Acuerdo Federal, aprobado con apoyo de una oposición dividida

La Legislatura sancionó el pacto de Schiaretti con los intendentes

p04-1El Acuerdo Federal firmado por el gobernador Juan Schiaretti y los intendentes de todos los partidos políticos fue sancionado ayer por la Legislatura. El bloque Unión por Córdoba tuvo el acompañamiento de partes de la UCR, del Frente Cívico y de Córdoba Podemos. Para exponer la división opositora, el peronismo impuso el voto nominal, justo una semana después de que, precisamente, se cuestionara al oficialismo por el conteo del resultado de una votación en el recinto.
La carta fuerte del oficialismo era que los presidentes de todos los bloques de intendentes que forman parte de la Mesa Provincia-Municipios suscribieron el 13 de abril el pacto con Schiaretti. Incluso, lo hizo el intendente radical Ramón Mestre.
Esto garantizaba al peronismo un amplio apoyo de la oposición, a excepción de los bloques de los partidos políticos que no cuentan con intendentes.
De todos modos, el convenio recibió fuertes críticas de todo el arco opositor, con denuncias de “aprietes” a intendentes y de tratarse de un acuerdo injusto para los municipios.
El peronista Germán Pratto aseguró que el Acuerdo Federal (por el que se descentralizan a los gobiernos locales obras y servicios) se trata de la búsqueda de “soluciones compartidas” entre la Provincia y los municipios, y de hacer “más eficiente” la ejecución de los recursos.
Otro oficialista, Julián López, dijo que el pacto es resultado de los “consensos”, y que es una “herramienta de previsibilidad para los intendentes”.
Desde la oposición opinaron muy distinto, hasta los que votaron a favor. Lo que más se escuchó es que se trata de un convenio que obliga a los municipios a renunciar a la deuda que la Provincia tiene con ellos a cambio de dinero que, después de todo, les correspondería por caminos coparticipables.
En el bloque de la UCR, de los trece miembros siete se abstuvieron y seis acompañaron el proyecto oficialista. Era previsible este desenlace porque el aguadismo había anticipado su crítica al Acuerdo Federal, y a su posición se plegaron otros legisladores del bloque.
Las principales espadas del voto positivo fueron los que en la cámara con más énfasis respaldan el proyecto provincial de Mestre: Orlando Arduh, Jorge Font y Miguel Nicolás.
Font sostuvo que observa en el peronismo una “actitud dominante, casi imperativa hacia los municipios”. “Parece que se buscara el sometimiento”, acusó. Lejos de cualquier clima de fiesta, terminó su discurso diciendo que los legisladores radicales “nos solidarizamos y acompañamos a los intendentes”. En el mismo tono, Arduh señaló: “Tengo la obligación de acompañar este acuerdo por mandato de nuestros intendentes”. Y Nicolás (quien votaría “no negativo” para no decir “positivo”, ironizando con el recordado caso de Julio Cobos en el Senado) reconoció que votar a favor le costaría “mucho”.
El PRO no se hizo demasiados problemas y sus tres legisladores levantaron la mano, pero en el Frente Cívico también hubo distintos criterios. Daniel Juez votó con el oficialismo y, notablemente, cuestionó las objeciones de la oposición. Dijo Juez que en la sesión estaba escuchando “interpretaciones caprichosas de aprietes y extorsión”. Juan Pablo Quinteros su compañero de bloque, insistió sin embargo en que Unión por Córdoba siempre arremetió contra los intendentes, y hasta recordó el caso de Luis Juez en la Municipalidad de Córdoba, entre 2003 y 2007. En el Frente Cívico, hubo cuatro votos a favor y dos abstenciones.
El bloque Córdoba Podemos, a su vez, registró cuatro votos positivos y tres abstenciones. Martín Fresneda levantó la mano subrayando que “muchos de nosotros somos peronistas y acompañamos desde esta doctrina”. Entre las abstencionistas estuvo Liliana Montero, llamativamente callada.
Lo más intenso llegó por el legislador vecinalista Aurelio García Elorrio.
“No puede sostenerse un día más este robo a los intendentes de la provincia de Córdoba, les están dejando de coparticipar recursos genuinos con el invento este de los fondos agregados al impuesto”, señaló García Elorrio, en referencia a que el coparticipable Impuesto Rural está desinflado y se han agregado fondos específicos.
“Estamos votando una ley contra el artículo 188 de la Constitución que establece el sistema de la coparticipación federal de impuesto provincia-municipio, el cual indica que el 20 por ciento de la coparticipación federal que la provincia reciba, es propiedad de los gobiernos locales”, indicó.
Con el acuerdo, aseguró, “Hay menos decisiones libres de los gobiernos locales, menos dinero para los gobiernos locales, más decisiones en manos del estado provincial, y más dinero en manos de la provincia sentando un antecedente peligroso: como no tengo dinero para financiar el déficit de la Caja de Jubilaciones, me apropio de dineros de propiedad de los gobiernos locales, aprovechando mi mucho mayor capacidad negociadora y la inutilidad de la vía del reclamo judicial”.