Campaña del miedo de Suoem: denuncias falsas de despidos

El referente de los municipales encabezó la primera asamblea, luego que el Ejecutivo resolviera avanzar por su cuenta con la reglamentación del ESOP. Rubén Daniele citó la lista de presuntos incumplimientos del municipio en la conciliación voluntaria. En la nómina incluyó suspensiones y cesantías. Si bien las desvinculaciones ocurrieron, responden a faltas de vieja data.

Por Yanina Passero
[email protected]

ilustra daniele scream2Con los hechos consumados, se impone al histórico referente de los municipales capitalinos, Rubén Daniele, la necesidad y urgencia de apelar a la creatividad para responder a los sectores del Suoem que insisten con que el Ente de Servicios y Obra Pública es una iniciativa política similar a la “megaordenanza” de Germán Kammerath, que vendría a soslayar la pesada burocracia municipal a riesgo de funciones y puestos de trabajo.
El intendente Ramón Mestre no sólo obtuvo la aprobación de la ordenanza con votos radicales y peronistas, recientemente reglamentó por su cuenta el organismo autárquico luego de declarar infructuosas las conversaciones con el Suoem en la mesa de diálogo propiciada por el Ministerio de Trabajo. En ese marco, la conducción sindical enfrenta, decíamos, la puesta en vigencia del ESOP que debían “resistir”.
También, Daniele debe rendir cuentas por la aplicación de descuentos salariales por servicios no prestados durante la cuarentena asamblearia. O en otros términos, explicar por qué no logró que el Ejecutivo retrocediera sobre el ente, ni las quitas que significaron 20 millones de pesos.
Es cierto que las partes patearon el tablero: los negociadores municipales avanzaron en el proyecto y el Suoem respondió con más asambleas.
En la jornada de ayer, Daniele encabezó la primera en el Palacio 6 de Julio. El objetivo formal fue poner en conocimiento de los afiliados el desenlace de la última audiencia en la oficina del ministro Omar Sereno. La versión sindical, incluyó la lista de presuntos incumplimientos del oficialismo y la ratificación de la cartera laboral como ámbito indicado para la negociación.
La innovación fue la hendija que prefirió Daniele para hacer lo que mejor le sale, flotar sobre los conflictos como un corcho, cruzando los dedos para que la espuma baje. De hecho está sucediendo por otros motivos accesorios a la puesta en marcha del ESOP: 1) el Ejecutivo negó de plano los primeros temores de las bases que llevaron a Daniele a iniciar una batalla que no deseó, si se toma por cierta la versión que indica que el egresado de la Facultad de Ciencias Económicas conocía de antemano la novedad de Mestre para su segundo período al frente de la Municipalidad; 2) los descuentos salariales y 3) la posibilidad latente del dictado de una conciliación obligatorio.
A las conocidas críticas sindicales –en palabras del gremio, el Ejecutivo incumplió con las pautas acordadas pre conciliación voluntaria- Daniele agregó un ítem acorde con la agenda política e informativa del momento: suspensiones y despidos. Fuentes oficiales del sindicato contabilizan cinco casos. Argumentan que no corresponden por la “cláusula de no innovar” que se habría impuesto cuando municipio y gremio se sentaron a dialogar a mediados de diciembre.
Giro estratégico que apunta a la sensibilidad del empleado estatal ante la baja de contratos y despidos que encararon los adláteres del presidente Mauricio Macri, socio del radical Mestre en el plano local. El Suoem sigue de cerca la situación en el municipio de Unquillo que echó a cerca de 200 agentes, varios de planta permanente. De hecho, recientemente suscribió a un comunicado de la Multisectorial donde denuncia el eje neoliberal compuesto por Macri, Juan Schiaretti y Mestre.
El secretario general se victimiza, simula la derrota y las acotadas opciones que tiene para dar vuelta el resultado. Una jugada astuta, pero que podría contener algunos datos tergiversados. Este medio consultó con altas fuentes municipales sobre las suspensiones a las que se refirió Daniele en el marco de la pugna por la salida del ESOP. Aseguran, desde la mesa chica de Mestre, que no sólo no tienen nada que ver con el conflicto citado, sino que son de vieja data, 2014.
La mayoría de ellas son por una de las causales que establece el Estatuto municipal, la acumulación de inasistencias injustificadas. La norma establece que son suficiente 11 inasistencias o más para proceder con la desvinculación. Como los expedientes que envía el área de Recursos Humanos, consignando el ausentismo injustificado, llegan al área legal a finales de año, se explica porque el gremio tomó conocimiento recién ahora.



Dejar respuesta