CPCE: El modelo de desarrollo de este Gobierno no está claro



El informe del Consejo señala que las medidas instrumentadas hasta ahora impulsan las actividades extractivas. Preocupa la inflación y el endeudamiento.

cpce, mari acosta

Los economistas del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Córdoba alertaron sobre la falta de señales claras de cuáles son los ejes del modelo de desarrollo que instrumentará el actual Gobierno nacional. Por ahora, indicaron, no hay una orientación precisa de qué sectores productivos se buscan impulsar.

“No se ve claro el modelo de desarrollo –apunta Mary Acosta, integrante de la comisión de Economía del CPCE-. Todo parece descansar en la expectativa de inversiones extranjeras que llegarán a partir de la baja de retenciones”.

Señala que hay interrogantes respecto de que capitales se instalarían para producir para un mercado que se achica. En el caso argentino, el consumo cae por efecto de la inflación mientras que Brasil –siempre un “gancho” como motor para la región- no levanta cabeza y su crisis político económica se mantiene sin resolverse.

“La quita de retenciones, como las anunciadas para el campo y la minería, induce a las inversiones extranjeras a actividades puramente extractivas –agrega Acosta-. Son producciones en donde el riesgo es lo que se llevan; con los granos se exportan suelos y más de lo mismo es la minería”.

Otro aspecto remarcado por el trabajo del CPCE es cómo evolucionará el endeudamiento. “Hay que seguir de cerca el tema porque podría provocar desequilibrios, sobre todo si las colocaciones son a altas tasas, como ya ha sucedido”, indica Acosta. Un informe de la consultora Economía & Regiones proyectó en unos US$ 23 mil millones las necesidades de financiamiento nacionales para este año.

Por supuesto, a corto plazo la brasa caliente es la inflación: “Indudablemente ya está afectando el nivel de consumo y, además, impone presión a las próximas paritarias”. En la evaluación del CPCE ninguna de las medidas anunciadas por el Gobierno colaborarán en la estabilización y baja de precios.

Acosta indica que la aplicación informática de monitoreo “no tiene sentido porque a los consumidores no les sirve tener un producto más barato en un lugar y otro en la otra punta”. Además, subraya que hay oligopolios por lo que existen acuerdos sobre los valores de venta.

Respecto del frente fiscal, el reporte ratifica que la reducción de subsidios con el consecuente aumento de tarifas eléctricas no compensa la resignación de ingresos que realizó el Gobierno al bajar retenciones, subir AUH y los que dejará de percibir si –a cambio de limitar las paritarias- modifica Ganancias. “Este año no habrá mejora en el rojo fiscal”, resume Acosta.

Sobre las reservas, señalan que la suba es producto del canje de Letras instrumentado por el Banco Central con los bancos extranjeros. “Sin esa operación la baja continuaría; los exportadores están lejos de cumplir su promesa de liquidar unos 300 millones de dólares diarios”, manifiesta la economista.

El punto tiene relación con el tipo de cambio. También en ese campo, para el CPCE las definiciones dejan dudas: “El precio del dólar sube, lenta pero firmemente. No sabemos si es una decisión del Gobierno o simplemente si no sale a frenarlo para no provocar otro drenaje de reservas”.

IMPACTO NUEVAS TARIFAS

Acosta explica que la quita de subsidios a la energía eléctrica (todavía no hay definiciones sobre el gas) alcanzará también a la industria y al comercio, sectores que ya están afectados por la baja del consumo. “Lo terminarán trasladando a precios”, descuenta.

En el caso de Córdoba, las autoridades de la Epec adelantaron a representantes de la Unión Industrial que el cuadro tarifario registrará alzas de hasta el 100 por ciento, un incremento que está por encima de lo que esperaba el sector. La suba dependerá del nivel de consumo y de  la potencia requerida; hoy existe mucha disparidad en lo que pagan las fábricas.

La UIC calcula que el impacto de la energía eléctrica en los costos de producción es de entre uno y cuatro por ciento, dependiendo de la rama de que se trate. Las empresas que no consuman en horas pico de demanda y concentren el uso de la energía en el valle, tendrán menos aumentos.



Dejar respuesta