55 conquistas.
Al rato, su amigo Sergio Agüero lo respaldó: “Te banco amigo, nos vamos en micro al hotel, sin cenar”. Evidentemente, sean logísticas o no, hay deficiencias. La AFA intentó despegarse mediante un comunicado oficial, argumentando desde razones climáticas hasta desentenderse de la logística, que figuraba a cargo de la organización de la Copa. Pero hubo otros factores. Como el hecho de que los futbolistas tengan que viajar al otro día tras la final, a la noche, para dar inicio a sus vacaciones.
Pero solo Claudio “Chiqui” Tapia figuraba en Estados Unidos. Como representante o no se sabe qué. El presidente de Barracas Central, yerno de Moyano. Con Rafael Savino, Portell, Lemme, Silva, Spinosa y Raposo también investigados, se van quedando afuera del tablero todos los resabios del “Grondonismo residual”. Lo que tienen que saber los dirigentes es que por Messi hay apoyo adhesión mundial, por las redes sociales y en todos los ámbitos. Si Segura renuncia, lo más probable es que no haya ningún tipo de conducta similar, ni para que revea su postura ni para que cambie de parecer.



Dejar respuesta