Surrbac contraataca: denuncia penal contra el moyanismo

La presentación penal contra Pablo Moyano fue realizada por el secretario general del Surrbac, Mauricio Saillén, ante el fiscal federal Gustavo Vidal Lascano.

Por Gabriel Osman
[email protected]

p05-1El sindicato de recolectores de Córdoba (Surrbac) optó por aplicar el principio deportivo de que no hay una mejor defensa que un buen contraataque y presentó ayer una denuncia penal contra el moyanismo. Lo hizo específicamente contra Pablo Moyano, tal vez el más relevante vástago de la dinastía que ha sabido construir el principal zar del sindicalismo argentino, Hugo Moyano, y también contra funcionarios que en ese momento dirigían el INAES y la Superintendencia de Salud, por entonces controlados por un moyanismo encuadrado en el kirchnerismo y con su debida cobertura.
Pablo Moyano ha aprovechado en las últimas semanas la demora en la transferencia del servicio municipal para el pago de las debidas indemnizaciones a los empleados que prevé el convenio colectivo de trabajo vigente, consistente en que, cuando los empleados del servicio de higiene urbana son transferidos a una nueva patronal, se hacen acreedores automáticos de una muy expresiva cantidad de dinero (promedia aproximadamente $ 100.000 por trabajador).
La presentación penal contra Pablo Moyano fue realizada por el secretario general del Surrbac, Mauricio Saillén, ante el fiscal federal Gustavo Vidal Lascano. Se trata de un contraataque con munición gruesa, como que a las volanteadas del sindicato de los camioneros, Saillén se despachó con una serie de irregularidades que encuadran en las figuras de “estafa, enriquecimiento sin causa, incumplimiento de los deberes de funcionario público y asociación ilícita, entre otros”, delitos todo sancionados con prisión efectiva, en caso de que puedan probarse.
Con el patrocinio letrado del abogado Jorge Andrés Sánchez Del Bianco (y de Ricardo Moreno como querellante de parte), Saillén denuncia que por Convenio Complementario, de fecha anterior al 17 de junio de 2010, la Asociación Mutual de Trabajadores Camioneros 15 de Diciembre, Matricula INAES 1635 y la Empresa Córdoba Recicla Sociedad del Estado (Crese), acordaron que esta última (…) contribuirá por cada periodo mensual en que efectivamente reciba el reintegro establecidos por los Decretos N° 118/06 y 678/06, con una suma adicional del 10 % del monto efectivamente percibido (…) y que a cambio de dicho monto, el que se abonó desde junio de 2010 a abril 2012, la Mutual 15 de Diciembre (…) destinará estos importes a lograr la excelencia en la cobertura de salud posibilitando ampliar los tratamientos especiales y diferenciados de aquellas terapias, que su complejidad, costos y particularidades, no sean cubiertas por la Obra Social de Chóferes de Camiones. El destino de los fondos tendrá también como objetivo toda acción que haga al bienestar de los trabajadores y su familia, incluido el de toda inversión y/o gasto necesario para mantener y/o acrecentar el patrimonio de la Mutual y en especial lo siguiente: a) Asistencia para la compra de remedios, en el porcentaje no cubierto por la Obra Social para los trabajadores y su grupo familiar, es decir 30 % para todos los trabajadores comprendidos en el presente acuerdo. b) Dictado de cursos de capacitación laboral y profesionalización tendiente a mejorar la aptitud profesional de los trabajadores asociados a nuestra Mutual. c) Realización de actividades de formación profesional para hijos menores de los trabajadores. d) Asistencia medica ambulatoria para todos los trabajadores asociados a la Mutual”, entre otros beneficios.
La denuncia es porque dichas prestaciones “nunca fueron brindadas, ya que jamás los trabajadores que represento tuvieron tales beneficios, contando para dicho incumplimiento con el aval de los funcionarios que en ese momento dirigían el INAES, como así también de los funcionarios de Superintendencia de Salud, quienes omitieron maliciosamente ejercer el rol de contralor que por su función les correspondía, motivo por los cuales, considero que la inobservancia señalada encuadra en las figuras de estafa, enriquecimiento sin causa, incumplimiento de los deberes de funcionario público y asociación ilícita, entre otros, toda vez que mediante el ardid o engaño utilizado, en este caso en particular prometer prestaciones para los trabajadores, se han quedado con los fondos depositados probablemente dejándoselos a título personal, ya que no solo no brindaron ninguna contraprestación a cambio a nuestros afiliados en la provincia de Córdoba y seguramente tampoco a los de otras provincias del país, sino que ni siquiera rindieron cuentas a través de balances respecto de lo que se ha hecho con ese dinero. Asimismo, pongo en su conocimiento que a la fecha, pueden continuar configurándose los delitos señalados en relación a otras empresas que han suscriptos convenios similares”.
La guerrilla del moyanismo contra Saillén a través de volanteadas cabalga sobre la demora en la efectiva transferencia del servicio y el consiguiente pago de las indemnizaciones, y a las imposibilidades que ha tenido Pablo Moyano para recuperar el gremio. Concretamente, ni siquiera pudo presentar avales para su boleta en las últimas elecciones internas del sindicato (2014). Podría conjeturarse que Saillén impuso sus designios para que las autoridades de la Junta Electoral interna bloquearan la lista, pero esto no se condice con el 98,6% que obtuvo para su reelección contra un total del 99,5% de los votos emitidos.



Dejar respuesta