Delasotismo recordó autonomía a Massa (privilegió postura UPC)

El bloque de legisladores de UPC se abstuvo en la sanción de la ley antidespidos en Diputados y votó de manera autónoma al resto del interbloque de UNA, que la aprobó junto con el FpV.

DYN39El sexteto de diputados cordobeses (Claudia Rucci, Adriana Nazario, Agustín Calleri, María Eugenia Brezzo, Blanca Rossi y Juan Brügge,) tomó un camino diferente al resto del interbloque de UNA, que el jueves por la mañana votó a favor de la sanción de ley de doble indemnización que impulsó el Frente para la Victoria. La decisión de abstenerse de los embajadores de UPC en el Congreso ya se venía palpitando –sobre todo por la centralidad de Córdoba en la agenda nacional en los últimos días-, pero le restaba su desenlace.
La postura de los diputados del peronismo provincial podría ser interpretada como un gesto importante hacia la Casa Rosada. Una señal de Córdoba para mantener su condición de provincia con trato diferencial en Balcarce 50. Se trata de una relación que el gobernador Juan Schiaretti se encarga de abonar cada vez que puede, sin perder su hándicap de gobernador peronista.
Sin ir más lejos, el miércoles Córdoba fue sede de la segunda Cumbre de Gobernadores con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, donde la Nación anunció la devolución progresiva del 15 por ciento de coparticipación a las Provincia y Schiaretti insistió con la deuda para con la Caja de Jubilaciones.
Además, vale recordar que El Panal fue la base de operaciones de la primera gira del gabinete presidencial en el interior del país. El teléfono rojo entre Schiaretti y Mauricio Macri parece explicar en parte la abstención de los legisladores de UPC.
Los padres fundadores del oficialismo provincial – Schiaretti y José Manuel de la Sota- posiblemente hayan puesto en la balanza qué era más importante: preservar sin grietas el vínculo con Sergio Massa o conservar el favor presidencial.
La semana pasada la postergación de la sesión en Diputados dejó a Sergio Massa en el centro de la escena política. El ex gobernador también, aunque con menor exposición tomó protagonismo como socio de UNA.
El zigzag del tigrense desde ese entonces en relación a la ley lo dejó en una posición arriesgada. Massa apuntada a erigirse como el fiel de la balanza entre el FpV y Cambiemos para lograr la aprobación de su iniciativa.
Pero la jugada finalmente no prosperó. Cambiemos optó por no darle crédito sobre una ley que ya había anunciado iba a vetar y Massa se vio obligado a acompañar el dictamen del FPV para no quedar en off side con sus dichos tras ser uno de los artífices de la postergación de la sesión.
De la Sota eludió este tramo final de camino de cornisa y privilegió la posición de UPC por sobre la de UNA, bajo el costo de quedar asociado al oficialismo nacional por compartir el voto. Un riesgo que puede estar dentro de los cálculos.
Posiblemente, con el minuto a minuto, las posturas de los socios de UNA fueron madurando hasta cristalizarse a último momento. Hace dos semanas, en una nota de Alfil, el diputado Brügge decía: “Vamos a votar a favor de los trabajadores y las Pymes (…), “No es necesario que se introduzcan modificaciones al proyecto que salió de Senadores, podemos hacer un nuevo proyecto que contemple la situación de las Pymes”.
Las palabras adelantaban un voto a favor del por entonces dictamen de Senadores. A luz de resultado del tire y afloje en oficialismo, el FpV y Massa, los legisladores por Córdoba parecen haber revisado su posición
Ahora el peso específico de las pequeñas y medianas empresas en la ecuación de la ley antidespidos subió. “Se deja en una situación muy compleja más de 600.000 Pymes en todo el país, corrigió ayer el diputado y agregó: “Conceptualmente estamos a favor de los trabajadores”
La posición del delasotismo parlamentario en todo caso también puede ser una señal para Massa. Un recuerdo de la autonomía del bloque cordobés por sobre sus designios. UPC es una sociedad más antigua que UNA.



Dejar respuesta