UNC: Juri hace frente a barbarie opositora por estructura rectoral

El Consejo Superior de la UNC aprobaría en la tarde de hoy la nueva ordenanza orgánica del Rectorado. A pesar de los cambios a la redacción original, la oposición pretende persistir en sus interrupciones al funcionamiento del cuerpo.

hugo juriEn la jornada de hoy, se llevará a cabo la tercera sesión del Consejo Superior de la UNC que presidirá el rector Hugo Juri. A cincuenta días de haber tomado las riendas de la Casa de Trejo, el nuevo oficialismo aprobaría la nueva estructura orgánica del área central, que abarca las secretarías y “áreas de gestión” dependientes del Rectorado.
Lo que usualmente es entendido como una herramienta básica para el desarrollo de cualquier gestión, sea universitaria o puramente estatal, se convirtió para los universitarios en una batalla sin límites, en la que el grupo opositor kirchnerista ha torpedeado sin escrúpulos el funcionamiento institucional y democrático del principal órgano de gobierno colegiado de la UNC.
unc estructura rectoralTras una primera sesión fallida, en la que los estudiantes K de La Bisagra y La Mella tomaron por la fuerza el control del recinto, con la ayuda poco inocente del Partido Obrero, la bancada que respalda al rector Juri decidió extender el debate sobre la ordenanza en cuestión por otras cuatro comisiones.
Un mes más tarde, con el debate agotado y un texto mejorado y corregido, las amenazas de interrupciones a la sesión del Consejo Superior volvieron a la escena. El colectivo denominado Alerta Educativa en Córdoba, constituido por una entente de agrupaciones y sectores kirchneristas que cuenta con el apoyo de los cuatro claustros universitarios anunció una poco casual manifestación desde Plaza España hasta el Pabellón Argentina en coincidencia con el horario de la sesión.
Sin embargo, desde el oficialismo hacen saber que esta vez no habrá medias tintas, pues la extendida discusión sobre el articulado propuesto ha permitido abroquelar los matices internos. Además, el recambio parcial de los consiliarios (participarán de la sesión los docentes, no docentes y graduados electos durante mayo) le permitirá a la bancada oficial contar con una mejor posición en términos de votos.

Propuesta innovadora
El texto que se aprobaría esta tarde en el Consejo Superior incorpora al funcionamiento del Rectorado nuevos espacios de gestión inexistentes hasta el momento. Se trata de las “áreas de gestión”, nombre con el que se denominó a estos espacios tras posponer la propuesta original de llamarlos “vicerrectorías” hasta tanto la misma se discuta y avale por parte de una Asamblea Universitaria.
Las mismas tienen por fin “facilitar el ordenamiento y organización de los grandes temas de la agenda universitaria, y promover la eficiente y eficaz implementación de las acciones definidas en el marco de las políticas de gobierno establecidas”, de acuerdo al texto propuesto.
Además, aquellos que ocupen dichas responsabilidades “deberán poseer antecedentes relevantes en la conducción y gestión de asuntos universitarios o extrauniversitarios, ser o haber sido decanos de Facultad o, en su defecto, poseer referencias de destacada envergadura”.
Juri ya cuenta con un equipo “fichado” para ocuparlas: en Asuntos Académicos, la decana de Odontología, Mirta Lutri; en Gestión Institucional, el decano de Ciencias Agropecuarias, Marcelo Conrero; en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, la exdecana de Ciencias Químicas, Miriam Strumia; en Extensión Universitaria, el exdecano de Ciencias Médicas, Gustavo Irico; y en Planificación Institucional Estratégica, la exdecana de Arquitectura, Elvira “Bibi” Fernández.
La creación de estas estructuras es la principal excusa esgrimida desde el bloque kirchnerista para justificar su barbárico accionar. Incluso, la decana de Famaf, Mirta Iriondo, presentó a título personal una iniciativa que pretende establecer como incompatible el ejercicio de una responsabilidad decanal con “el ejercicio de funciones dentro de la estructura de gestión del Rectorado”.

Final de una época
Cuando en 2013, la Asamblea Universitaria fue convocada para elegir al sucesor de la exrectora Carolina Scotto, los dos principales candidatos a dicha responsabilidad (Francisco Tamarit y Alfredo Blanco) sostenían su candidatura bajo la denominación de Cambio Universitario, espacio que se conformó en la primera mitad de la década pasada como plataforma para enfrentar a la entonces hegemónica Cooperativa.
Al repetirse la instancia de renovación de autoridades este año, solo el exrector Tamarit mantuvo la ya histórica denominación, mientras que el ahora rector Juri fue apoyado por una coalición denominada Otra Universidad Es Posible.
Dos meses más tarde, el acta de defunción definitiva de Cambio Universitario parece haberse sellado, pues el bloque kirchnerista que encabezan el decano de Filosofía y Humanidades, Diego Tatián, y la decana Iriondo ha comenzado a utilizar con una nueva denominación para referirse a sí mismo.
Con reminiscencias del Opus Dei, la oposición optó por el nombre La Obra, utilizándolo para firmar documentos justificativos de sus acciones en contra de la actual gestión.
De esta manera, el bloque K parece haber decidido por despegarse finalmente no solo de la etapa que encabezó la exdiputada Scotto en alianza con el radicalismo, sino también del fallido trienio que lideró Tamarit, a quien buscarían desconocer para evitar hacerse cargo de la situación legada a la nueva gestión.



Dejar respuesta