Peor que un dictador

El niño rico, el creído de Barrio Parque, da muestras de sensibilidad social, algo que los kirchneristas quizá consideraban un patrimonio exclusivo de la ex presidenta.

Por Gonzalo Neidal
[email protected]

diapason 2015-12-27_BONAFINI_webHebe de Bonafini no ha de estar pasando por su mejor momento. Está furiosa porque no ha sido su candidato quien resultó triunfador en los comicios. En otras palabras: no lo quiere a Macri y desearía verlo fuera de donde está.
Aún con todos los datos que tenemos sobre ella y su modo de pensar, no siempre resulta fácil acceder al sentido de sus razonamientos.
Ahora ha dicho que “Macri es peor que un dictador porque entró por los votos”. Repasamos una y otra vez esta frase y cada vez nos sentimos más lejos de lograr interpretarla de un modo satisfactorio y que, a la vez, resulte indubitable.
¿Qué quiso decir Hebe? A modo de interpretación libre de sus dichos, digamos que quizá intentó decirnos que ella presume que Macri llevará a cabo una política del tono que ella asocia al de una dictadura militar. Y su lamento provendría del hecho de que, al haber accedido Macri a la presidencia a través del voto popular, eso legitimaría políticas que, a juicio de Hebe, son perniciosas para el destino del país.
Como fuere, queda claro que ella prefiere un dictador pues estima, como muchos en otros años, que la existencia de un dictador (algo completamente impensable en tiempos como los que corren), dejaría todo muy claro y dotaría de fuerza y legitimidad a las ideas de la “revolución” que Hebe siente encarnar. Y, al revés, al haber accedido por el voto popular, enfrentarse a él supone una cuota de sintonía fina de la que Hebe suele prescindir. De ahí su incomodidad.
Es probable que los temores de Hebe se extiendan también a otros políticos kirchneristas. Muchos de ellos están empezando a percibir que su convicción acerca de que Macri se desentendería de los pobres, estaba muy lejos de la realidad. El niño rico, el creído de Barrio Parque, da muestras de sensibilidad social, algo que los kirchneristas quizá consideraban un patrimonio exclusivo de la ex presidenta.
Y esto también es gravísimo, conforme a sus parámetros.
Es grave porque los pobres son un territorio que el peronismo ha considerado siempre como propio. Los carecientes son su patrimonio exclusivo.
¿Cómo puede ser que venga ahora un liberal, un presidente de ojos azules y de familia rica, a hacer algo que históricamente pertenece al peronismo?
No: el auxilio a los pobres no puede ser algo que también haga Macri desde el gobierno.
Definitivamente, Macri es peor que un dictador.



Dejar respuesta