Sin alcohol

“Kokomo”, la canción que aportaron los Beach Boys a la banda de sonido de la película “Cocktail”, vuelve en versión electrónica gracias a los franceses Lilly Wood and the Prick, quienes lanzaron el tema como single y… como cortina musical de una campaña publicitaria de agua mineral Evian.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

ilustra-lilly-wood-and-the-prickHacia 1988, Tom Cruise era uno de los galanes más cotizados de la galaxia de Hollywood y desde la industria se requería incrementar su presencia en la pantalla con el fin de fogonear su atractivo para las chicas que pagaban su entrada al cine. Fue entonces que apareció el proyecto de la película “Cocktail”, un emprendimiento de la compañía Touchstone Pictures que le venía como anillo al dedo al actor, porque lo situaba tras la barra de un bar, como un bartender rompecorazones que tanto podía sacudir la coctelera como engatusar a la que se acercara a pedirle un trago.
En la evolución de la historia, el personaje principal, encarnado por Cruise, se desplaza hacia Jamaica, donde encontrará una colega capaz de enamorarlo. Allí en esa isla caribeña, las habilidades del bartender encontrarán un escenario ideal, enmarcado por playas paradisiacas y bellezas en trajes de baño. Y qué mejor música para acompañar a esas imágenes, que la de los inoxidables Beach Boys, esa banda oriunda de California que ambientó mejor que nadie tantas tardes de arena, sol y mar. Ellos aportaron allí el tema “Kokomo”, que versa sobre una ficticia playa estadounidense en la que los cuerpos se entregan mansamente a la insolación.
Pero claro, en 1988 los Beach Boys llevaban más de 20 años sin acertar con un hit que llegara al número uno de Billboard. Su etapa gloriosa había transcurrido en los años sesenta, cuando saltaron a la fama con sus canciones para surfers, hasta que en 1966 lanzaron “Pet Sounds”, un álbum que cambió la historia de la música y que en este 2016 celebra su cincuentenario. Poco después de publicar esa gran obra, Brian Wilson (compositor y cantante) entró en una turbulencia mental que lo obligó a alejarse de la formación. Y las cosas no volvieron a ser nunca como antes.
Hasta que, en 1988, Touchstone Pictures convocó a los Beach Boys para que hiciesen su aporte a la banda de sonido del filme “Cocktail”. Y el grupo no desentonó con “Kokomo”, cuyo sonido no experimentaba ninguna evolución con respecto a lo que había sido el estilo del grupo dos décadas antes. Por el contrario, la virtud de la canción era su tinte plenamente retro, que remitía a aquellos viejos tiempos de playas soleadas y enclaves turísticos en los que todavía no se habían superado todos los límites de contaminación y en los que quedaban muchos metros de arena entre un bañista y otro.
“Kokomo” ingresó sin demasiado esfuerzo al círculo cerrado de los grandes éxitos de los Beach Boys, que en ese momento llevaba mucho tiempo sin renovar su repertorio. De hecho, a esta altura esa canción bien puede pasar como uno de sus hits de los sesenta, sin que el público se dé cuenta de que pertenece a la etapa ulterior de la banda. Tras ese single, los Beach Boys volvieron a caer presa de la nostalgia, un ejercicio del que cada tanto los sacaba alguna versión o remix de sus piezas más esplendorosas.
Como ha ocurrido justamente ahora con “Kokomo”, que casi 30 años después ha sido reciclada por los franceses Lilly Wood and the Prick, quienes en 2014 habían accedido a un suceso global con “Prayer in C”. Sobre el ritmo electrónico de moda, las playas que iban mencionando los Beach Boys (Aruba, Jamaica, Bermuda, Bahama, Key Largo, Montego) actualizan la vigencia de aquella bucólica evocación. En ese entonces, la canción acompañaba la esgrima espirituosa de Tom Cruise. Y ahora, esta nueva “Kokomo” afrancesada sirve de cortina musical para la campaña con bebés del agua mineral Evian. La comedia también se repite como comedia… aunque ya sin alcohol.



Dejar respuesta