Los problemas de Macri en el frente externo, según Bloomberg Businessweek

Bloomberg Businessweek es una revista estadounidense, publicada desde Nueva York, y destinada al mundo de las grandes empresas internacionales. No son frecuentes las referencias a la Argentina en esta publicación; la que comentamos, firmada por Bob Van Voris y Katia Porzecanski, aparece en su edición del 14 de diciembre, y es la más extensa en lo que va del año.

Por Luis Alfredo Ortiz

Bloomberg Businessweek_tapaBajo el título «La deuda es la primera tarea del nuevo líder argentino», el artículo comienza diciendo que «No hay ningún misterio acerca del ítem que está al tope de la lista de cosas por hacer del nuevo presidente electo de la Argentina, Mauricio Macri, al asumir el 10 de diciembre: hacer las paces con los enojados acreedores del país.»

Para esta revista, «Macri, de centro-derecha, ex alcalde de Buenos Aires, ganó la presidencia con la promesa de de reanimar la segunda economía de Sudamérica. Entre los problemas: recesión, inflación descontrolada, déficit creciente, y reservas en caída. Para enfrentar cualquiera de esos desafíos, tendrá que resolver antes un conflicto que ya lleva 14 años con algunos fondos de inversión estadounidenses que tienen bonos argentinos en default, un impasse que ha convertido al país en un paria para los mercados internacionales de crédito.» Esto lleva a los articulistas a concluir que «Un arreglo con estos acreedores ‘holdout’ es la única posibilidad que tiene la Argentina de conseguir el dinero que necesita para reparar su economía y financiar el desarrollo.» Cita luego a Alberto Bernal, estratega de mercados emergentes de la compañía XP Securities, para quien: «Si Macri no hace esto, no podrá hacer nada»

Menciona luego al nuevo secretario de finanzas, Luis Caputo, quien «le ha dicho al mediador designado por el tribunal que el gobierno quiere empezar de inmediato las negociaciones con los ‘holdouts’.»  Pero, a juicio del semanario,  «para llegar a un acuerdo, Macri tiene que superar trabas legales, políticas y económicas, muchas de ellas creadas por sus predecesores peronistas: Cristina Fernández de Kirchner, que demonizó a esos fondos comunes como “buitres”, y su difunto esposo, Néstor Kirchner.» A ello agrega que: «Macri deberá pedirle al Congreso que derogue las leyes que limitan la libertad del gobierno para negociar acuerdos. Tendrá que arreglar con los tenedores de la deuda reestructurada, que el país dejó de pagar en 2014. Es probable que para financiar esos acuerdos tenga que emitir decenas de miles de millones de dólares de nueva deuda



El semanario hace luego un resumen histórico de la problemática de la deuda externa argentina. En primer lugar, «La Argentina entró en ‘default’ —es decir, dejó de pagar— por 95 mil millones de dólares de deuda externa a fines de 2001. Luego de tratativas fracasadas con los acreedores, el país enfrentó juicios de tenedores de bonos que intentaban cobrar, en la corte federal de Nueva York, jurisdicción habilitada en la mayoría de los casos por las cláusulas de emisión de los bonos. El juez Thomas Griesa falló a favor de los acreedores, y emitió una seguidilla de sentencias de pago que los tenedores intentaron ejecutar, en vano. En 2005 y 2010, la Argentina ofreció entregar nuevos bonos a cambio de los que había repudiado. Finalmente, el país logró reestructurar cerca del 93% de la deuda, aproximadamente a 30 centavos por cada dólar de lo que se debía originalmente.»

A continuación, describe el origen y desarrollo del conflicto con los ‘holdouts’ o ‘buitres’:

«Pero algunos fondos de inversión, como Aurelius Capital Management, y NML Capital, un integrante del Elliott Management de Paul Singer, apostaron a obtener un mejor acuerdo. Lograron un avance judicial en 2012, cuando Griesa les dio la razón y sentenció que la Argentina no puede realizar nuevos pagos de la deuda reestructurada si antes no paga unos 1.800 millones de dólares a un grupo de ‘holdouts’ que incluye a NML

La situación generada a partir de ese fallo es descripta así: «Reacia a pagar e imposibilitada de eludir lo ordenado por Griesa, en julio de 2014 la Argentina comenzó a incurrir en ‘default’ sobre aproximadamente 30 mil millones de la deuda reestructurada. En octubre de ese año, Griesa incluyó en sus sentencias a tenedores de otros 6.100 millones de bonos en ‘default’, aumentando así la presión sobre la Argentina para llegar a un acuerdo

A continuación, evalúa las posibilidades de Macri en este escenario: «Para Macri, las trabas políticas pueden resultar las más difíciles. Va a necesitar del Congreso, donde su partido está en minoría, para derogar la ley que prohíbe a los funcionarios otorgar a los ‘holdouts’ mejores condiciones que las ofrecidas en los canjes de deuda de 2005 y 2010. Para justificar un arreglo en el frente doméstico, tendrá que superar años de retórica hostil de los Kirchner, quienes han presentado a los fondos buitres como una amenaza para la soberanía y dignidad de la Argentina

Para Bloomberg Businessweek, «Macri tendrá además que lograr credibilidad en los tribunales estadounidenses, donde el año pasado una corte de apelaciones calificó a la Argentina de “caso nunca visto de deudor recalcitrante”.» Cita luego a Daniel Chodos, estratega de mercados emergentes de Credit Suisse Group, para quien «la Argentina tendrá que emitir unos 20 mil millones de deuda para pagar a los ‘holdouts’ y afrontar los atrasos de la deuda reestructurada. Debería haber un arreglo durante la primera mitad de 2016, estructurado de tal forma que se evite inundar el mercado con nuevos bonos argentinos

El análisis de los articulistas finaliza diciendo que «Griesa, que ha exhortado a menudo a las partes a encontrar una solución, podría ayudar a un arreglo si, una vez que Macri haya convencido a la mayoría de los ‘holdouts’, levantara las restricciones a los pagos de los bonos reestructurados. En los últimos tres meses, los inversores han hecho subir más de 5% los precios de los bonos argentinos, apostando a que Macri logrará un acuerdo. Tienen una muy buena razón para eso: Macri no tiene otra alternativa



Dejar respuesta