Schiaretti impulsa Pacto del Panal XL

El gobernador busca un nuevo trato con los intendentes; un acuerdo de gobernabilidad, según señalan importantes funcionarios de El Panal, que incluye la descentralización de fondos y programas.



PanalEn su discurso de asunción en la Legislatura, el gobernador Juan Schiaretti dio la primera pista sobre la nueva ingeniería que, pretende, articule la relación entre el Panal y los municipios durante su gestión. El último 10 de diciembre, el mandatario convocó a los intendentes y jefes comunales –oficialistas y opositores- a participar del gobierno. Un gesto importante, que ahora comienza a materializarse.
El gobernador busca un nuevo trato con los intendentes; un acuerdo de gobernabilidad, según señalan importantes funcionarios de El Panal, que incluye la descentralización de fondos y programas. La intención Schiaretti sería extender con esta herramienta dialoguista acuerdos con cada Municipio: una suerte de Pacto del Panal en versión extendida, XL.
Antes de que termine marzo –según aseguran importantes fuentes provinciales-, Schiaretti convocará a un número considerable de intendentes y jefes comunales y firmará con ellos una batería de acuerdos. Estos convenios se convertirán en la prueba material de la concordia que pretende lograr el gobierno provincial.
Si se toma la herramienta del pacto de gobernabilidad que inauguró el ex mandatario José Manuel de la Sota con el intendente capitalino, Ramón Mestre, y que Schiaretti se encargó de refrendar desde el primer día de gobierno, podría decirse que esta nueva iniciativa abreva en la visión de diálogo institucional. La propuesta busca extender sobre todo el territorio provincial la herramienta que más rentabilidad y estabilidad le dio al oficialismo.
Lógicamente hay diferencias entre el primero de los pactos y esta reversión extendida. El acuerdo entre De la Sota y Mestre estaba articulado en función de una convivencia política. Ahora, quizás por el perfil más administrativo del gobernador, la herramienta incorpora más componentes de gestión.
Schiaretti aseguró todos los frentes antes de lanzar esta propuesta. Fue paso a paso para concretar uno de los ejes principales para su gestión. En este sentido, articuló una secuencia de episodios en orden de importancia.
Primero procuró recomponer los lazos con la Casa Rosada. Algo imposible durante la administración kirchnerista que siempre destrató a la Provincia.
Como primera medida, Schiaretti apuntó a mantener un vínculo armonioso con la Nación como garantía de estabilidad. El gobernador fue el primero en ser recibido por Mauricio Macri y en el encuentro con el resto de los gobernadores ocupó un lugar privilegiado junto al presidente.
Aseguradas de las condiciones macroeconómicas de la Provincia y la liquidez en las arcas –fundamentalmente por la restitución del 15% de la coparticipación- , Schiaretti comenzó con la tarea local. El siguiente paso fue reeditar el Pacto del Panal y hacerlo extensivo a Río Cuarto y Villa María, entre otras ciudades.
Un día después de asumir, Schiaretti se reunió con Mestre para acordar el financiamiento de obras cloacales para la ciudad. Días más tarde hizo lo mismo en el Imperio del Sur con Juan Jure y luego con Martín Gill en Villa María. Aunque este último episodio tiene el componente de ser parte de la reconciliación K con el PJ provincial.
También desde el atril de la Legislatura en la apertura de sesiones ordinarias hizo dos anuncios que completan el concepto del Pacto del Panal ampliado: la reforma judicial y la reforma política. De ambos proyectos aun no hay mayores novedades, pero la voluntad del gobernador es dar la discusión este año, tal como dijo el 1 de febrero en el recinto.
Ahora el objetivo es rubricar convenios con la mayor cantidad de municipios para descentralizar fondos y programas (entre ellos se estima que el Paicor podría también formar parte del combo). Las metas políticas serían tres: federalizar los recursos provinciales, descentralizar la administración provincial y dotar a cada intendente con mayores herramientas ya que sobre ellos recaerá la responsabilidad de hacer cumplir y administrar cada uno de estos convenios.
Este desprendimiento de las órbitas provinciales a las municipales supone la consecuente contraprestación económica para poder llevarlas adelante.
Schiarertti lanza su versión extendida del pacto de gobernabilidad en medio de un contexto en que los intendentes comienzan a reclamar por un mayor respaldo económico para sus gestiones.
Se estima que esta semana o la próxima los intendentes de todos los colores serán recibidos en el Panal. Por lo pronto todos los sectores políticos ya fueron anoticiados de este acuerdo. Desfilaron por el amplio y luminoso despacho de la Casa Espejada intendentes peronistas y kirchneristas, radicales, vecinalistas y macristas.
La propuesta incluye descentralización de fondos y programas de manera equilibrada para cada municipio. La proporción de cada acuerdo estará en función de la coparticipación que recibe cada comuna.



Dejar respuesta