UNC: oportunismo opositor por denuncia sobre el Clínicas

La denuncia vertida por la diputada Martínez Villada (Cambiemos) en la Oficina Anticorrupción de la Nación sobre autoridades de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC, fue aprovechado ayer en el Consejo Directivo por disconformes de la gestión de Marcelo Yorio.

La denuncia vertida por la diputada Martínez Villada (Cambiemos) en la Oficina Anticorrupción de la Nación sobre autoridades de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCEl inminencia electoral que se vive en Ciudad Universitaria funciona como el mejor brasero para recalentar las discusiones en la UNC, como sucedió ayer en el Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Médicas.
A raíz de una denuncia presentada por la diputada nacional de la Coalición Cívica en Cambiemos, Leonor Martínez Villada, ante la Oficina Anticorrupción de la Nación contra las actuales autoridades de Ciencias Médicas y de su Hospital Nacional de Clínicas, una fogosa discusión se vivió en el órgano de cogobierno de dicha Casa de Estudios.
Uno de los consejeros docentes, que supo comulgar con el oficialismo decanal, decidió reprochar la situación al decano Marcelo Yorio, aparentemente movido por las especulaciones electorales con respecto a los comicios docentes que se llevarán a cabo el próximo jueves 5 de mayo.

Denuncia desprestigiada
En su primera participación mediática, la “lilita” Martínez Villada decidió replicar el aparentemente eficaz método de visibilización que su referente, Elisa Carrió, ha convertido en una insignia de su praxis política.
En el caso de Martínez Villada, decidió enfocar la mira de sus denuncias en el Hospital de Clínicas de la UNC, probablemente movida por el alto nivel de desconocimiento que la legisladora tiene en su provincia de procedencia.
De esta manera, en un escrito que supera las veinte carillas, la legisladora nacional expone su denuncia sobre supuestos sobresueldos que habrían sido cobrados por más de una decena de autoridades de distintos rangos de la Facultad de Ciencias Médicas, además de sembrar dudas sobre la utilización de refuerzos presupuestarios nacionales que la unidad académica recibió durante el último período de la gestión de la expresidente Cristina Fernández de Kirchner.
Entre los mencionados como responsables, se encuentran el actual decano Yorio, su predecesor, Gustavo Irico, y el secretario técnico de dicha unidad académica, Rogelio Pizzi.
Sin embargo, las razones para dicha jugada en los medios podría haber tenido otra motivación. La documentación recolectada y entregada a la secretaría de Ética Pública, Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, que desde diciembre encabeza la macrista Laura Alonso, habría provenido de su propio hijo, Tomás Moyano.
Lejos de adentrarse en la tarea investigativa, Moyano reviste un cargo de empleado no docente en el mismo Hospital de Clínicas, precisamente en el Departamento de Contrataciones, de donde provendría el respaldo a las denuncias de su madre.
Además, fuentes universitarias relacionan la denuncia de Martínez Villada a un supuesto enojo de la legisladora por la exclusión de su hijo (quien habría sido contratado gracias a las gestiones de su familiar directo Fernando Soria, por ese entonces director del Hospital de Clínicas) en los acuerdos paritarios entre el gremio no docente y el Rectorado, por el cual los empleados contratados obtienen su estabilidad.

Oportunismo electoral
A pesar de la deslegitimidad sufrida por la denuncia de Martínez Villada tras la difusión de los aparentes móviles de su denuncia, la misma fue objeto de discusión ayer en el Consejo Directivo de Ciencias Médicas.
En la sesión, el decano Yorio fue increpado al respecto por uno de los consejeros docentes, Raúl Belén, quien le requirió explicaciones sobre las denuncias de la diputada de la Coalición Cívica. Si bien Belén accedió a su banca en representación de los docentes auxiliares por la lista oficialista (Gestión y Recuperación Académica -GRA-), el médico ahora apoyaría a un armado opositor a la gestión que encabeza Yorio.
Conocedor de dicha situación, y advirtiendo el aparente oportunismo de Belén, el tono de la discusión en el recinto del Pabellón Perú se habría elevado hasta niveles que rozaron el escándalo. Sin embargo, de acuerdo a fuentes oficialistas, la jugada de Martínez Villada y el aprovechamiento de Belén no repercutiría en el desempeño del espacio en los comicios docentes del próximo jueves, en el que tendrían el impulso del triunfo del también médico Hugo Juri como rector.