Elecciones en RIO IV: Jure busca unidad local con apoyo nacional

La ciudad de Río Cuarto elegirá intendente a mediados de junio. La elección tendrá repercusión nacional. El radicalismo busca ordenar el proceso interno y reducir la cantidad de postulantes.

Marcos Jure busca unidad local con apoyo nacionalA diferencia de este año, el 2016 será escaso desde el punto de vista electoral. La perla será la elección municipal en la ciudad de Río Cuarto. El actual intendente, Juan Jure, culmina su mandato el día 2 de julio y la carrera por la sucesión está en pleno desarrollo.
Por variadas razones, los comicios tendrán importancia en todos los niveles de la política. En lo local, significará el fin de la era Jure quien completará dos mandatos al frente del palacio de Mójica. Imposibilitado legalmente de buscar una nueva reelección, el jefe comunal se juega a que el gobierno local quede en manos de un dirigente de la coalición que lo llevó al triunfo.
El Frente Río Cuarto para Todos está encabezado por el radicalismo pero reúne a un variopinto grupo de fuerzas políticas que van desde el Partido Socialista a sectores vinculados con Adolfo RodriguezSaa pasando por el juecismo. A esta colorida alianza se sumará formalmente el PRO ya que el actual mandatario fue uno de los primeros dirigentes de la UCR que expresó su voluntad de acordar con Mauricio Macri.
La principal complicación que enfrenta el oficialismo es la proliferación de precandidatos para suceder a Jure. Hasta el momento, son siete los lanzados: Carlos Ordóñez, Claudio Miranda, Eduardo Yuni, Miguel Ángel Besso, Guillermo Mana, Eduardo Scoppa y Gabriel Abrile. Todos estos aspirantes provienen del radicalismo pero algunos advierte que, de no ordenarse la oferta de postulantes, el macrismo podría tener su propio nombre para competir al interior del frente gobernante.
Ante esta situación, la UCR Río Cuarto le pidió al Comité Provincia que se oficialice la fecha de la interna para el 20 de marzo. El argumento principal de quienes promovieron ese día fue que el candidato que surja necesitará mucho tiempo de campaña para equiparar la ventaja que el candidato de Unión por Córdoba, Juan Manuel Llamosas, le sacó al ser proclamado a principios de este año.
La estrategia de Jure se concentrará por estos días en reducir la cantidad de anotados para los comicios internos. El objetivo fijado es que el menú quede reducido a dos o tres candidatos. Uno de los que aparece como número puesto es Eduardo Yuni, quien está sostenido por Antonio Rins, ex intendente y actual legislador provincial por Juntos por Córdoba. El actual mandatario municipal buscará unificar en un nombre al otro contendiente ya que los seis candidatos restantes son más cercanos a él.
Esta semana, el intendente jugará dos cartas importantes. Por un lado oficializará la fecha de la elección. La mayoría de las especulaciones indican que la fecha elegida será a mediados de junio, pocos días antes de la culminación de su mandato. Esto daría tiempo para que se materialicen anuncios diversos que se lanzarían con el apoyo del gobierno nacional. Por estos días, Jure afina los detalles con funcionarios de Macri en relación a una batería de obras que hace tiempo se vienen gestionando sin éxito ante la administración cristinista.
El otro as que Jure guarda bajo la manga también tiene vinculación con el nuevo ejecutivo nacional. El mandatario se habría asegurado la posibilidad de sugerir a los titulares de los organismos nacionales con sede en la ciudad del sur. Con estas armas pretende facilitar la unificación de una candidatura afín a su gestión convenciendo a varios de los pretendientes de abandonar la carrera sucesoria.
El compromiso de Macri con la estrategia del intendente tiene varias razones. Por un lado, el presidente de la nación tiene una relación privilegiada con Jure que data de varios años. En su momento, fue uno de los primeros radicales que se expresaron abiertamente a favor de una coalición nacional con el PRO. Además, el mandatario riocuartense vertebró acuerdos con el entonces jefe de gobierno porteño relacionados con la gestión.
Además de esta empatía histórica, los armadores del PRO saben que el impacto político que tendrá la elección municipal de Río Cuarto excederá por mucho los límites de la provincia. Los comicios que seguramente se llevarán a cabo a mediados de junio serán el primer test electoral del gobierno de Cambiemos. Un triunfó sería una excelente noticia para los partidos de la coalición gobernante y una derrota seguramente será aprovechada por la oposición a nivel nacional. Este factor le da a la pelea por la segunda ciudad de Córdoba un voltaje mayor que el habitual.



Dejar respuesta