Inteligente, vanguardista, contestataria

Los 30 años transcurridos desde la aparicióndel disco “Home Of The Brave” de la cantante y performer estadounidense Laurie Anderson, ameritan recordar la fuerte impresión que causó en 1986 en Córdoba el estreno de la película, de la que ese álbum es –en parte- la banda de sonido.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

ilustra laurie andersonEn este 2016 está cumpliendo 30 años el disco “Home Of The Brave” de la cantante y performer estadounidense Laurie Anderson, publicado en 1986. En realidad, gran parte del álbum es la banda de sonido de un espectáculo de igual nombre, que después se tradujo en una película. Para la Argentina, se trató de una revelación, porque si bien la artista ya había sorprendido a todos con sus primeras obras a comienzos de los años ochenta, el arribo de “Home Of The Brave” iba a coincidir aquí con las primeras desilusiones con respecto al verdadero alcance del retorno a la democracia. Y, por eso mismo, iba a encontrar un público permeable a su mensaje.
En 1981, en simultáneo con los primeros meses de Ronald Reagan en la presidencia de los Estados Unidos, Laurie Anderson iba a presentar una performance en la que interpretaba el tema “O Superman”, que poco después fue editado como single (aunque dura más de ocho minutos) y que le dio gran prestigio en los ambientes de la alta cultura. Su nombre se erigió en una referencia del arte inteligente, vanguardista y contestatario que se daba a conocer en un país que se aprestaba a vivir una década dominada por el neoconservadurismo.
Para 1986, Anderson ya era una artista reconocida a escala universal. Y “Home Of The Brave” puede ser considerado como la culminación de un trabajo evolutivo que había empezado unos veinte años antes, cuando la futura estrella inició estudios superiores de arte. Tras muchos años de experimentación, empezó a participar de la escena alternativa neoyorquina de los años setenta, donde se hizo conocida por su atrevimiento en escena. Al modificar su voz y el sonido de los instrumentos mediante artilugios técnicos, se la considera entre los pioneros de la música electrónica, que por esos años empezaba a insinuarse en Alemania.
Todos estos novedosos aportes que ella incorporaba dentro de su bagaje de recursos sonoros y escénicos, le facilitaron el acceso a un estatus de culto en Norteamérica y Europa. Con más razón, esos mismos argumentos fueron el motivo de la adoración que llegó a despertar en ciertos círculos de consumidores de arte en Argentina, donde durante los siete años de dictadura habían funcionado mecanismos explícitos de censura, que no sólo prohibían aquello que pudiera ser sospechado de “contaminación” ideológica. Por añadidura, también se le cerraba el paso a todo lo que fuera “raro”. Y Laurie Anderson entraba perfectamente dentro de esa categoría.
Tras el deslumbramiento y el destape de los dos primeros años de gobierno alfonsinista, sobrevino el desasosiego de la eterna crisis económica y de los cíclicos levantamientos militares. En ese contexto, muchos artistas locales radicalizaron sus propuestas estéticas, dejando de lado los festejos que había suscitado el desplazamiento de los militares. Y dando lugar a un periodo en el que lo provocador, lo oscuro y lo salvaje predominaron tanto en la música como en otras manifestaciones creativas; por ejemplo, en las artes escénicas. La presencia del grupo catalán La Fura dels Baus en el primer Festival Latinoamericano de Teatro había puesto a los cordobeses en contacto, por primera vez, con este tipo de experiencias.
Cuando la película “Home Of The Brave” se proyectó en Córdoba y cuando el disco homónimo llegó a las bateas de las disquerías, el clima era propicio para degustar esos manjares y para aplicar esas enseñanzas en diversas puestas locales. Fue la confirmación de que en los países centrales se vivía un sentimiento de hastío que no era tan distinto del que padecían las almas sensibles por estas latitudes. Con Laurie Anderson, muchos descubrieron que las posibilidades para expresarse eran infinitas. Y que sólo se trataba de buscar la más adecuada.



Dejar respuesta