Francisco ¿jefe de la oposición?

Cada día un nuevo leño se añade al fuego. Ahora ha sido la comedia de enredos protagonizada por una entidad que goza de la predilección de Francisco, como Scholas Ocurrentes.



Por Gonzalo Neidal
[email protected]

FRANCISCO_CRISTINA_KICILLOF_MORENO¿Qué le pasa a Francisco con Macri y con la Argentina?
Cada día aparece una nueva desmentida o una nueva aclaración que nos ratifica que entre el Santo Padre y el gobierno argentino está todo bien. Pero inmediatamente se conoce una nueva acción que nos confirma que entre Francisco y Macri las cosas no marchan como el presidente argentino desearía.
Francisco, Arzobispo de Roma y Jefe del Estado Vaticano, está empeñado en tener un alto perfil en la política argentina. Y lo está logrando. Hombres y mujeres de los tres poderes desfilan por la Santa Sede, que se está transformando en una nueva Puerta de Hierro. Cada paso que da el Papa es interpretado como un gesto de animosidad para con el presidente y su gestión. Y hay motivos para que sus movimientos sean leídos de ese modo.
Todos saben de la formación peronista del Papa, de su vecindad con el grupo Guardia de Hierro allá en sus años mozos, de su simpatía hacia el movimiento fundado por Perón y su coincidencia cultural con el concepto populista de la política y la economía. El peronismo siempre ha confesado su preocupación por los pobres aunque no siempre sus políticas hayan mejorado su condición. También la Iglesia los tiene entre sus principales preocupaciones.
Francisco parece ver a Macri como un niño rico puesto a hacer política por hobby y, además, parece comulgar con la idea de que en la Argentina únicamente el peronismo puede gobernar sin conflictos explosivos.
Resulta increíble que altos referentes del kirchnerismo, que maltrataron, insultaron y despreciaron a Bergoglio, ahora se muestren chupamedias con Francisco y éste los acepte regocijado. Y que, además, el Papa reserve su ceño fruncido para quienes mantenían con él una buena relación en tiempos en que Néstor y Cristina lo rechazaban y acusaban, a través de sus escribas, de colaborar con la dictadura militar y entregar sacerdotes a las fauces de la represión.
Así, los enemigos de Bergoglio ahora forman el Club de Admiradores de Francisco, que se muestra complaciente con ellos. Y al revés: quienes eran sus amigos en los años duros, ahora son mirados con hosquedad desde la cúspide del alto cargo vaticano.
Cada día un nuevo leño se añade al fuego. Ahora ha sido la comedia de enredos protagonizada por una entidad que goza de la predilección de Francisco, como Scholas Ocurrentes. La entidad solicitó un aporte millonario al gobierno y, una vez que éste se lo concedió, el Papa lo rechazó. Una torpeza política celestial, en el mejor de los casos. Uno podría preguntarse para qué piden el dinero si luego lo rechazan. Las respuestas a esta pregunta son todas malas. ¿No previó Su Santidad que el favor solicitado le sería concedido? ¿O pensó que Macri rechazaría su pedido? ¿No contó con la suficiente capacidad de anticipación como para prever lo que luego le pareció inapropiado? ¿A qué está jugando Francisco?
De más está decir que este hecho fue recibido con amplia alegría en la prensa y en los políticos opositores, sobre todo en los vinculados a Cristina. Ellos sienten que Francisco le está marcando la cancha al gobierno. Incluso Axel Kicillof tomó también como referencia al Papa y salió a decir que “el gobierno va en la dirección contraria a la que predica Francisco”. El Papa y la Iglesia local se empeñan en mostrarse con personajes críticos al gobierno tales como Guillermo Moreno, Luis D’Elía, Fernando Esteche. El Papa acaba de nombrar en un importante cargo en el Vaticano a Juan Grabois, conocido por su fervor anti Macri.
Y así, cada día una nueva información que va marcando un itinerario que ubican al Papa en un comportamiento inapropiadamente activo en la política argentina, dada su investidura.
Además, tanto oficialismo como oposición ven al papa ubicado frente al gobierno, en una actitud de juicio severo si no de franca hostilidad hacia el gobierno.
Esta es la percepción más o menos generalizada. Si no se corresponde con la realidad de sus sentimientos, Su Santidad debería comenzar a pensar que hay algo en lo que no está siendo infalible.



4 Comentarios

  1. Che Gonzalo Neidal, podrían uds ser menos obvios con el chupamedismo a mugricio. Te faltó escribir »el excelentísimo», o »el ‘unico» jaja. Que querés con estos salames de Alfil, y su aparato radical devenido a centros de estudiantes..

  2. Atención creo que hoy como en un cuento de Conan Doyle,en un convento abandonado, cuidado por una anciana moja de más de noventa y. Seis años
    Lugar de consuetudinarias visitas de jararcas K,Hemos encontrado la boca del un lavadero mundial de dinero negro, la punta del ovillo,que guarda fantásticas historias del despojo del país.

  3. ¿Y no será que el «fastidio» del Papa proviene del trabajo esclavizante en los talleres clandestinos y el accionar delictuoso de Macri en la jefatura de gobierno de C.A.B.A.?. No estoy defendiendo a funcionarios kirchneristas que han delinquido pero no debemos enceguecernos ante el hecho de que los antes candidatos, ahora funcionarios electos, tenían abundante cantidad de causas judiciales abiertas en Buenos Aires.

Dejar respuesta