Gracias, Luis

El filósofo contemporáneo Luis Barrionuevo gusta de desparramar sus reflexiones bajo la forma de sentencias inapelables.



Por Gonzalo Neidal
[email protected]

2016-02-14_BARRIONUEVO_MACRI_WEBEl filósofo contemporáneo Luis Barrionuevo gusta de desparramar sus reflexiones bajo la forma de sentencias inapelables.
Ya le conocemos varias. La más famosa de todas es esa por la cual evaluó que para que Argentina saliera adelante, los funcionarios debían dejar de robar al menos por dos años. Se trata de alguien que, seguramente, predica con el propio ejemplo. Alguien digno de aspirar a una próxima beatificación.
También fue él quien dio un mensaje de esperanza a la juventud y a los humildes cuando disparó: “En este país nadie hace plata trabajando”. Un canto al esfuerzo y al sacrificio personal como camino hacia una vida digna y con menos privaciones.
Este fin de semana, en la distensión de los almuerzos de Mirtha Legrand, Luis Barrionuevo tiró una nueva frase convocando a la reflexión de los argentinos. Dijo: “¿Cuánto dura el gobierno si nosotros salimos a la calle?”.
Gracias, Luis, por recordarnos que en este país tenemos democracia porque usted y personajes como usted, se contienen de salir a la calle.
Barrionuevo no hizo más que recordarnos lo fácil que es en este país voltear un gobierno. Un par de cortes de ruta, un par de miles de personas violentas concentradas en el centro de la ciudad. Piedras, vidrios rotos, fuego… y chau gobierno. Un poco de caos, un par de autos quemados y listo. Ni pensar si, además, hay muertes. Así de fácil es amenazar y así de fácil es, llegado el caso, proceder. Porque, seamos claros: si Barrionuevo y sus muchachos salen a la calle, no pasa nada. Se complica cuando ejercen la violencia y empiezan a romper, quemar y agredir.
O sea, mientras se come un bife en lo de Mirtha, Barrionuevo nos recuerda a nosotros, pobres giles que creemos en la democracia, que la división de poderes, el voto universal, la Constitución y otras antigüedades, en realidad le debemos a él y a otros como él que, por el momento, le tienen paciencia al país y han decidido no salir a la calle, la permanencia del gobierno en su lugar.
Lo peor de todo esto es que, probablemente, Barrionuevo tenga razón. Y razón en todo.
Nos iría mucho mejor si los que gobiernan no roban.
Trabajar duro no asegura que uno haga plata.
Y un puñado de agitadores –sindicalistas o no- pueden decidir si un gobierno sigue o termina.
¿Será realmente así? Mejor no probemos.
Pero, en nuestras oraciones, no olvidemos incluir a San Luis El Democrático, para que conserve la salud de nuestras instituciones.



Dejar respuesta