AFA: El último que apague la luz

La renuncia de Tinelli y de todo su pelotón vuelve a poner en ridícula la interna de AFA

2016-06-05_TINELLILluvia de renuncias en AFA, nadie entiende nada. Nadie se hace cargo, ni con Superliga ni con nada. O manejo yo, o no maneja nadie. O no me gusta y me voy. Caprichos y egos. La cuestión es que a fin de mes iban a existir las elecciones en el ente madre del fútbol argentino, pero parece que van a ahorrarse el papelón con otro bochorno. Con los comicios postergados por 90 días, Inspección de Personas Jurídicas al borde de la acción punitoria, con amenazas de intervención estatal, quedó en claro que democráticamente aún no se ponen de acuerdo aquellos que toman decisiones. En simultáneo, Argentina disputa la Copa América Centenario en Estados Unidos, con riesgos de renuncias en su momento (ya disipados) pero nadie evita la vergüenza que mostraron los representantes, como niños que se niegan a dejar su juguete preferido.

«Por razones de índole personal he decidido retirar mi candidatura para las elecciones a Presidente de @afa», puso el usuario @Cuervotinelli, vicepresidente de San Lorenzo, quien protagonizó aquel infausto ballotage empatado en 38 con 65 asambleístas. No aprendimos nada después de ese infeliz e inmoral episodio.

Y le siguieron otras cuatro dimisiones, componentes del núcleo duro que propone la Superliga: anunciaron que también darán el portazo y dejarán sus cargos, es decir Rodolfo D’Onofrio (vicepresidente segundo), Daniel Angelici (secretario general), Matías Lammens (tesorero) y Víctor Blanco (secretario de selecciones).

De esta manera, los cuatro cumplen con el amago que habían hecho el lunes 16 de mayo en el predio de Ezeiza luego que el grupo “Ascenso Unido” con Claudio “Chiqui” Tapia y sus aliados no dieran quórum para tratar el futuro de la Superliga. Los dirigentes ya habían hecho vacío en la reunión del martes en la AFA, luego de ponerle unas horas antes fecha de fundación a la futura Superliga para el 21 de junio. Bochornoso



Es que hay algo político. Hugo Moyano, presidente de Independiente y líder perpetuo de la CGT sabía que se quedaba afuera de la Superliga, y entonces, con sus adláteres y acólitos del ascenso. Pusieron el grito en el cielo. Y en ese contexto, el conductor de TV no se sintió cómodo ni respaldado como para continuar con sus ambiciones proselitistas. La interna en el edificio de la calle Viamonte se hizo demasiado compleja en las últimas horas, con intervención por parte de la Inspección General de Justicia mediante durante un plazo de 90 días, renovable por el mismo lapso. En este contexto, el conductor optó por tomar distancia.

«Además comunico también mi renuncia indeclinable al cargo de Vice-Presidente Tercero de la AFA para el que fuera designado oportunamente». De todas formas, el conductor de ShowMatch enfatizó que continuará ligado al deporte: «Gracias a todos los dirigentes que me apoyaron. Ojalá en el futuro tengamos una AFA con orden, profesionalidad y eficiencia. Desde el día de hoy seguiré trabajando en San Lorenzo y en el armado de un proyecto superador en el fútbol, como creo que es la SuperLiga». Un cocktail impredecible. ¿Y ahora?

Segura no está seguro

«Mi renuncia está a disposición, como siempre» (Luis Segura, presidente de la AFA, desde los Estados Unidos). Claro, la selección Argentina se encuentra en Estados Unidos buscando un título oficial tras 23 años de anemia. Y desde los escritorios, parece que nadie se encuentra a la altura.

¿Qué hará Luis Segura al desembarcar en Estados Unidos? El presidente de AFA se negó a firmar las dos cartas para FIFA y Conmebol antes de embarcarse hacia San Francisco para acompañar al seleccionado en la Copa América. «Estoy pensando en volver y llamar a un Comité Ejecutivo de Urgencia. No descarto renunciar porque si esa es la solución lo hago en diez minutos», enfatizó Segura apenas llegó a territorio estadounidense.

¿Y FIFA? Vale destacar  que al final el presidente de los argentinos Mauricio Macri desistió de avanzar con la intervención. Los síndicos siguen igual trabajando, con la excusa de la poca transparencia de los destinos y fondos del dinero estatal de “Fútbol para todos” y otros manejos. Demasiado costo político hubiera sido dejar a la Selección Argentina, en mayores y juveniles, con dos años de sanción por esa injerencia del Estado prohibida por las reglamentaciones de FIFA.

En tanto, el moyanismo postergó para el martes próximo un cónclave de urgencia al que había convocado esta tarde para ver los pasos a seguir tanto en el frente interno como en el externo.

Nadie sabe nada. Ni qué va a suceder, ni el posible escenario, ni plan B. Demasiada politizada se encuentra AFA en los últimos años, con una presencia tan fuerte del Estado que parece digitar los pasos a seguir, con clubes fundidos y un financiamiento que sigue dejando oscuros pasillos con zonas grises.

Del “Fútbol para todos” del kirchenrismo, a la Súperliga profesional, a una AFA intervenida, elecciones postergadas y candidatos que prometieron cambios revolucionarios aunque al final renunciaron antes de la cuenta. Nadie quiere soltar el poder y otros no se animan al desafío. Segura ni se interesa en prorrogar su mandato provisoriamente hasta que algo se acomode. Son tan fuertes las internas y los intereses personales que al final, todos quedan perjudicados. Una Selección Nacional abandonada en Estados Unidos, en busca de un nuevo título oficial. Y su figura, procesado por evasión fiscal. Pero si la cabeza, la conducción, está pensando más en pelear que en construir, el final nunca puede ser auspicioso.



Dejar respuesta