Radicales y macristas no descifran el enigma de Jure

Radicales y macristas alcanzaron una nueva coincidencia: nadie entiende a Juan Jure.



ilustra jure en su laberintoRadicales y macristas alcanzaron una nueva coincidencia: nadie entiende a Juan Jure. El intendente de Río Cuarto no pareció esforzarse demasiado para evitar la dilatadísima interna que se realizará el domingo 20 de marzo para elegir al candidato a sucederlo. La UCR expondrá a cinco precandidatos, en una batalla electoral que podría debilitar más que fortalecer las chances del ganador.
En sus declaraciones públicas de las últimas semanas, las previas al cierre del plazo de presentación de las listas, Jure dijo que lo mejor para el radicalismo era evitar la interna. Sin embargo, rehusó apostar por uno de los siete precandidatos originales, lo que habría eliminado, muy probablemente, a alguno de los otros aspirantes.
Las encuestas que tienen los radicales indican que, por ahora, el candidato peronista Juan Manuel Llamosas lleva unos puntos de ventaja sobre la alianza Cambiemos, que en Río Cuarto reúne a la Unión Cívica Radical, el PRO, el Frente Cívico y el Partido Socialista). Ese dato es un motivo de preocupación, mitigado porque la diferencia cae dentro del margen de error y porque, después de todo, Llamosas está en la calle hace meses y el oficialismo aún no salió.
Aunque no va por su reelección, en la UCR cordobesa se sorprenden de que el actual intendente de Río Cuarto aparezca como si fuera indiferente a una derrota. Así, por lo menos, lo confiesan en conversaciones que serán confidenciales mientras nadie quiera romper relaciones con Jure.
El radicalismo de Río Cuarto tiene un historial electoral casi perfecto; sólo perdió una vez, en 1999, la Intendencia, cuando la ganó Alberto Cantero. Dejar la administración en manos de un rival tiene algunos riesgos, como ser blanco de denuncias, además de que es un título interno el que continúe uno del propio partido.
Algunos radicales presumen que Jure podría tener alguna promesa de cargo público en la administración de Mauricio Macri, pero ni de ese modo lo comprenden. El riocuartense ya cumplió su ciclo político en su ciudad y ahora debería dar el salto al escenario provincial, para lo cual lo mejor es dejar la casa en orden. Jure aparece, por ejemplo, como un serio aspirante a ocupar un renglón expectable en la lista de candidatos a diputados nacionales.

En el PRO
En el macrismo hay también desconcierto. Afirman que la participación del PRO en la alianza sigue en pie, y que de ningún modo habrán de abandonarla. Pero también señalan que les desagrada tanto la forma en que termina su gestión Jure como el proceso interno.
Los macristas aseguran que el presidente de la Nación irá a hacer campaña activa por el candidato a intendente de Cambiemos sólo si la Unión Cívica Radical coloca alguien con reales posibilidades de ganar. No piensan exponer a Macri en un ambiente electoralmente hostil.
El jueves, el PRO tendrá una encuesta flamante que servirá para afinar las decisiones.



Dejar respuesta