Audiencia por ex Batallón con denuncias por “politización”

La Corporación América, propietaria del predio, sostiene que quienes se oponen al desarrollo inmobiliario pretenden que el bien se convierta en “un pulmón verde que nunca fue”.



Ex batallon 141

En un marco de tensión entre los puntos de vista de los actores involucrados, hoy se llevará a cabo la segunda audiencia pública por el destino de las 24 manzanas que conforman el ex Batallón 141.
Mientras los ejecutivos de Corporación América, del Grupo Eurnekian, hacen hincapié en su condición de legítimos propietarios y alegan que el desarrollo tiene “licencia social”, los vecinos de la zona sur de la ciudad se oponen al plan por varias razones; principalmente, porque sostienen que las 22 hectáreas deben anexarse al Parque Sarmiento, ya que es la única posibilidad para que ese espacio sume superficie.
Cabe recordar que el inmueble era un predio militar nacional que se transfirió a la Provincia. En el 2007, el ex gobernador José Manuel de la Sota se lo vendió al grupo Eurnekian. Luego, durante la administración del ex intendente Luis Juez, fue declarado “reserva verde” y, posteriormente, Ramón Mestre, vía convenio urbanístico, autorizó en diciembre del 2012 el cambio de uso de suelo, permitiendo la construcción de 440.000 metros cubiertos.
También hubo una causa en la Justicia Federal, que, cautelar mediante, paralizó la actividad, mientras se investigaba la presunta comisión del delitos de lesa humanidad en el lugar.
El acuerdo que firmaron el municipio y la Corporación América regula un “uso mixto” del predio; es decir, determina que el 40 por ciento podrá destinarse a edificación comercial y de viviendas y que el resto será “verde”.
Además, establece que la desarrollista podrá construir viviendas en altura de hasta seis pisos y que, como contraprestación, la mitad del bien deberá ser un espacio público y conectar al Parque Sarmiento con la avenida Cruz Roja. En tanto, prevé que construya una planta de cloacas y tres nudos viales: Riccheri y Cruz Roja; Los Incas y Cruz Roja y Los Incas y Deodoro Roca.
Los particulares, organizaciones y referentes políticos que se oponen a las obras resaltan que, de concretarse, la población de la zona se duplicaría, sumando 14 mil habitantes, más la gente que circulará por la intensa actividad comercial que habrá en el sector.
Según le adelantaron a Alfil los vecinos de los barrios Jardín; Jardín Espinoza; Rogelio Martínez; Revol y Revol Anexo que asistirán a la audiencia, plantearán argumentos en diversos sentidos. Así, señalaron que se referirán a las implicancias jurídicas de la cuestión, vinculadas a la forma en que se vendió el predio; al cambio del uso de suelo (de reserva verde a destino residencial y comercial) y urbanísticas, relacionadas a la problemática del tránsito en la zona, a la red cloacal y a los servicios.
Concretamente, su objetivo es que la Secretaria de Ambiente no le otorgue a la firma la licencia ambiental. En caso de que su reclamo no sea atendido, están dispuestos a ir ante la Justicia.
La “movida ciudadana” en contra del plan del grupo Eurnekian comenzó hace dos años, en la red social Facebook, y desde el mes pasado los interesados comenzaron a reunirse en improvisadas asambleas, con el apoyo de centros vecinales (como el de Alberdi, Villa El Libertador, San Martín; Güemes y Cofico), de organizaciones sociales y de algunos partidos políticos, como el Frente Cívico y FpV.
En la previa de la reunión, en la cual se tratará lo concerniente al impacto ambiental de las obras, los ejecutivos de Corporación América afirmaron que su plan tiene “licencia social y legitimidad” y pidieron que la cuestión no se use para dar “una batalla política”
Eduardo Mondino, vocero de la corporación en Córdoba, advirtió que la empresa no permitirá que una propiedad privada, adquirida en el marco de un proceso licitatorio iniciado en 2007, cuya venta estipulaba su finalidad inmobiliaria, sea convertida en “un pulmón verde que nunca fue”.
El ex Defensor del Pueblo de la Nación apuntó a la gestión del Frente Cívico en la ciudad y aseguró que fue durante la administración de Juez, posterior a la adquisición, cuando se declaró al sector como reserva verde. “El predio jamás fue un pulmón: Cuando era Batallón, era un terreno cerrado, sin acceso para la ciudadanía, y después de 2007 fue una propiedad privada”, remarcó.
Además, aseguró que si bien la compañía tiene disposición para hablar con los vecinos “cuantas veces sean necesarias”, no van a dialogar con “estructuras partidarias”.
Tomando en cuenta que 211 personas se anotaron para exponer en la audiencia, es poco probable que mañana se resuelva la cuestión y lo previsible es que se pase a un cuarto intermedio.
Actualmente, el terreno de 22 hectáreas es una suerte de basural a cielo abierto, con una descomunal población de ratas y otros roedores.
Pese a las atendibles preocupaciones de los pobladores de la zona, que temen que sus barrios cambien para siempre y que su ritmo de vida se vea alterado, lo cierto es que la superficie está en una zona con alto valor residencial.
A mediados de mayo, la Corporación América presentó el proyecto edilicio e informó que prevé invertir 1.000 millones de dólares en los próximos 10 años y contratar a unas 1.000 personas.
El propio Eduardo Eurnekian, titular del holding, expuso ante el gobernador Juan Schiaretti y el intendente Mestre.
Los detalles de la inversión y del proyecto se difundieron el jueves pasado, en un encuentro con periodistas, en el Sheraton Hotel, con antelación a la audiencia pública por el impacto ambiental, que será “la última de una larga etapa de presentaciones técnicas”, según indicó Mondino. Luego, comenzarían a licitarse cada las obras.
A mediados del año pasado, la compañía comenzó a trabajar en algunos sectores del terreno que le compró a la Provincia por 107 millones de pesos.



Dejar respuesta