Facturas diferenciadas de De la Sota al PRO

El ex gobernador reprochó a dirigentes del macrismo su participación en la campaña electoral de Río Cuarto. Apuntó contra el Jefe de Gabinete pero se cuidó de excluir a Mauricio Macri de las críticas.



Por Marcos Duarte

De la Sota cuchillos Macri“Hay un Justicialismo que no hace oposición sin causa al gobierno nacional. Critica, apoya y propone, y gana elecciones”, escribió José Manuel de la Sota en su cuenta de twitter apenas conocidos los resultados que le otorgaban una amplia victoria a su candidato en las elecciones municipales de la segunda ciudad de la provincia.
Este primer mensaje pareció tener como destinatarios a los referentes del justicialismo nacional que se esforzaron por interpretar el resultado electoral como un mensaje de la ciudadanía al presidente de la nación. Rápido de reflejos, el ex mandatario provincial salió a desmarcarse de esta lectura de los comicios. “Trataría de dejarlo afuera al Presidente de este resultado negativo que tuvo Cambiemos ayer. Si uno tiene un Presidente que lleva seis meses aspira a que pueda corregir el rumbo, resolver los problemas, que no se están resolviendo bien” dijo en declaraciones a radio Continental.
Sin embargo, De la Sota cargó fuerte contra algunos ministros del gobierno nacional. La imputación principal fue haberse inmiscuido en una campaña municipal donde, según sus palabras, no se ponía en juego la gestión de Mauricio Macri. “Estuvimos muy visitados, como si no tuvieran ningún problema que resolver en el país” dijo destacando su condición de residente riocuartense.
La referencia tiene que ver con la sucesión de miembros del gabinete presidencial que arribaron a la ciudad del sur provincial para empujar al candidato de la coalición Cambiemos, Eduardo Yuni. El blanco privilegiado del ex gobernador fue el jefe de gabinete de ministros, Marcos Peña, a quien criticó en duros términos. “El jefe de Gabinete debería preocuparse más por conducir al gabinete nacional para resolver los problemas del país, que meterse en campañas electorales” arremetió una vez confirmada la victoria definitiva de Juan Manuel Llamosas, dirigente del riñón de De la Sota. Para concluir, sugirió que el funcionario es inexperto y no tiene las condiciones requeridas para el cargo que ocupa.
El propio Llamosas abonó la línea de su mentor político. El intendente electo de Río Cuarto sostuvo que Cambiemos apostó por nacionalizar una campaña que tenía características locales. Esta definición esconde un reproche por romper el pacto tácito que el gobierno de la provincia había establecido con la administración nacional en el que se ambas partes se comprometieron a no participar activamente de la disputa por el Palacio de Mojica.
“El vecino de Río Cuarto es muy autónomo y pensante, por eso es muy sabia la Carta Orgánica municipal de separar la elección local de las nacionales y provinciales. La estrategia del candidato oficialista de la alianza PRO-UCR fue nacionalizar la elección, vinieron muchos ministros y funcionarios”, sostuvoLlamosas en diálogo con Radio Ciudad. En el mismo sentido, el recientemente electo intendente afirmó que el presidente de la nación está “mal asesorado”.
Las razones de que los dardos de De la Sota y sus leales solo apunten al entorno de Mauricio Macri y, en particular, a Marcos Peña son varias. En primer lugar, a los dirigentes de Unión por Córdoba no les interesa entrar en un conflicto político con el gobierno nacional mientras el presidente siga gozando de apta aceptación. Saben que el triunfo en Río Cuarto se debió principalmente a razones locales y se cuidaron durante toda la campaña electoral en no aparecer como una alternativa opositora.
Además, el gobernador Juan Schiaretti da las puntadas finales a un trabajoso acuerdo mediante el cual podrá conseguir los fondos necesarios para financiar el déficit de la caja de jubilaciones provincial. Esta negociación con el ejecutivo nacional no puede ser puesta en riesgo por las heridas de una campaña electoral. Es más, en virtud de este pacto, los diputados leales al justicialismo cordobés se aprestan a votar junto al oficialismo nacional el próximo miércoles cuando se trate la mega ley de pago a los jubilados.
Por otra parte, tampoco es una casualidad que el ex gobernador apunte a Peña quien, además de ser quien coordinó el apoyo del gabinete al candidato de Cambiemos, representa a un sector del gobierno reacio a la negociación con el peronismo en sus distintas variantes. En contraposición, y para que la sangre no llegue al río, el propio Schiaretti se encargó de reivindicar al ministro del interior Rogelio Frigerio, que representa el ala dialoguista y principal interlocutor de los gobernadores peronistas.



Dejar respuesta