La inflación divide aguas entre Macri y el dúo Massa-De la Sota

Los socios de UNA se diferenciaron del gobierno haciendo eje en la inflación. El cordobés exigió un “Pacto Social” mientras que el tigrense presentara una versión actualizada del “Índice Congreso” exhibiendo la falta de estadísticas oficiales. El peronismo “renovador” busca disputar el espacio opositor ante un PJ en plena ebullición.



Por Marcos Duarte
[email protected]

DYN33.JPGJosé Manuel de la Sota y Sergio Massa buscan su lugar en la reconfiguración del esquema político nacional. Ambos quedaron satisfechos de su performance en la maratón electoral del agitado año 2015 y pretenden constituirse en una alternativa real de gobierno.
Esta vez, el tema elegido por la dupla renovadora fue la inflación. En paralelo, ambos tuvieron iniciativas políticas y exigieron al Ejecutivo de Mauricio Macri acciones urgentes para frenar el incremento de los precios que se sintió durante el verano.
Sergio Massa sostuvo que la inflación “le está pegando a la gente en el bolsillo” y puntualizó que “diciembre, enero y febrero vienen siendo meses con un alto nivel de inflación y con pérdida del poder adquisitivo”. En el mismo sentido, eligió una comparación provocativa para ilustrar su opinión: “No puede bajarle las retenciones a la minería y no bajar el impuesto a las ganancias”, dijo el diputado nacional consciente que la eliminación de los derechos de exportación a las empresas mineras es una de las condiciones de los gobernadores peronistas en la negociación que, sigilosamente, desarrollan con el gobierno nacional.
Además, el ex candidato presidencial anunció la reactivación del Índice de Inflación Congreso. La tarea estará a cargo de Marco Lavagna, referente del equipo económico del Frente Renovador e hijo del ex ministro de Economía. La medición tiene un alto nivel simbólico ya que fue una de las iniciativas emblemáticas de los bloques opositores durante la gestión de Cristina Kirchner. Hasta noviembre, los referentes del macrismo, la UCR y el massismo sostenían este índice ante los cuestionados números que publicaba el INDEC controlado por Guillermo Moreno.
Massa sostuvo que realizarán el seguimiento de precios hasta que la nueva conducción del INDEC pueda reconstruir índice oficial creíble. Alfonso Prat Gay había sugerido que, hasta que esto se concrete, se guiarían por los porcentajes publicados por la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de San Luis.
Por su parte, José Manuel de la Sota volvió a utilizar la red social twitter para incidir en la agenda pública nacional. “Como candidato propuse un pacto económico social por 24 meses, antes de liberar cepo, bajar retenciones e impuesto a las ganancias. No lo hicieron…” escribió el ex gobernador. Luego, aseguró que “hoy tenemos el 4,1% de inflación en enero, que es un mal pronóstico para la economía y peor para los asalariados”. La propuesta incluye un acuerdo de precios, salarios, tasas de interés, niveles de emisión monetaria, aumento de impuestos y servicios por 24 meses. Además, postuló la necesidad de “un acuerdo con los gobiernos provinciales para mejorar sus índices de coparticipación, refinanciación de sus deudas y aportes para obras”.
El endurecimiento de la postura de los dirigentes de UNA tiene como contexto el proceso de reorganización del justicialismo nacional. Dentro de los denominados “renovadores” crece la certeza de que no existirán condiciones para una elección interna competitiva que les permitan pulsear por la presidencia del PJ. Además visualizan que los sectores contenidos en la estructura partidaria optarán por una conducción de transición hegemonizada por dirigentes moderados provenientes del kirchnerismo. Calculan que el kirchnerismo duro, que hoy presiona con la postulación de Jorge Capitanich, terminará cediendo ante la presión de los gobernadores e integrará en espacios minoritarios una dirección colegiada encabezada por el sanjuanino José Luis Gioja.
Si esta hipótesis se cumple, la alianza massista-delasotista optaría por fortalecer una estructura propia por fuera de los límites orgánicos del justicialismo. Massa dejó en claro desde el primer momento su pretensión de liderar un espacio más amplio que el peronismo y postuló a De la Sota como candidato para la presidencia partidaria. Este último nunca hizo pública su aceptación y, por el momento, no regresa de su extensa estadía brasilera.
De primar la tesis rupturista, el espacio UNA pugnará con el PJ clásico el espacio de la oposición al gobierno de Cambiemos. En ese camino deberá diferenciarse de las políticas del Ejecutivo para no perder terreno con sus adversarios aunque manteniendo su carácter dialoguista que lo diferencia del kirchnerismo duro. Este complejo balance será el eje de la estrategia en los próximos meses.
A modo de anticipo, De la Sota concluyó su filípica tuitera asegurando: “Cuándo propongo ideas, no ataco ni critico al actual gobierno. Lo apoyo en lo que creo hace bien y señalo lo que creo son sus errores. Hace mucho aprendí a buscar la unión nacional, y trabajo para que reconstruyamos la amistad social entre todos, gobierno y oposición”.



Dejar respuesta