Ni a las bolitas

En estos días de calor no hay nada mejor que dar una vuelta por las arboledas de Ciudad Universitaria, tomar un refresco y esperar que baje un poco la humedad. Algún generoso tereré seguramente ameniza el paisaje, tan repleto por estos días de jóvenes ingresantes llenos de ilusiones y hormonas exultantes.

logoUNC_1Mientras contemplaba con nostalgia esta fotografía, el periodista  a la caza de novedades de la próxima asamblea universitaria, se reunió con dos ex compañeros de cursada, ambos de militancias opuestas –uno morado y otro verde- para rememorar aquel dulce  placer del ocio universitario, ahora sin la angustia de algún examen.

Periodista: ¿Cómo andan amigos?

Compañero Morado: El calor me tiene a mal traer.



Compañero Bisagro: Hasta el 10 de diciembre estas cosas no pasaban.

P.: ¿Van a empezar así?

C.M.: Por suerte me dijeron que llega un cambio de tiempo.

C.B.: Seguramente lo decretaron.

P.: ¿Qué hacen por estos lados?

A coro: Estamos organizado la recepción para los estudiantes este fin de semana: eventos deportivos y culturales, fiestas… un día de diversión.

P.: Están a la caza de nuevas almas vírgenes con entusiastas ideales juveniles. Se me ocurre que lo harán el mismo día.

C.M.: Claro. No hay que darle ventajas el adversario.

C.B.: No te preocupés que ya la tenemos. Nos ayuda el señor que reparte globitos amarillos. Solo tiene que hablar.

C.M.: A nosotros nos pasó lo mismo estos años. No le quiero recordar los últimos resultados de las elecciones estudiantiles.

P.: ¿Y dónde lo hacen?

C.M.: En el Complejo Pizzurno.

C.B.: Y nosotros, que queremos a esta universidad pública, nos quedamos en la Ciudad universitaria.

C.M.: Nosotros vamos a tener pileta.

C.B.: Somos populares, manguera.

P.: Buenos muchachos. No me han dejado mucho. Recordé únicamente que a ustedes, los adversarios estudiantiles, no les gusta perder ni a las bolitas.



Dejar respuesta