Mestrismo impulsa Plan Belgrano en Córdoba (mira al 2019)

La diputada nacional Soledad Carrizo solicitó una audiencia al gobernador Juan Schiaretti, en el marco del intento mestrista por incluir el norte provincial en el Plan Belgrano de inversión en infraestructura.

mestre soledad carrizoEl radicalismo cordobés, recuperado del extenuante año electoral que significó el 2015, comenzó a trabajar desde pleno enero una agenda de dimensiones provinciales y sustentada en la articulación de su Ente de Cooperación Recíproca de Municipios y Comunas, que reúne a todos los mandatarios locales del centenario partido.

Tras una primera reunión el domingo en Santa María de Punilla, una comitiva de intendentes viajó a Capital Federal para recorrer distintos despachos nacionales, con el eje puesto en una reunión que mantuvieron con el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, a través de cuya cartera los radicales esperan recibir fondos frescos para obras.

En simultáneo, la diputada nacional Soledad Carrizo se puso al frente de otra pata de la estrategia territorial del radicalismo cordobés: la inclusión del norte provincial en el Plan Belgrano, el plan de infraestructura que el gobierno nacional impulsa para todo el norte argentino.

La diputada, adherente al mestrismo, solicitó una audiencia al gobernador Juan Schiaretti para tratar “temas varios en general y en particular lo relacionado al ‘Plan Belgrano’”, en un intento por capitalizar el impulso de una medida que podría concretarse en obras e inversiones para los departamentos del norte provincial.

De concretarse, el radicalismo podría obtener una herramienta de peso en una zona de la provincia que le ha sido electoralmente adversa durante el último año.

Con la mirada en el 2019

El puntapié inicial al respecto lo dio la vicepresidente Gabriela Michetti, quien en su visita de la semana pasada al Festival de Doma y Folklore de Jesús María admitió la posibilidad de incluir a algunos departamentos del norte y oeste provincial en el plan que impulsa la gestión de Mauricio Macri.

En su planteo original, el Plan Belgrano abarcaría solo las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, La Rioja, Catamarca, San Juan, Santiago del Estero, Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones. Asimismo, prevé una inversión en infraestructura de 16 mil millones de dólares en diez años, un fondo de reparación histórica de 50 mil millones de pesos en cuatro años y solución habitacional para 250 mil familias, así como también incentivos laborales y fiscales para inversiones.

La intención del radicalismo se centra en incluir una decena de departamentos del norte y oeste provincial que tienen características socioeconómicas con más similitudes con las provincias del norte argentino que con el resto de la provincia de Córdoba. Los mismos serían Minas, Pocho, Cruz del Eje, San Alberto, San Javier, Ischilín, Tulumba, Sobremonte, Río Seco y Totoral.

Las intenciones del radicalismo no son en vano. Dicha región tiene un alto nivel de dependencia económico y productivo del Estado provincial y el peronismo provincial se ha ocupado de satisfacer en parte sus reclamos. El exgobernador José Manuel de la Sota puso a la ahora diputada nacional Adriana Nazario a la cabeza del denominado “Plan de Desarrollo del Noroeste”, cuyo objetivo consistía justamente en atender las necesidades de dicha región de la provincia.

Los resultados que Unión por Córdoba obtuvo en dichos departamentos en la última elección provincial podrían ser un reflejo de dicha atención. En los dos departamentos más poblados, por ejemplo, el desempeño del peronismo superó la media provincial por amplio margen.

En el departamento San Javier, UPC obtuvo el 49 por ciento de los votos emitidos, dejando en segundo lugar al kirchnerismo (Córdoba Podemos) con el 23 por ciento de los sufragios, y con la alianza radical-macrista-juecista Juntos por Córdoba relegada a un tercer lugar con el 15 por ciento de los votos. En el departamento Cruz del Eje, UPC encabezó las preferencias con el 46 por ciento de los votos, seguido de JPC con el 26 por ciento de los mismos.

Dichos guarismos explican la insistencia del mestrismo en conseguir fondos nacionales para dicha zona. Los radicales vislumbran el 2019 como una gran oportunidad para retomar las riendas del Estado provincial, y no están dispuestos a dejar detalles al azar. Asimismo, la mestrista Carrizo se perfila como referente ineludible de la zona, en coincidencia con lo que sería la “candidatura natural” de Ramón Mestre a la Gobernación.