Entrismo PJ a ex coto K

El Panal cultiva una relación especial con Villa María. Tras la derrota del kirchnerismo,  el peronismo provincial busca recuperar su injerencia sobre el departamento General San Martín.  En marzo comenzará el proceso de licitación para los desagües de esa ciudad.

gill schiarettiEl bastión por excelencia del kirchnerismo cordobés fue Villa María. El ex intendente Eduardo Accastello se alejó del peronismo provincial y se ocupó personalmente de entablar gestiones con la Casa Rosada que finalmente le valieron el año pasado para postularse como candidato a gobernador por el kirchnerismo, aunque prefirió evitar el rotulo del Frente para la Victoria (FpV) en la boleta.

Con la derrota de Daniel Scioli en el balotaje y consecuente devaluación del kirchnerismo, muchos dirigentes K cordobeses quedaron huérfanos y otros procuraron retomar los lazos con el peronismo provincial. El triunfo de Mauricio Macri dejó sentido a Accastello, quien depositó todas las expectativas en alinearse con el ex  gobernador bonaerense en caso que  el kirchnerismo pudiera retener la Casa Rosada.

La matriz política del departamento San Martín, tan atada en los últimos años a la figura de Accastello comienza en este contexto a reconfigurarse. El oficialismo provincial sabe de esta situación de transición y busca recuperar un distrito que otrora le perteneciera y que luego el ex senador nacional ofrendara al kirchnerismo.

Con este objetivo El Panal apunta a recomponer los vínculos con Villa María, la capital departamental. Desde que comenzó su gestión, Juan Schiaretti tuvo varios gestos con el intendente Martín Gill, que fueron devueltos correspondientemente por el ex diputado K.



Inclusive antes del resultado de la segunda vuelta, Gill procuró reconstruir su relación con el Ejecutivo provincial y lució su condición de peronista conciliador. Esta vocación de diálogo y de mostrarse como un hombre de matriz justicialista le valió la consideración dentro de algunos sectores de Unión por Córdoba.

Gestos

Desde que inició su gestión, Schiaretti tuvo varias deferencias con la ciudad cuna del Festival de Peñas. En su primera semana de mandato, al igual que lo hizo al visitar al intendente Ramón Mestre y al jefe comunal de Río Cuarto, Juan Jure, el gobernador hizo su parada en Villa María para reunirse con Gill.

La diferencia con los otros dos primeros encuentros fue que Schiaretti fue recibido por un intendente que no era considerado un opositor. De hecho, en su rol de referentes de los intendentes K, Gill conformó un interbloque con sus pares peronistas para integrar la mesa Provincia-Municipio.

A mediados de diciembre la Provincia anunció una inversión en infraestructura por 150 millones de pesos. En los próximos días, comenzará el proceso de licitación  de estas obras. En marzo se espera que abran los sobres para los desagües y la terminación de la Circunvalación está incluida en el plan de obras viales nacionales. La celeridad de estos pasos, parece hablar a las claras de un enamoramiento entre El Panal y el gobierno de Villa María.

Relación

En su primer mes, Gill viajó varias a veces a Córdoba y tuvo varios encuentros con altos funcionarios de El Panal. Primero mantuvo una reunión con el ministro de Gobierno, Carlos Massei y días más tarde con el titular de la cartera de educación, Walter Grahovac.

Además Gill fue el primer intendente en tomar como propio el Programa de Seguridad Provincia, una de las medidas màs rutilantes que anunció El Panal la semana pasada. El intendente será en encargado de comandar esta iniciativa en todo el departamento.

Esta lista episodios señala la voluntad del peronismo provincial de recuperar un distrito que considera de alguna manera propio. Sin la referencia kirchnerista y con Accastello disminuido, el Departamento San Martín se constituye como una pieza importante para el peronismo provincial.



Dejar respuesta