Salvajismo sindical

La coyuntura nacional ha revolucionado los ánimos militantes en Ciudad Universitaria y la aversión que la militancia oficialista de la UNC siente por el gobierno macrista supera con amplitud el amor que supo profesar hacia la expresidente Cristina Fernández de Kirchner

La coyuntura nacional ha revolucionado los ánimos militantes en Ciudad Universitaria y la aversión que la militancia oficialista de la UNC siente por el gobierno macrista supera con amplitud el amor que supo profesar hacia la expresidente Cristina Fernández de Kirchner

La coyuntura nacional ha revolucionado los ánimos militantes en Ciudad Universitaria y la aversión que la militancia oficialista de la UNC siente por el gobierno macrista supera con amplitud el amor que supo profesar hacia la expresidente Cristina Fernández de Kirchner, y los referentes intentan expresar los sentimientos de sus representados. Así las cosas, las redes sociales se han convertido en el vertedero de expresiones desenfrenadas.
Sin embargo, los epítetos peyorativos alcanzaron esta vez a hombres que no forman de parte del staff de gobierno del presidente Mauricio Macri. Por el contrario, los destinatarios de las poco afectuosas palabras son ajenos a los claustros de Trejo.
Los beneficiarios de los “cumplidos” que la gremialista docente del tamaritismo Sandra Mutal expresó a través de su cuenta de Facebook fueron los también referentes sindicales (pero en este caso nacionales) Hugo Moyano y Luis Barrionuevo.
El enojo de Mutal, quien además de desempeñarse como docente de la Facultad de Artes ostenta los cargos de secretaria adjunta del gremio docente Adiuc y miembro del Consejo Directivo de la obra social universitaria Daspu, llegó a trascender los típicos calificativos, para enunciar una nueva consigna: “Caminaremos y pelearemos con la cabeza de los Moyano y Barrionuevo en la mano”.
Ante el reproche de otra cibernauta, no dudó en ratificar su posición: “Con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes”. Pedagogía sindical.



Dejar respuesta