Desamparo en el Frente Cívico por la partida de Juez

Preocupa que el jefe del espacio se vaya sin solucionar el futuro del aparato partidario

DYN27, CORDOBA 26/03/15, EL LÍDER DE PRO, MAURICIO MACRI, JUNTO A LOS DIPUTADOS NACIONALES HÉCTOR BALDASSI Y OSCAR AGUAD, EL SENADOR NACIONAL LUIS JUEZ, Y LOS CANDIDATOS PARTIDARIOS ERCOLE FELIPPA Y FELIPE LÁBAQUE. (PRENSA PRO).FOTO.DYN/PRENSA PRO.

A Luis Juez sólo le falta resolver el frente familiar para dar el sí a la oferta del presidente Mauricio Macri para convertirse en embajador en Ecuador. En su entorno político dan por hecho que aceptará subirse al último vagón del macrismo. Mientras tanto, en los campamentos del juecismo capitalino crecen el desaliento y la decepción.

Después de fracasar en sus intentos de ser candidato a gobernador, senador nacional e intendente, respectivamente, en 2015 debió conformarse, en principio, con una banca en el Concejo Deliberante.

El cargo de embajador lo saca, como a los clavos, para arriba. De todos modos, lo aleja de la discusión por los problemas de la ciudad de Córdoba, que según decía prefería antes que los sillones de lujo.

Los propios juecistas advierten la contradicción y lo han transmitido a los dirigentes que todavía siguen en pie en el Frente Cívico, y algunos de ellos lo confiesan con pena al periodismo.

Como embajador en Ecuador, Juez tendrá un sueldo de 15 mil dólares, casi libre de gastos. Es una suma tentadora.

En el juecismo señalan que Juez está solucionando su futuro mientras la mayoría de la tropa queda de a pie.

En el Senado y en la Cámara de Diputados de la Nación hay recortes que afectan a muchos juecistas, pero lo que más preocupa es que de los 400 cargos nacionales que tiene la provincia de Córdoba, poco y nada será para los dirigentes del Frente Cívico.

Es más, las negociaciones por esos cargos están en manos de los operadores del PRO y de la Unión Cívica Radical, de lo que se presume que todo lo que obtengan los juecistas será por la caridad de los macristas.

Extinción

Para peor, como ya fue publicado, el Frente Cívico desaparecerá del Concejo Deliberante por las salidas de Graciela Villata y Luis Juez; la primera fue al Ministerio de Comunicaciones que conduce Oscar Aguad. Ambos serán reemplazados por dos olguistas.

Juez ha pedido licencia en su banca, sugiriendo de esa manera que retornará en algún momento, antes del 2019, para rearmar la tropa y prepararse para un nuevo combate electoral. Pero ya en el juecismo sospechan que es muy difícil que decida resignar muchos de los sueldos de 15 mil dólares que cobrará cada mes en Ecuador.

Los últimos reductos para el juecismo serán los cargos que sobrevivan al recorte de la vicepresidente Gabriela Michetti en el Senado y los que pueden ofrecer los legisladores provinciales, aunque en este último caso se trata de sueldos no muy tentadores.

Luis Juez nunca fue un gran armador de aparato partidario en la provincia de Córdoba, aunque llenó de militantes la Municipalidad durante su gestión como intendente, según el mismo lo reconoció alguna vez. Pero hasta en el Palacio 6 de Julio el paso del tiempo, y el desarme electoral, va licuando las lealtades, por lo que el futuro del juecismo parece depender, por ahora, de que se produzca una nueva crisis que recree el sentimiento antipolítico y caótico.