Del mamarracho al pacto

Con 75 votos, hubo empate en las elecciones de AFA que disputaban Segura con Tinelli. Un sobre contenía dos votos. Cuarto intermedio, suspicacias y, al final, pacto y postergación. Se habla de unidad. ¿La dirige Armando Pérez?

DYN605, BUENOS AIRES 03/12/2015, MARCELO TINELLI Y LUIS SEGURA BRINDAN UNA CONFERENCIA DE PRENSA LUEGO DE QUEDAR ANULADA LA ELECCION PARA PRESIDENTE DE LA AFA. FOTO: DYN/PABLO AHARONIAN.

La AFA confirmó la degradación institucional de aquellos dirigentes que pregonaban la “transparencia” y el “cambio” y otros adjetivos democráticos, pero están de tener una madurez orgánica y reglamentaria. Lo que ocurrió en Ezeiza roza lo ridículo. La fiscalización de 75 votos dio empate, sin abstenciones ni votos en blanco. El futuro del ente madre del fútbol argentino se preparaba para vivir elecciones después de 24 años y, al final, fue fiasco. Ni Luis Segura, actual presiente, ni Marcelo Tinelli, contendiente a llegar al gobierno, se podían explicar la situación. 76 votos en 75 sufragantes. Alguna treta existió. De alguna de las dos partes. Reñidos los comicios, las argucias siguen floreciendo. Lo único que se saca en claro es que todos perdimos. Todos. Bochorno mayúsculo que lo único que consigue es sospechas y suspicacias en ambos bloques.
La institucionalidad de AFA se fue al descenso por decreto y, para colmo, en vivo para todo el país.
Estaba previsto todo a partir de las 19, pero la ceremonia retrasó su iniciación, en parte, por la demora del presidente de Instituto Ricardo Morellato, último dirigente ingresar al recinto. Eran las 20.05. No faltaron rumores: de que el presidente de Excursionistas Ángel Lozano había renunciado el mismo día del escrutinio; de que Atlanta no le quería permitir sufragar a Gabriel Greco, etcétera, etcétera, bien con la “argentinidad” al palo en estos últimos días con la democracia.
Otro que fue protagonista en las cámaras fue el vice de Talleres, Rodrigo Escribano. Se lo pudo ver al lado de la urna en toda la velada, apantallándose con una hoja para aliviar el calor reinante. Claro, los ventiladores eran escasos para refrescar el salón de Ezeiza. Desde la pantalla ya se le notaban las gotas de sudor. Y para colmo, fiscalizó el conteo final, como si fuera presidente de mesa, con la comisión escrutadora. Armando Pérez, de Belgrano, apenas apareció para entrar al cuarto oscuro cuando lo nombraron por los altoparlantes. Nada más.
Fue electrizante el conteo. En vivo, con toda la tensión, como aquellas crónicas en vivo del noticiero “Nuevediario”. Y a la hora de dar a conocer el resultado, ocurrió lo insólito: 38 a 38. No dan los números: 38 más 38 da 76. Y son 75 asambleístas. Clima enrarecido y, a la vez, papelón de proporciones. Resulta que un asambleísta puso dos boletas en un sobre. Empate. Anulado el voto, comenzaron las excusas para justificar el disparate.
Cuarto intermedio. Luego tomaron lista en virtud de determinar quiénes quedaban. Y mágicamente dos de ellos se habían retirado: Julio Koropeski de Crucero del Norte y el mismo Lozada de Excursionistas. Sí, ¡el mismo que había sido “renunciado” por el presidente de Atlanta! Y los dos habían prometido respaldo al vice de San Lorenzo…
“Esto con Grondona no pasaba”, repetían periodistas y otros conocedores de la circunstancia, que por algo condujo al fútbol argentino por más de 30 años. Reelecto en cada fin de proceso. Nadie imaginaba que la vacante de don Julio costaría tanta dignidad para reemplazarlo. Segura y Tinelli tuvieron la pulseada legal de las elecciones, y se terminó arruinando todo por un boicot de vaya a saber con qué intereses. ¿O acaso alguien supone que se trató de un “error” el hecho de que algún asambleísta desprevenido, inocente y distraído puso dos boletas en el sobre que terminó en la urna? Seamos serios por favor. La ingenuidad no convive al poder.
¿Unidad? ¿Pérez?
Acalorado pero no solo por el ambiente, a Tinelli se lo vio con gestos ampulosos tras la reunión y el cuarto intermedio. Mesa chica compuesta por Segura, Tinelli, D Onofrio (River), Claudio “Chiqui” Tapia (Barracas Central), Eduardo Spinosa (Banfield) y Miguel Silva (Arsenal).
“Intentaremos hacer una lista única. En los próximos días nos juntaremos con Tinelli
Todo tipo de especulación se tejió en ese contexto. Hasta se llegó a hablar de una lista de unidad”. Eso reflejó Segura tras el mini-cónclave. Se habló de Angelici para cubrir la transición pero el nombre elegido o potencial candidato es….¡Armando Pérez!

Tinelli trinaba.
Entonces el presiente de Belgrano volvió a posicionarse. Tomó preponderancia por su seriedad y semi-parcialidad. Aunque se sabía que su enemistad con Tinelli lo llevó a votar a Segura (a pesar de su distancia con “Don Julio”) hoy es el hombre fuerte de la “alianza”. Reunión en algunos días y definir. Así resuelve todo AFA.
AFA fue descaro en estado puro. Nadie quiere renunciar al poder y la ambición llegó a límites inimaginables. El mismo día que el FIFAgate volvió a dar noticias sobre la corrupción que manchó a Joseph Blatter, Argentina dio la nota. Temprano, fueron detenidos el presidente de la Conmebol Juan Ángel Napout y el vice Eugenio Figueredo. Nadie escapa al escándalo. Sea quien fuera el ganador en AFA, no contará con credibilidad ni legitimidad. “Lo de hoy (por ayer) quizás fue un mensaje para ver si podemos juntarnos y llegar a un acuerdo”, dijo Segura en la conferencia de prensa.

Ballotage en Córdoba
De resolverse solo en el distrito cordobés, habría existido segunda vuelta por estas tierras. Es que Talleres y el presidente de la Liga Belvillense de Fútbol, Manuel Rosas, eligieron a Tinelli (a pesar de que este último le dio avales a Segura para que sea postulante), en tanto que Belgrano (enemistado con el conductor de TV) y Morellato lo hicieron por Segura.¿Será cierto que Morellato eligió a Segura porque su “jefe de campaña”, el vice de Boca Juniors, Daniel Angelici le ofreció al club de Alta Córdoba 600 mil dólares por la compra del juvenil Gonzalo Maroni? Y…en política todo vale.



Dejar respuesta